Los rurales, con más paciencia que un santo

Los alcaldes pedáneos continúan esperando que el gobierno de Sánchez solucione la sobrecarga de trabajo de la interventora, que atrasa, colapsa e incluso paraliza  las gestiones del día a día en sus pueblos

Algunos están desesperados, otros se lo toman con filosofía, hay quien opta por ser un ‘martillo pilón’ a las puertas del despacho de la interventora y también hay quien está dispuesto a esperar lo que haga falta para no darle más quebraderos de cabeza a su compañera de partido, la alcaldesa socialista Mamen Sánchez.

El problema es el siguiente: la persona responsable de fiscalizar y dar salida a todas las gestiones que se llevan a cabo en las ELAs está ejerciendo también de interventora  del Ayuntamiento de Jerez, cuya plaza por cierto continúa vacante. Y como los problemas crecen en el Consistorio jerezano, la interventora de los rurales está siendo imprescindible para el gobierno local. Es decir, Sánchez se ha agarrado a ella como un clavo ardiendo para llevar adelante el Ayuntamiento, perjudicando en consecuencia  a los vecinos de las siete pedanías jerezanas, cuyas gestiones quedan  relegadas a un segundo plano con respecto a los asuntos del Ayuntamiento matriz.

Ante esta circunstancia, los alcaldes pedáneos decidieron presentarse ante Mamen Sánchez el pasado 30 de septiembre, para  mostrar su disconformidad con lo que estaba sucediendo. Además de la saturación de la interventora, los pedáneos mostraron su malestar porque se han quedado sin un  técnico que les realizaba tareas administrativas como las nóminas, ya que este verano se dio de baja y no ha sido sustituido. Asimismo, reclaman un lugar específico para ser atendidos, porque, según comentan, no pueden ir dando vueltas de un lado para otro y con la sensación de que molestan en el despacho de la interventora, que no da abasto.

Estos son los hechos. Las pedanías sufren atraso y, en algunos casos, paralización en la gestión por culpa de la multifunción de la ‘interventora para todo’ que, oficialmente, debe estar al servicio de los jerezanos de la zona rural. La alcaldesa se comprometió con los alcaldes el 30 de septiembre a dar una solución en una semana, según confirman algunos alcaldes. A día de hoy, nada de nada, lo que está generando colapso en la mayoría de los ayuntamientos pedáneos.

Sin embargo, no todos los alcaldes de ELAs muestran el mismo grado de indignación ante la falta de respuesta del gobierno de Mamen Sánchez. Hay quien espera que la próxima semana se avance y el gobierno socialista se manifieste con alguna medida  para agilizar los trámites, a la vez que hay quien, incluso, manifiesta no tener inconveniente en  esperar al año que viene a que se solucionen los problemas del Ayuntamiento para que vuelva la normalidad a la gestión de las pedanías, porque hay que darle tiempo a la compañera Mamen Sánchez, “que lleva poco tiempo en el cargo”.

Ya sea con indignación o con confianza ciega por parte de los alcaldes, lo que depende mucho del signo político, lo cierto  es que  están teniendo más paciencia que un santo, así como que los vecinos de las ELAs se están viendo afectados, en mayor o menor medida, por la insuficiente atención de la secretaria de Intervención que les corresponde a estos pueblos de Jerez. Mientras, el gobierno municipal sigue sin manifestarse al respecto.