Mónica, descansa en paz

¡Ni una más! ¡Nos queremos vivas!

 Comunicado de Marea Violeta Jerez 

El pasado 10 de octubre de 2016, volvió a suceder otro asesinato machista quitándole la vida a una mujer joven, cuyas iniciales en los periódicos eran M.B.M, muerta a cuchilladas a manos de su ex-pareja.

marea-violeta

Mónica era de Arévalo, un pueblo de Ávila, tenía sólo 32 años y dos hijas de dos y cuatro años. Trabajaba como pescadera en Madrid y estaba en trámites de separación de J.F.G, de 33 años. No había denuncias previas, pero eso sí, había constancia de algún que otro altercado. Todos los indicios apuntan a otro caso más de violencia machista, aunque está en curso el proceso de investigación.

La estadística del Ministerio de Sanidad apunta a que son ya 33 las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex-parejas en España en lo que va de año.

Pero la estadística es algo muy frío, son números que no nos dejan ver el rostro de tantas mujeres con nombres y apellidos, con sueños por realizar, con una vida por delante segada para siempre, con hijos pequeños que se quedan huérfanos con traumas que no van a superar jamás.

Mónica era pescadera, pero otras eran amas de casa o tenían otros trabajos de cualquier tipo, porque los asesinos son de todas las clases sociales y no tienen un perfil determinado, simplemente matan porque consideran que las mujeres les pertenecen, que no son personas, sino objetos de su posesión.

Marea Violeta Jerez quiere denunciar una vez más la lacra de la violencia contra las mujeres, el arraigo enquistado del machismo en nuestro país, la desigualdad que lleva hasta la muerte, tantas tragedias que se desarrollan de puertas para adentro sin que la sociedad y el gobierno, que ha recortado drásticamente los recursos destinados a la prevención de la violencia de género y a paliar en lo posible sus terribles consecuencias, consideren que hay que hacer más, mucho más en todos los ámbitos, para parar esta sangría humana que nos avergüenza y nos envilece.

Mónica, descansa en paz.