CSIF celebra el Día del Empleado Público pidiendo restituir la jornada de 35 horas

Recuerda que los empleados públicos han sostenido los servicios públicos esenciales con su profesionalidad, dedicación, esfuerzo y disposición

CSIF Andalucía, primera fuerza sindical de la Función Pública andaluza, conmemora hoy, 3 de marzo, el Día del Empleado Público reclamando la restitución de todos los derechos recortados y de la jornada de 35 horas en todas las administraciones, al tiempo que no descarta movilizaciones en todas las provincias andaluzas si dicha jornada no es restituida.

dia-empleado-publico-nacional

En este sentido, CSIF-A recuerda que los Empleados Públicos son la base sobre la que se sustentan los derechos constitucionales, facilitan un funcionamiento adecuado de la sociedad y proporcionan instrumentos y recursos que cohesionan y fortalecen el tejido social, favoreciendo una convivencia más justa y con la garantía de una seguridad jurídica en todas sus relaciones.

Así, desde el respeto a las negociaciones políticas y la independencia que caracteriza a la Central Sindical, CSIF-A reclama a todas las formaciones un compromiso renovado con los empleados públicos que permita dignificar sus condiciones laborales y participar de la recuperación económica ejerciendo un papel activo en un modelo renovado y eficiente de nuestras administraciones públicas.

CSIF-A señala que se necesita unas administraciones públicas avanzadas, eficientes, ágiles y que solucionen los problemas de los ciudadanos. Para lograrlo, es preciso que las administraciones públicas se transformen, y para ello es necesario que haya voluntad política, visión de futuro y consenso.

 En este día de celebración y reivindicación, CSIF-A indica que sus objetivos prioritarios son la creación de empleo público estable, y la recuperación y mejora de las condiciones laborales, enormemente deterioradas en los últimos años, trabajando permanentemente por la dignificación del empleo público y por el reconocimiento de la figura del empleado público.

Por ello, recuerda que los empleados públicos han sostenido, a pesar de los recortes, los servicios públicos esenciales con su profesionalidad, dedicación, esfuerzo y disposición, sin que los recortes afectaran a los servicios públicos que la ciudadanía recibía.