Mamen Sánchez teme salir de la cueva

 Tribuna libre de Álvaro Ojeda 

Mal. Lo pasa muy mal. Le da pereza salir a la calle. La alcaldesa socialispodemita de Jerez se siente cómoda en la cueva. Ella está cansada de que la ignoren, de que no la conozcan o que le llamen “arcardeza” y no Mamen, simplemente, porque muchos ni saben su nombre. Bueno si… “la seis dedos”, como incluso le ha llamado Carlos Herrera.

ayuntamiento manifestaciónMe cuentan desde los despachos cercanos a su poltrona que cada vez está mas desquiciada. Su mandato hace aguas por todos los frentes. Quiso controlar a la prensa, y salvo un par de medios afines que le lamen los tacones, el resto ya no se callan muchas de sus ‘mamenadas’.  Los periodistas vetados o querellados, se crecen en redes sociales donde escapan al control de sus “dedotentáculos” para su nerviosismo diario.

Ahora comienza a dar señales de decadencia. Siempre se ha sentido cómoda con Podemos, su socio de gobierno, que interviene mucho en las decisiones que toma en todo lo que compete a la ciudad, no olviden esto nunca .

Ahora, y de manera descarada, se quita la careta y deja ver su lado más totalitario como es el caso de querer aplicar la Ley Mordaza para callar a los sindicatos policiales, para que no puedan manifestarse delante del ayuntamiento. Qué curioso, el PSOE, su partido, siempre ha detestado esa Ley a la que ella se agarra para poder seguir pisoteando a todo aquel que no le baile el agua. Menos mal que la subdelegación del gobierno le ha denegado tal petición y se ha puesto de lado de los trabajadores para permitirles que tengan el derecho que la alcaldesa socialispodemita quería quitarles por decreto.

Fíjense como está de incomoda la alcaldesa en su puesto, que ni su gabinete de prensa conoce su agenda hasta horas antes del acto que solo cierran con los vecinos o colectivos con una condición “os atendemos, pero nadie puede saber a que hora vendremos”. Con esto, la alcaldesa de los dedos evita que le pongan la cara colorada en la calle.

Y ahora hago una reflexión. Alcaldesa… ¿es usted feliz así? ¿le merece la pena? ¡Qué triste tiene que ser sentirse poco querida por la gente de tú ciudad!. Alcaldesa… ¿no se ha dado cuenta de que usted sobra? …es fácil, NO LA QUIEREN. ¿Qué parte de esa frase no entiende?

Hágame caso y salga de la cueva. Si no es capaz de aguantar los chaparrones de críticas en los que usted sola se ha metido, salga para no volver nunca más a ella. Sea valiente. Todo Jerez se lo agradecerá.