La DGT refuerza la seguridad vial en las carreteras andaluzas

Sanz anuncia que en 2016 se intensifican los controles de droga, con más de 22.000 pruebas

  • Destaca el incremento de 5.000 pruebas, es decir, un 38% más con respecto a 2015

  • Informa de que durante 2015 se realizaron 16.756 pruebas de droga con 7.017 positivos  y 911.125 de alcohol, con 22.020 positivas

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha informado hoy de que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé realizar durante 2016 más de 22.000 pruebas de detección de droga entre conductores en vías interurbanas en toda la Comunidad, al tiempo que ha destacado que esta intensificación de los controles supondrá un incremento de 5.000 pruebas, es decir, un 38 por ciento más con respecto a 2015.Sanz-2

La DTG, según ha informado Antonio Sanz, va a reforzar la seguridad vial en las carreteras de Andalucía en consonancia con el Plan Estratégico de Seguridad Vial 2011-2020 y, especialmente con una de las cinco áreas de actuación del Organismo definida como ‘visión cero’ en drogas y alcohol, cuyo objetivo en 2016 es disociar completamente el consumo de alcohol o drogas de la conducción, lo que supondrá una reducción de un mínimo del 17% en el número de accidentes de tráfico.

Respecto al balance de controles de alcohol y drogas realizados durante 2015, el delegado del Gobierno en Andalucía ha explicado que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizó en la Comunidad un total de 16.756 pruebas selectivas de droga, con 7.017 positivos, lo que representa un porcentaje del 41,9 por ciento, mientras que las pruebas de alcohol ascendieron a 911.125, con 22.020 positivas, es decir, un 2,4%.dgt 1

BALANCE CONTROLES 2015

En concreto, según ha precisado Sanz, de las 16.756 pruebas de droga, un total de  15.385 fueron preventivas y con 6.404 positivas (41,6%); mientras que 800 se realizaron a conductores que han cometido alguna infracción, con un resultado de 489 positivos (61,1%), y otras 571 a conductores involucrados en accidentes, con 124 positivos (21,7%).

Respecto a los 911.125 controles de alcohol realizados durante 2015 en Andalucía, un total de 832.727 fueron pruebas preventivas, con 20.240 positivas (2,4%), mientras que 62.368 se realizaron a conductores infractores, con 866 positivos (1,4%) y 16.030 a conductores involucrados en accidentes, con 914 positivos (5,7%).dgt 2

PRESUPUESTO NACIONAL DE 12 MILLONES

El delegado del Gobierno en Andalucía ha explicado que para llevar a cabo todas estas pruebas relacionadas con drogas, la DGT cuenta con un presupuesto a nivel nacional de 12 millones de euros, lo cuales se destinarán tanto a la compra de los kits de drogas y material complementario como a la contratación del servicio de laboratorio para el análisis de las muestra.

Del mismo modo, Sanz ha indicado que durante 2015 se introdujo por primer vez la realización de estos controles a los usuarios involucrados en accidente, es decir, heridos leves e ilesos, ya que a los hospitalizados o fallecidos se les realizan en el entorno sanitario, así como a los conductores que hubieran cometido alguna infracción, como por ejemplo, exceso de velocidad y no uso del cinturón o el casco, todo ello,  en el marco del Plan Integral de Vigilancia.

Una de las razones para incrementar este tipo de controles es la constatación de que un alto porcentaje de conductores conducen con presencia de drogas y alcohol al volante, tal y como se refleja a nivel nacional en el último informe DRUID´13. En dicho informe el 12% de los conductores elegidos al azar dieron positivo en alcohol y drogas por encima de los límites legales. El cannabis y la cocaína son las dos sustancias más frecuentes halladas.

Además, el Instituto Nacional de Toxicología en su Memoria anual confirma que el 39,09% de los conductores fallecidos y analizados (614) por dicho organismo tenían presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos. En el caso de los peatones analizados (173), este porcentaje asciende al 40%.

También, se ha comprobado que las pruebas salivares para la detección de la presencia de drogas en los conductores tienen un efecto disuasorio entre los conductores, tal y como se ha demostrado con las pruebas de alcohol.