Puerta Grande para Leonardo y Ruy; a pie, Lea (y los demás)

Crónica de la 1ª de la Feria del Caballo 2016 de Jerez

Jerez de la Frontera (Cádiz). Jueves, 5 de mayo de 2016. Primera corrida (de rejones) de la Feria del Caballo 2016. Claros y nubes con brisa de poniente y por momentos algunas chispitas, pero temperatura agradable. Entrada de casi lleno. Ameniza la banda “Acordes de Jerez” dirigida por Domingo Díaz. Preside José Luis Carrero. En el paseíllo se lucieron los caballos llamados Fado, Palmero, Calimocho (nieto de Cagancho), Príncipe, Perseo y Desafío.

Toros de Fermín Bohórquez, con pesos entre 490 y 560 kilos; irregularmente presentados; reglamentaria pero excesivamente despuntados; aplaudido en el arrastre el primero.

Ruy Fernández: rejonazo en tablas que hace doblar rápido; dos orejas; salida por la Puerta Grande.
Sergio Galán: golpe de rejón sin romper; pinchazo y rejonazo; silencio.
Leonardo Hernández: gran rejonazo después de mucha preparación; dos orejas y rabo; salida por la Puerta Grande.
Manuel Manzanares: pinchazo y rejón entero más tres descabellos; silencio.
Andrés Romero: golpe de rejón sin romper; petición y vuelta.
Lea Vicens: rejón trasero que hace doblar; una oreja.

Incidencias: Destacamos dos. El festejo empieza con veinticinco minutos de retraso por culpa de las labores de secado del albero, en una lamentable falta de previsión. Por otra parte, se ha sacado un tiro de mulillas inapropiado para una plaza como la de Jerez. Empezaron con la presentación, desde el momento en que de los tres pares de banderitas que portaban ninguno era de los colores nacionales. Las acémilas no tenían suficiente doma ni estaban entrenadas para tirar de un peso como el de un toro. Se rebrincaban y se desmandaban. Hubo que retirar una, ayudar con hombres a las otras y finalmente sustituirlas por un tractor en una imagen insólita y degradante para esta plaza, haciendo todo ello que perdiera mucho tiempo y que termináramos pasadas las diez de noche, después de tres horas de desorganización. ¿Cambiará la empresa la contrata de mulillas? ¿Tomará la presidencia cartas en el asunto? Esto no puede repetirse.

Tras la despedida de Fermín Bohórquez el año pasado, en Jerez ha terminado, no sabemos por cuánto, el tiempo de los nombres locales en el toreo a caballo. Parece que también ha pasado el tiempo de las primerísimas figuras. Si se opta por un batiburrillo de nombres de segunda, aunque sean muchos, nos encontramos con que, aunque esté todo el papel vendido (como estaba), los asientos no aparecían ocupados al cien por cien. Creemos que no debiera ser así en la corrida de caballos de la Feria del Caballo.

1 paseíllo

Fernández, portugués, vestido a la federica con casaca blanca, montó sobre Canario a la hora de parar a un toro corredor, al que puso dos rejones, el segundo trasero; sacó a Estoque, expresivo y templador, y a Cervantes, con boca suave, para banderillas quebrando; las cortas, tres en tablas, y el rejón de muerte los utilizó sobre Fado.

Ruy Fernández, rejonazo en tablas que hace doblar rápido; dos orejas; salida por la Puerta Grande. | Marciano Breña
Ruy Fernández, rejonazo en tablas que hace doblar rápido; dos orejas; salida por la Puerta Grande. | Marciano Breña

Galán recibió en toriles con Amuleto a un toro que enseguida se puso abanto y luego le colocó dos de castigo, el segundo trasero; las dos banderillas con Ojeda fueron en tablas porque el negro no colaboraba; con Apolo, el de los piafés en la cara, los aplausos estallaron en las dos banderillas solas y también en el par a dos manos, que quedó muy reunido; Fado salió para las dos cortas y la muerte.

Sergio Galán, golpe de rejón sin romper; pinchazo y rejonazo; silencio | Marciano Breña
Sergio Galán, golpe de rejón sin romper; pinchazo y rejonazo; silencio | Marciano Breña

El extremeño Hernández vio salir a un toro cabezón y acapachado que resultó distraído; usó a Titán para parar y poner un rejón muy trabajado; usó en banderillas a Despacio, quebrando toreando con la grupa y luciéndose en la cara, y Xarope, con cabriolas, banderilla en el centro, tres cortas en tablas y rosa adornándose, que llevó el delirio al público; sacó a Estoque para matar a un marmolillo de manera brillante.

Leonardo Hernández, gran rejonazo después de mucha preparación; dos orejas y rabo; salida por la Puerta Grande | Marciano Breña
Leonardo Hernández, gran rejonazo después de mucha preparación; dos orejas y rabo; salida por la Puerta Grande | Marciano Breña

Manzanares recibió sobre Sabina a un acapachado bien hecho que enseguida se rajó y le puso un rejón soltando el mango; banderilleó sobre Príncipe, para dejar dos aplaudidas y torear con la grupa, y Bandolero, quebrando en cercanías y salir con piruetas; reservó a Secreto para el último tercio con tres cortas, tres que son muchas. Este rejoneador va mejorando y no merece que el numerito de las mulillas distrajera al público, que no le dedicó ni unas palmas (como le pasó a Sergio Galán).

Manuel Manzanares, pinchazo y rejón entero más tres descabellos; silencio | Marciano Breña
Manuel Manzanares, pinchazo y rejón entero más tres descabellos; silencio | Marciano Breña

Romero, onubense, utilizó, como es ya habitual en él, a Perseo para recibir al toro en toriles y torearlo con el marsellés antes de un rejón contrario y caído (esto no es habitual); en banderillas usó a Guajiro, para tres con quiebros a caballo parado y piruetas aunque una cae, Odiel, para tres (tres son muchas) cuarteando a un marmolillo, y Bambú, que pone las manos en el estribo, para tres cortas (¿he dicho que tres son muchas?); para ejecutar el tercio de muerte sacó a Arquitecto, caballo nuevo en la cuadra.

Andrés Romero, golpe de rejón sin romper; petición y vuelta | Marciano Breña
Andrés Romero, golpe de rejón sin romper; petición y vuelta | Marciano Breña

Lea, joven alumna francesa de los Peralta, escuchó ovación y un fandango de salida, para que se encontrara como en casa; ante uno lavadito, sobre Bach dejó un rejón bueno; con Bético terminó de ganarse al público cuando templó, quebró, clavó y pirueteó; la brega lastimó al burel pero le puso otra banderilla templando entre aplausos (¡qué buen, buen público!); Desafío es el que hace posadas y salió para cortas y la rosa peraltina al paso español; el rejón de muerte fue manejado desde Espontáneo.

Lea Vicens: rejón trasero que hace doblar; una oreja | Marciano Breña
Lea Vicens, rejón trasero que hace doblar; una oreja | Marciano Breña

A las diez de la noche no quedaba mucho público en los tendidos, pero el que había despidió con aplausos a todos los caballeros y acompañó a Hernández y a Fernández hasta la puerta grande que atravesaron a hombros. Por cierto, si un torero que torera dos toros sale a hombros cuando corta dos orejas, ¿por qué Vicens, que toreó un toro, no salió a hombros cuando cortó una oreja? Misterios.

Salida a hombros | Marciano Breña
Salida a hombros de Ruy Fernández y Leonardo Hernández  | Marciano Breña

No hay comentarios