Estévez y Paños reivindican que todos los palos del flamenco son ‘Bailables’

El baile de Jesús Fernández transita por los aires de su tierra en ‘Gaditaneando’ en Sala Compañía

  • El guitarrista Santiago Lara presenta su disco  ‘Metheny Flamenco Tribute’ en Sala Paúl’

La “fantasía coreográfica” que Rafael Estévez y Valeriano Paños, al frente de su compañía, estrenan mañana jueves día 3 de marzo en el Teatro Villamarta viene a reivindicar que todos los palos del flamenco pueden bailarse. De ahí que su nuevo espectáculo responda al título de ‘Bailables’, donde se sigue la estela de los maestros míticos que un día rompieron las reglas de lo establecido.

IMG_0401
Imagen de Eliot Navarro | MIRA Jerez

De otro lado, el baile de Jesús Fernández transitará por los aires que su tierra natal le ha sabido dar al flamenco. De esta fuente, que él ha bebido, nace su propuesta ‘Gaditaneando’ en Sala Compañía, dentro del ciclo ‘Solos en Compañía’.  La jornada del XX Festival de Jerez incluye también la presentación del disco ‘Metheny Flamenco Tribute’, a cargo del guitarrista jerezano Santiago Lara, una curiosa mezcla entre flamenco y jazz.

“Hoy en la danza española y en el baile flamenco todo es bailable”, afirman Rafael Estévez y Valeriano Paños. Lo son todos los palos flamencos, aunque hubo un tiempo en que existía una frontera entre los cantes para ser escuchados y aquéllos destinados a ser bailados. Aquella línea divisoria se empezó a borrar gracias al atrevimiento de grandes figuras como Vicente Escudero, Carmen Amaya o Antonio El Bailarín, que danzaron por primera vez palos que nunca se habían bailado. Entre otras cosas, la toná y la liviana que, según Antonio Machado y Álvarez ‘Demófilo’, eran cantes para ser escuchados y no formaban parte del territorio de la danza.

El lenguaje estético que abanderan los coreógrafos Estévez y Paños, al frente de su compañía desde 2003, se ha caracterizado siempre por la ruptura de los códigos dancísticos establecidos que, partiendo de la investigación de las formas primigenias, permitan vislumbrar los nuevos caminos expresivos. “Recuperar, reconstruir, deconstruir”, aseguran que forman parte indisoluble de su línea de trabajo.

En su incipiente trayectoria en común han dejado prueba fehaciente de que hoy todo es bailable. “Hemos bailado desde los cantes libres para escuchar, a la afinación de una guitarra, desde una melodía que se repite o un bajo de danza, a la partitura más compleja y sofisticada”, confiesan.

Tres “bailables”

La obra que estrenan en el Teatro Villamarta se estructura en tres “bailables”, que interpretan junto a las bailarinas Nadia González, Sara Jiménez, Macarena López y Carmen Muñoz. El primero engarza saetas, seguiriyas, martinete, carcelera y tonás. El segundo comienza con una fantasía sobre los “ayres antiguos españoles”, pasando por sevillanas, cachucha y tangos. El tercero va de tanguillo a pregones, desembocando en la “soleá apolá de la horrible catástrofe”. Y el “bailable” final conlleva “aires pre-flamencos, flamencos y del folklore español’.

El espectáculo tiene como único sostén musical al cantaor y músico polifacético Matías López ‘El Mati’. Saetas, tonás y seguiriryas, raras por antiguas y que hoy están casi en desuso; cantes poco habituales y noticias del siglo XIX sobre sucesos trágicos que, con el tiempo, se han convertido en coplas de soleares, sevillanas o cantiñas también han centrado el interés de Estévez y Paños.

Con todo, crean “un discurso teatral y estético para esta fantasía abstracta en la que volvemos a amalgamar, desde la contemporaneidad, los distintos estilos de la danza española”. Una labor que siempre llevan a cabo “desde el respeto a la tradición y desde la convicción propia” de que en lo antiguo uno puede hallar lo moderno.

Entre los hallazgos figuran sevillanas del maestro Otero o de Juanjo Linares “con mucho encanto”, en opinión de Valeriano Paños. A su juicio, ‘Bailables’ es “el espectáculo más extremo” que han puesto en escena. Un proyecto que ha contado con la colaboración de Faustino Nuñez, en el apartado histórico-musical, y de Antonio Ruz, en lo referente a la coreografía.

IMG_0396
Imagen de Eliot Navarro | MIRA Jerez

El encuentro entre Rafael Estévez, discípulo de Manolo Marín y Merche Esmeralda, y Valeriano Paños, que creció artísticamente en la Compañía Andaluza de Danza, a las órdenes de Mario Maya, y en el Ballet Nacional de España, se produjo en 2003. Tras debutar con ‘Tiempo’, presentaron ‘Muñecas’ -su primera comparecencia jerezana- y ‘…a piano’. El primer proyecto en gran formato fue ‘Flamenco XXI’, desvelado en la Bienal de Málaga 2007.

Después vendría ‘Sonata’, al tiempo que atendían galas de estrellas de la danza en España y Japón, y coreografiaban para Lola Greco y para ‘Goyesca’ en Suma Flamenca 2008, así como el espectáculo ‘Flamenco Hoy de Carlos Saura’, participando en su película ‘Flamenco, Flamenco’. Se aliaron con el músico experimental Artomatico en ‘Danza 220V’, donde también participó el contemporáneo Antonio Ruz, quien los requirió para sus ‘Ojo’ y ‘À l’espagnole’. Y dieron a luz nuevas creaciones como ‘Preflamencos’ y ‘Romances’, antes de estrenar ‘La Consagración’ en la Bienal 2012, donde fue Giraldillo a la Mejor Coreografía.

“Tributo a mi tierra”

“’Gaditaneando es Cádiz cien por cien”. Así define el bailaor Jesús Fernández su propuesta que exhibirá en Sala Compañía, dentro del Ciclo ‘Solos en Compañía’. “Es un tributo a mi tierra, a mi barrio, a mi gente”, confiesa. Y es que este gaditano vive ahora en Madrid y, desde esta distancia, quiere recuperar ciertas sensaciones, gentes y cosas que uno no puede llevarse como equipaje. En ‘Gaditaneando’ no existe hilo argumental, pero los palos del flamenco que transitan por él “están todos muy hilvanados”. Y, claro, tendrá el sabor del cante de Pericón de Cádiz, Chano Lobato y Mariana Cornejo, entre otros.

A Jesús Fernández le acompañará la guitarra de Jesús Núñez, el cante de Emilio Florido y Miguel Rosendo, la percusión de Katumba y las palmas de Anabel Moreno.

No obstante, la oferta de espectáculos comenzará en Sala Paúl con la guitarra de Santiago Lara, que presentará su nuevo disco ‘Metheny Flamenco Tribute’, donde versiona en clave flamenca temas de este gran guitarrista de jazz. “Este disco surge de mi inquietud musical, mi admiración hacia al jazz y, en concreto, hacia este artista”.

Lara considera que Pat Metheny ha influido en los guitarristas flamencos de su generación. De forma casual, comenzó a estudiar su música y cayó en la cuenta de que uno de sus temas “podía llevarlo a mi terreno flamenco”. “Ví que sonaba fresco y continué”, explica. La tarea le llevó cuatro años, puesto que escuchó los más de 50 discos que Metheny tiene en el mercado. “He seleccionado los temas que puede llevar a la armonía flamenca”.

Advierte que “no es un disco de flamenco, sino de versiones de un músico de jazz hechas por un flamenco”. Como señala José Manuel Gamboa, en este trabajo de Santiago Lara aparece “Pat Methheny con acento andaluz, con acento jerezano”.

En Sala Paúl, el guitarrista jerezano estará acompañado por Miguel López ‘Lennon’ (piano y pads), Guillermo McGill (batería), Ignacio Cintado (bajo), además de la colaboración especial de Mercedes Ruiz (baile) y Rocío Márquez (cante).