¿Existe un “déjà vu” entre Cádiz y América?

Descubre América desde este lado del Atlántico

¿Nunca sentíste un déjà vu? Algunos dicen que un déjà vu es aquel momento en el que al presenciar algo tienes la sensación de haberlo vivido previamente. Pues seguro que si vas a Cádiz y conoces algunos lugares de América, puedes sentir más de uno porque la ciudad de Cádiz tiene muchos rincones que se asemejan muchísimo a otros de América.16-9 portada del artículo

El recinto amurallado de Cádiz guarda relación con muchas ciudades latinoamericanas, puesto que fueron los mismos arquitectos (militares) que realizaron las obras a uno y otro lado del Atlántico. Así, este tipo de construcciones, como los baluartes y restos de murallas, guardan mucha semejanza con los de La Habana, Santo Domingo o Cartagena de Indias, por poner tres ejemplos.1. primera foto del artículo

Uno de los lugares que más reconocemos con su semejanza a algún lugar de América está situado en el Campo del Sur, por su parecido con el Malecón Habanero. Hay algunos que dicen que más que ciudades hermanadas, La Habana y Cádiz parecen mellizas, como reflejadas en un espejo llamado Atlántico. Hay quién compara las avenidas de ambas ciudades junto al mar y el Malecón habanero con el Campo del Sur gaditano. Uno esta orientado hacia levante y el otro hacia poniente, pero es cierto que ambos tienen un aire. Sus habitantes, cuando caminan por él, lo recorren con la misma percepción de la presencia del océano, con la misma calma que concede pasear al atardecer entre la brisa marina y el susurro de las olas. Desde este paseo podemos divisar tanto el Castillo de San Sebastián como el de Santa Catalina, fortalezas de la ciudad de Cádiz donde podemos encontrar similitudes con lugares de América.2. segunda foto del artículo

En la Alameda Apodaca también podemos encontrar varios bustos y estatuas de próceres latinoamericanos, como José Martí o Juan Pablo Duarte.

Y en el monumento a la Constitución de 1812 también podemos encontrar relación con lugares que parecen América. Estos elementos aluden al papel desempeñado por Cádiz y América en las Cortes y Constitución de 1812. La figura principal es una escultura dedicada a Hércules, con sus principales atributos, la clava y la piel de león, acompañado por dos leones. A la derecha del gran Hércules podemos encontrar un altorrelieve que simboliza a América. Encontramos una series de personajes como la figura que representa a Colón, ofreciendo sus presentes a la reina Isabel la Católica, por mediación de los indios que trajo consigo.3. tercera foto del artículoEn el Oratorio de San Felipe, el Museo de las Cortes de Cádiz, el Gran Teatro Falla y el Mercado Central, también podemos encontrar semajanzas con lugares que parecen América. Y en la Casa de las Cuatro Torres fue el lugar en donde estuvo encerrado Antonio de Nariño (el Palacio del presidente de Colombia lleva ese nombre, Casa Nariño) y donde vivió Miranda, prócer venezolano.

Otros de los sitios donde podemos encontrar similitudes o quizás sentir un déjà vu es en la Catedral de Cádiz  ”Santa Cruz sobre el mar” o “Santa Cruz sobre las Aguas” (también conocida por los gaditanos como la Catedral Nueva) y la Catedral Metropolitana de México (conocida en español como la Catedral Metropolitana de la Asunción de la Virgen María). Entre los muros de ambas catedrales, se guarda el mestizaje que caracteriza a la cultura mexicana y gaditana y se notan las influencias españolas y las indígenas que existían en la época en el momento de sus construcciones.4. Cuarta foto del artículo

Como hemos podido apreciar, podemos encontrar muchos lugares que tienen un trocito de América aunque sea a través de esa sensación de haberlo vivido previamente, por ello desde aquí queremos estimular el conocimiento de la historia y del valor arquitectónico de la ciudad, así como subrayar los lazos que unen a Cádiz con otras ciudades del otro lado del Atlántico, porque a veces podemos difrutar de un déjà vu con imágenes o lugares tan bonitos como son los que podemos encontrar en Cádiz. Quizás a veces deberíamos mirar un poco más a nuestro alrededor y disfrutar de esas instantáneas que nos ofrece la vida y que nos pasan desapercibidas.