“El Gran Visir de Jerez, otra mamarrachada más”

Carta de Álvaro Ojeda a la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez

Querida Alcaldesa, ante todo feliz año 2016. Tengo que confesarle que mi espíritu navideño este año ha estado bajo mínimos. El trabajo, los viajes y el deporte han copado un tiempo que me ha privado de disfrutar de las fiestas de mi ciudad, pera también me ha permitido descansar la vista ante un alumbrado, ya lo sabe usted, al que he criticado hasta el límite. Vergonzoso.

Yo sabía que usted o sus asesores no tardarían en dar muestras de que no valen para correr este maratón de cuatro años donde se han metido. Se puede gobernar con siete, correcto, pero también con el sentido, la elegancia y la categoría que merecemos los jerezanos….y jerezanas.Cabalgata_Gran_Visir___04__2_

He recibido cientos de mensajes privados de padres de Jerez. Estaban indignados, enfadados, defraudados, preocupados y avergonzado ante sus hijos por culpa de la figura del Gran Visir.

Si esto fuera Valencia, Madrid o Barcelona…créame que pasaría casi inadvertido, pero esto es Jerez, que como diría Don Pedro, al cual están beatificando por días que pasan, “paressse que ustè nosssentera, ¿eeeehhnnn?”.

Aquí ser Rey Mago es algo que da categoría. Y desde hace unos años, ser Gran visir también. Y este año, señora alcaldesa, esta figura no ha estado a la altura ni de Jerez ni de sus niños. El señor designado para este cometido, que tal vez no tenga culpa del ‘marrón’ en el que lo han metido, ni ha estado a la altura del cargo, ni de los sentimientos de la Navidad, ni del personaje que representa. Este señor, ya que es actor y director, debería saber que su interpretación de cara a la opinión pública paterna , que es la que consume a este personaje con sus hijos de la mano, ha sido pésima.

Según me cuentan, este señor denotaba desgana en su cabalgata. Una cabalgata que a diferencia de otros años, fue pobre, tiesa y desnutrida de todo tipo de caramelos y de cariño. Y es que salvo que usted me saque un papel que me hable de recortes, esta figura y todo lo que la rodea, se sufragaba por el esfuerzo del propio designado y alguna que otra colaboración mínima y en especie del propio ayuntamiento.

Tal vez, este señor que ni tan siquiera se ha presentado en el Alcázar los días “concertados” para atender a los niños de Jerez, simplemente carecía de magia y de alma, algo que por otra parte no me extraña teniendo en cuenta quienes lo eligen, entre “solsticieros” de invierno, imputadas y usted…ahí tienen al Gran Visir de Jerez. Una figura ‘mamarrachesca’ y degradada que ha dado un paso atrás este año con respecto a los anteriores. Dantesco.

Querida Alcaldesa, si usted le faltó el respeto a Jerez con su alumbrado, ahora le ha faltado el respeto a todos los padres y niños de esta ciudad en la gestión y elección de esta figura tan querida y seguida en la ciudad. Le repito una vez más, Jerez…no son sus pies, cuide su imagen, que al fin y al cabo es la imagen de todos los que amamos, sin ansias de poder y de sillones, esta bendita ciudad.