Los profesionales relojeros se dan cita en Jerez

El Palacio del Tiempo acoge la junta directiva de la Asociación Nacional de Profesionales Relojeros Reparadores

La Fundación Andrés de Ribera ha recibido a miembros de la Asociación Nacional de Profesionales Relojeros Reparadores (ANPRE) que esta semana celebraron su junta directiva en el Palacio del Tiempo de Jerez, tras realizar una detallada visita por sus instalaciones.
Cm6I0tuW8AA-Izu
Además de contar con la asistencia del presidente de esta institución, Manel Alabart, en la reunión de esta junta directiva también participó Eduardo Álvaro, coleccionista y el mayor experto en relojes de Losada y en la biografía del propio relojero español, entre otros miembros de la asociación. Todos ellos quedaron sorprendidos por las importantes piezas con las que cuenta el museo jerezano. Asimismo, tuvieron la oportunidad de degustar una copa del unusual sherries ‘Mírame cuando te hablo’, por gentileza de Bodegas Sanchez Romate.

Este encuentro, que se celebró en nuestra ciudad a través de las gestiones realizadas por el relojero jerezano asociado José María Galisteo, se centró en proyectos de una gran relevancia para el Palacio del Tiempo y para Jerez.

Entre estos asuntos, cabe destacar tanto la celebración de la asamblea anual de la Asociación Nacional de Relojeros Reparadores en nuestra ciudad a finales de octubre, como el que la Fundación Andrés de Ribera acoja, coincidiendo con esta reunión, una exposición de carácter temporal, única en su género, con relojes de Losada que cuentan con mucha historia y de gran belleza, absolutamente relevantes en la relojería a nivel nacional y europeo. Precisamente, este año se conmemora el 150 aniversario de la colocación del reloj de Losada en la Puerta del Sol de Madrid.

Los relojes que formarían parte de esta exposición temporal, en su mayoría de bolsillo, acompañarían al reloj de Losada de 1867 que preside el museo jerezano, y que es el original de la farola de la plaza del Arenal. Entre estas piezas de carácter histórico se mostraría un reloj que perteneció a la hermana de la reina Isabel II, María Luisa Fernanda.

La Fundación Andrés de Ribera, con el apoyo del Ayuntamiento de Jerez, y la imprescindible colaboración de la Asociación Nacional de Relojeros Reparadores que aglutina a expertos relojeros y a especialistas en relojes antiguos de nuestro país, está teniendo los primeros contactos con empresas que puedan sumarse a esta importante iniciativa, que permitiría convertir a Jerez en una de las ciudades europeas más importantes en el mundo de la alta relojería, como es el caso de Londres, y las ciudades suizas de Basilea, Ginebra y La-Chaux-de-Fonds.