Ateneo de Cádiz: actividades taurinas

Conferencia sobre los toreros gaditanos y tertulia con los imprescindibles

En fechas recientes el Ateneo de Cádiz ha organizado dos actividades taurinas casi consecutivas. Una ha sido una conferencia sobre los toreros gaditanos que, a lo largo de tres siglos, han triunfado en Madrid. Otra ha sido una mesa redonda a cargo de varios representantes de los personajes que parecen secundarios pero son imprescindibles en la Fiesta.

3

Primeramente, el Ateneo de Cádiz acogió, en el Centro Cultural Reina Sofía, un homenaje a los matadores gaditanos que actuaron en las diferentes plazas de toros que tuvo Madrid a través de tres centurias. Fue una conferencia a cargo de don Eduardo García, cirujano jefe de Traumatología del Hospital La Paz de Madrid además de aficionado estudioso. La exposición, apoyada con imágenes, arrancó de los orígenes del toreo a pie con el chiclanero “Lorencillo”, primer espada importante del siglo XVIII, para seguir con el toreo goyesco, el romántico y el moderno, que empieza en la Edad de Oro de Joselito y Belmonte.

El doctor García mantiene que fueron cuarenta y nueve matadores de toros gaditanos los que actuaron en Madrid a lo largo de diferentes épocas y en corridas importantes como las Regias y las de Beneficiencia. Se detuvo en las figuras de Paquiro, El Chiclanero, los Cándidos, “Lavi” de Cádiz, los algecireños “Chicorro” y “Cara Ancha” o el sanluqueño Hermosilla. El jerezano Juan Luis de la Rosa fue otro de los recordados, así como el portuense Miguel del Pino. Del toreo actual se detuvo en los maestros Rafael Ortega (recordando sus cinco puertas grandes de Las Ventas y sus dos rabos de Sevilla), Miguelín, Mondeño, Juan Antonio Romero, Limeño, Jerezano, Emilio Oliva, Carlos Corbacho, “El Paquiro”, Paquirri, Riverita, Ruiz Miguel (con sus diez puertas grandes de Madrid), Currillo, los sanluqueños Parada, Marismeño y Ojeda, Jesulín de Ubrique y el jerezano Padilla.

????????????????????????????????????

Se contó con la presencia de Rafael de Paula y José Luis Galloso. El conferenciante la  agradeció, valorando sus carreras triunfales. Las intervenciones de los dos maestros sirvió para recordar sus tardes memorables. Un poco por sorpresa se proyectó la actuación del jerezano de 5 de Octubre de 1974 en Vista Alegre, alternando con Antonio Bienvenida y Curro Romero. Las imágenes provocaron una ovación entre los asistentes. La faena al toro “Barbudo” de Bohórquez fue tan emocionante y artística que mereció las dos orejas, ante la presencia de José Bergamín, quien se inspiró para “La música callada del toreo”.

Al acto acudieron profesores, alumnos de la Universidad gaditana, intelectuales, así como representaciones de Peñas Taurinas y de diversos colectivos. Intervinieron asimismo los doctores José Almenara y José Sueiro.

Poco después, el mismo Ateneo ha celebrado una mesa redonda con la participación de representantes de esos personajes secundarios de la Fiesta de los toros que no por ello son menos importantes e imprescindibles: banderilleros, picadores, mozos de espadas. Participaron Francisco Nondedeu, Juan Gil, Domingo Díaz, Francisco Javier Vidal ‘Chamaqui’ y Francisco Orellana.

1

Cada uno dio su punto de vista de la situación actual así como de su labor dentro del espectáculo. Francisco Nondedeu, mozo de espadas, dijo “disfrutar de un día de toros desde que suena el despertador hasta que deja al matador en su casa de vuelta”. Juan Gil, picador retirado el presente año tras veinticinco de profesión, considera que su gremio está siempre a expensas de su matador, sin apenas lucimiento excepto en la corridas concurso, que poco auge tienen en la actualidad. Domingo Díaz, director de banda, reconoce que en muchos casos la música da vuelo a faenas de poco calado, llegando incluso el matador a brindarle las orejas cortadas, como le sucedió en Sanlúcar con Manzanares. Por su lado, ‘Chamaqui’, banderillero y exmatador de toros, reconoce estar más valorado por los novilleros con caballos y los matadores de toros que por los jóvenes que empiezan, además de ver y disfrutar de la fiesta desde otro punto de vista. Para terminar, Francisco Orellana, mayoral de la ganadería de Camacho, expresó que actualmente se limita a la cría del animal hasta que es añojo, debido al elevado coste de un cuatreño, que llega a los tres mil euros sin garantías de venta, y con la preocupación por la pérdida de ayudas, lo que puede suponer ochenta euros al año por cabeza. Tras la participación de los protagonistas se inició un animado debate con ateneístas y aficionados.

Ambos actos del Ateneo de Cádiz han contado con la intervención moderadora del periodista Luis Rivas.

No hay comentarios