San Isidro entrega un local a la Asociación de Mujeres Albor

La presidenta de la asociación, Josefa Holgado, trasladará a Mamen Sánchez los problemas que preocupan a las mujeres de la zona rural

La alcaldesa, Mamen Sánchez, acompañada de la teniente de alcaldesa Igualdad, Acción Social y Medio Rural, Carmen Collado, y del alcalde de San Isidro, Manuel Sánchez, asiste esta tarde a la entrega de las llaves de un local que el ayuntamiento pedáneo cede a la Asociación de Mujeres Albor, que preside Josefa Holgado.

10532_1374101592

Tras conocer la cesión del local, la presidenta de la asociación de mujeres Albor ha expresado la satisfacción de las mujeres de la asociación porque “esperábamos con muchas ganas poder contar con esta sede de forma permanente. Ante la usábamos por horas, y por fin podremos dejar nuestro papeles, nuestras cosas. Estamos muy agradecidas al alcalde de San Isidro porque a partir de esta tarde vamos poder un contar con un local donde hacer nuestras actividades”, ha recordado.

La asociación, constituida en los años 90, cuenta en la actualidad con 26 socias en su mayoría con edades comprendidas entre los 40 y los 60 años. El relevo generacional en el asociacionismo, la marcha de la juventud del pueblo, la falta de viviendas, la poca natalidad, la exclusión social y el empleo son temas que las mujeres de San Isidro trasladarán a Mamen Sánchez. “Queremos asociar a las mujeres jóvenes del pueblo. Hemos montado una pequeña exposición para que conozcan las manualidades que realizamos: pachtwork, mantones, goma eva, etc.”, comenta la presidenta.

San Isidro como otras zonas rurales “tiene poquitos niños y niñas,  unos 50 entre los 3 y 14 años porque la falta de viviendas hace que la juventud se marche. Necesitamos viviendas para que vengan niños al pueblo”, afirma Josefa Holgado. Albor pertenece a la Federación Sol Rural y lleva a cabo también labores sociales como la distribución de alimentos y colabora con la Hermandad de Fátima. Sobre la situación de la mujer del medio rural, Josefa Holgado señala al empleo como esencial para que la igualdad sea real. “No hay diferencia con la mujeres del Jerez urbano, el hombre de San Isidro está concienciado de la igualdad. La mujer de San Isidro si puede trabaja en el campo o en Jerez, no hay discriminación”, apostilla Josefa Holgado.