Phoenix Strategyon ocupará la nave de la antigua Procosur

La empresa desarrollará actividades de almacenaje, producción, distribución y exportación de productos alimentarios desde Cádiz

Jorge Ramos, delegado del Estado en el Consorcio, y Juan Manuel Balaguer, presidente de la Phoenix Strategyon, rubrican el acuerdo por el que esta empresa alimentaria gaditana se instala en los más 11.000 m2 de la planta ubicada en el Recinto Fiscal.

Phoenix Strategyon - Zona Franca acuerdo 1

Con la formalización del contrato, se recupera la actividad de la planta donde Phoenix Strategyon va a desarrollar actividades de almacenaje, producción, distribución y exportación de productos alimentarios desde Cádiz hasta el resto del mundo.

La inversión en la planta será de más de 5 millones de euros y tendrá una plantilla de 88 empleados

El delegado Especial del Estado en la Zona Franca de Cádiz, Jorge Ramos, y el presidente de la empresa Phoenix Strategyon, Juan Manuel Balaguer, firmaron días pasados el contrato para la instalación de la empresa en la nave de la antigua Procosur en el recinto fiscal, una vez la Mesa de Contratación del Consorcio adjudicó el pasado junio este equipamiento tras valorar de forma positiva la oferta presentada por la empresa alimentaria, que realizará una inversión de más de 5 millones de euros y que tendrá una plantilla de 88 trabajadores.

Con la firma del contrato se materializa la recuperación de la actividad en una nave de más de 11.000 m2 y se constata la colmatación de los espacios en el histórico recinto fiscal de Zona Franca, por lo que se demuestra la necesaria ampliación del recinto a los terrenos de la antigua Altadis.

Phoenix Strategyon es una compañía especializada en Bromatología, la ciencia que estudia los alimentos en cuanto a su producción, manipulación, conservación, elaboración y distribución, así como su relación con la sanidad.

En la nave  de Zona Franca, Phoenix Strategyon va a instalar una planta de bromatología funcional desde la que prevé convertirse en un motor dinamizador del tráfico de productos agroalimentarios desde Cádiz hasta el resto del mundo, exportando alimentos europeos a los mercados exteriores.

La antigua nave de Procosur cubre de manera inmejorable las necesidades de esta empresa ya que, tanto la capacidad de la misma, como las instalaciones frigoríficas y la posibilidad de manejo de carga seca, además de su ubicación en el Recinto Fiscal muy cerca del muelle, hacen de este equipamiento el idóneo para su actividad.

De hecho, la empresa plantea una intensa actividad desde la nave de Cádiz  que incluye secadero de sal marina, así como el fortalecimiento y envasado de la misma; cetárea de crustáceos, depuradora de moluscos y comercializadora de pescado fresco, crustáceos y moluscos vivos; obtención de gel y polvo de aloe vera; almacenaje y distribución de frío de productos alimentarios; almacenaje y distribución en general; plataforma de compra internacional; y desarrollo de productos transformados de materias primas agroalimentarias autóctonas.

Phoenix Strategyon - Zona Franca acuerdo 2

La firma del contrato entre Zona Franca y Phoenix Strategyon es la culminación de un intenso trabajo por parte del Consorcio para comercializar la nave y devolverle así la actividad. En este sentido, el Comité Ejecutivo del Consorcio celebrado el pasado 19 de mayo autorizó la resolución de contrato de arrendamiento con la empresa de congelados Procosur, en concurso de acreedores desde  principios de 2014., que permitía saldar la deuda que la empresa de congelados mantenía con Zona Franca –y que ascendía aproximadamente a 1,9 millones de euros– con la dación en pago de parte de la maquinaria e instalaciones. De esta forma, el Consorcio y Procosur liquidaron el contrato de arrendamiento que los vinculaba desde noviembre de 2012 para el uso de la planta del Recinto Interior.

Cabe recordar que la Zona Franca invirtió alrededor de 8 millones de euros entre los años 2009-2011 en estas instalaciones de la antigua Procosur, acometiendo la obra civil de la planta, que estaba destinada a aumentar su competitividad con una infraestructura moderna y equipada con la última tecnología en instalaciones frigoríficas y maquinaria productiva. Finalmente, la empresa entró en concurso de acreedores en 2014, y terminó disolviendo su actividad y cerrando.