“Tengo la mejor diócesis de España”

 ENTREVISTA    Monseñor José Mazuelos – Obispo de la Diócesis Asidonia-Jerez  
Don José Mazuelos inaugura la sección Cofrade de Mira Jerez el Día de San Dionisio, patrón de nuestra ciudad, con una entrevista en la que señala la necesidad de contar con la Iglesia en una sociedad “que se va intoxicando del neocapitalismo salvaje”.
Además de ser un día importante para Jerez, el día de San Dionisio coincide con su propio cumpleaños, una casualidad que hace aún si cabe esta fecha más especial para él.
El señor obispo aprovecha la entrevista para destacar la importancia de la acción social de las Hermandades y de Cáritas, así mismo nos habla de la conveniencia de que se gestara un gran pacto social en nuestra ciudad, de la conservación de los templos y su apertura al turismo, así como también ha manifestado su opinión sobre temas de actualidad como el aborto, la eutanasia o la atención a los refugiados.  Jose Mazuelos 1

Han pasado más de seis años desde su llegada a la joven diócesis de Jerez. ¿Cómo se encuentra? 

Muy bien, ahora es cuando uno ya va conociendo la Diócesis.

¿En qué se ha centrado su labor durante estos años. ¿Cuál es su prioridad? 

Mi labor en estos años ha sido diferente. Por un lado, abordar todo el tema de la nueva Evangelización, me hicieron Obispo prácticamente cuando comenzó la JMJ, así como también recuperar y poner en valor el patrimonio de la Iglesia. En este sentido, había algo pendiente en la Diócesis que era la Catedral, ya no sólo por lo patrimonial, sino en todos los campos. Por las circunstancias, cuando se crea la Diócesis, primero fue colegiata luego pasa a ser catedral, después San Dionisio se pone en obras, entonces tiene que asumir la parroquia y entonces es Catedral-Parroquial. Y cuando yo entro de Obispo es cuando al año se abre San Dionisio, y ahora había que crear la Catedral, por decirlo de alguna manera.

¿Qué le gusta de nuestra ciudad y de nuestra diócesis? 

Me gusta todo (se ríe). Lo que pasa que a mí no me coge de extraño Jerez al ser yo de Osuna (Sevilla). La idiosincrasia y la parte de la Sierra de la Diócesis es muy parecida a la Sierra sur de Sevilla. No me encuentro extraño. Me encuentro en un ambiente familiar y si después hablamos de Jerez, a nivel eclesiástico, siempre ha pertenecido mucho a Sevilla. Yo digo que tengo la mejor diócesis de España.

A usted le llaman “el obispo intelectual”, ¿qué le parece? 

¿Intelectual me llaman? Será porque soy médico y me meto en los temas de bioética.

Jose Mazuelos 3

¿Es usted cofrade? ¿Qué destacaría de la labor realizada por las cofradías en estos momentos y qué valora de ellas? 

Sí, lo soy. Tienen una labor grandísima. Las cofradías están cimentadas en una red de familias que no se ve, pero que está ahí y que sí se sienten sus efectos. Ese es el entramado social de nuestras cofradías que si desaparecieran veríamos lo que suponen. Una red social de familias, de amigos, de asistencia social, de Cáritas. Al mismo tiempo de mantener una devoción que es importante en este mundo secularizado donde se ha perdido el sentido del misterio. Aquí en Andalucía seguimos mirando al cielo. Y en eso tiene mucho que ver las cofradías porque ven el Evangelio en las calles en Semana Santa. Cuando vas a zonas donde no se vive nada de esto, Jesús de Nazaret no es conocido.

Y en cuanto a la acción social de las Hermandades en la diócesis… 

Muy buena, no sólo es una acción social como lo hace Cáritas, sino el esfuerzo tan importante que hacen a la hora de conservar su patrimonio.

¿Qué papel ha jugado Cáritas estos pasados años?  

Un gran papel. Es la fuerza de nuestra diócesis. Yo siempre digo que es el pulmón necesario e imprescindible y que no podríamos vivir sin ella. Es una institución diocesana que canaliza eso. Últimamente las hermandades han ido canalizado sus obras sociales y caritativas a través de Cáritas, cosa que es de agradecer para no convertirnos en francotiradores. Siempre es necesario que vayamos todos de la mano ya que juntos tenemos más fuerza.

Ahora que habla de ir juntos de la mano, le iba a preguntar cómo ve el panorama político, local, provincial y nacional. 

El panorama local lo veo difícil, está todo muy dividido y ahora mismo se está mirando más a las elecciones generales que a la ciudad. El día de la Merced lancé un mensaje pidiendo que era necesario, no un pacto entre partidos políticos, sino un Pacto Social entre todas las instituciones. Ahí tendrá que entrar Cáritas, dar su respuesta, tendrán que entrar los empresarios, los partidos políticos. Habrá que buscar una fórmula y decir, señores, tenemos un problema que es el paro juvenil, el paro en nuestra ciudad, ver qué se propone, analizar las dificultades y quizás los políticos tendrán que aligerar la burocracia, por ejemplo. Tendrán que preguntar, como digo, a los empresarios y a los autónomos.

Se está usted reuniendo con los distintos representantes de la política de nuestra ciudad. ¿Qué espera de estos encuentros? 

Primero hay que tenderles la mano a todos. Aquí han pedido venir a verme. Las puertas están abiertas para todo el mundo. Se está viendo que la Iglesia no es un ogro, que no hay que tenerle miedo, que nosotros hacemos nuestra labor y que a la hora de buscar el bien común, nos van a encontrar.

¿Cree usted que los partidos emergentes respetan a las instituciones y a la Iglesia?

Depende de qué partido. En líneas generales, desde la diócesis no hemos tenido ningún ataque contra la Iglesia. De todas formas, yo siempre digo que la Iglesia es una gran desconocida y soporta críticas de personas que no la conocen. Es bueno que vayan conociendo su labor. Tenemos hecho unos estudios de que en los últimos diez años los poderes públicos para conservar el patrimonio de toda la diócesis tan solo han dado 4 millones de euros, de los cuáles dos se los comió Santiago, por que quedaron solo dos. Y los católicos, sin contar las Cofradías, han dado 22 millones de euros para conservar su patrimonio. Esto está sobre la mesa, que lo conozcan y que lo sepan. Y si contamos las Hermandades, no veas donde nos pondríamos. Y ya imagínate si contamos lo que vale limpiar, mantener o arreglar el ‘tejadito’ y demás. Por lo que no sé de qué se queja usted si solo ha dado 4 millones de euros cuando según la legislación tendría que haber dado mucho más. Esto en cuanto a patrimonio. A la hora de Cáritas, nosotros manejamos 3 millones de euros y abarcamos mucho porque, gracias a Dios, ya no sólo por el dinero sino por los católicos y las católicas así como sus voluntarios que están ahí. Porque un camión de papas lo lleva cualquiera. El problema es: descargue usted el camión, enváselo, almacénelo y repártalo. Eso es lo que vale dinero. No sé si otras instituciones abarcan tanto con ese dinero. Qué tenemos pecados, errores y miserias, ya lo sabemos. Los santos los proclama la Iglesia y son poquitos.

Jose Mazuelos 4

Ya que me está hablando del patrimonio, ¿cuál es su estado real y qué es lo que ha pasado y está pasando con la iglesia de Santiago? 

Con Santiago es toda la cuestión de la crisis, ahí estaba la Junta de Andalucía que llevaba la obra porque era un BIC, un asunto de urgencia. Yo al llegar me encontré con la obra haciéndose y sabía que la Junta era la responsable. Cinco meses antes de que quebrara la empresa, ví a la Consejera de Cultura, que en ese momento era Rosa Torres, en la inauguración del retablo de la iglesia de Arcos. En ese encuentro, le dije que tendríamos que hablar de Santiago porque ya iba a acabar la primera fase e iba a empezar la segunda. Ella me dijo que la segunda fase a ella no le importaba y que no quería saber nada de Santiago ni de nada. Yo me quedé callado suponiendo que ya se hablaría. ¿Qué ocurrió? Que se para la obra porque hay un robo y por eso me entero. Después de un robo. Nadie me comunica que la obra se había parado. Parada la obra vemos la figura que se había robado. Yo llevaba aquí tres años de Obispo. Se le comunicó que se había robado, se le dijo que nosotros conservábamos eso a la Junta de Andalucía y cambió. Tengo que decir que cuando estaba Pilar Sánchez ella sí se preocupó por la iglesia de Santiago, mediaba entre la Junta y nosotros y me decía que ya veríamos. Con la antigua Delegada de Cultura mantenemos buenas relaciones pero desde las elecciones en las que se unieron el PSOE e IU, unieron consejerías de Educación y de Cultura, donde a la Cultura se le deja totalmente lista, fue donde aparece el problema de Santiago. ¿Por qué aparece Santiago de nuevo? Porque vienen personas alarmadas diciendo que eso se va a caer, que están viendo grietas en la torre y que corre peligro. Por lo tanto, fuimos a ver al arquitecto de las obras que se habían quedado paradas y lógicamente el arquitecto nos dijo que al llevar cuatro años paradas, lo antiguo estaba tirando de lo nuevo y que la iglesia de Santiago se caía. Ante esta realidad, intentamos ver por vía judicial a ver si la empresa soluciona vías. Ellos dicen que no quieren saber nada porque la Junta de Andalucía les debía dinero y asimismo no estaban por la labor de quitar la suspensión de pagos de la empresa. A la Junta de Andalucía le escribimos y no recibimos señales de vida. Por lo que quedaban dos opciones: o se dejaba caer o salíamos al frente. Le dijimos al arquitecto que nos hiciera un estudio. Y en su proyecto nos dimos cuenta que lo que quedaba de obra eran 200.000 o 300.000 euros y la obra se basaba en 2 millones de euros porque todo lo nuevo tiraba de lo antiguo. No solamente era terminar la cimentación sino terminar la capilla del Sagrario, la capilla del Bautismo, la Espadaña, la torre, etc. Yo podía haberme quedado callado, se hubiera caído y la responsabilidad hubiera sido de la Junta de Andalucía. Nosotros le mandamos la carta mostrando nuestra preocupación cuando era problema de la Junta de Andalucía. Lo que pasa que aquí no consiste en de quién es la culpa. Además, yo tenía las espadas cubiertas. Si Santiago se hubiera caído y mata a alguien yo, judicialmente, no hubiera tenido ningún problema como propietario ya que estaba todo a nivel judicial. Entonces hablé con María José García-Pelayo, con el Ayuntamiento, La única vía, ya que el juez no nos dejaba entrar, la Junta no quería o no podía resolver el problema, la empresa decía que suspensión de pagos era que ella quería cobrar, era que el Ayuntamiento le obligara a la propiedad a ejecutar la obra. Eso suponía, claro, que la propiedad tuviese que afrontar 2 millones de euros. Ante esto García-Pelayo aseguró que iba a ayudar en la medida de lo posible, yo le estoy muy agradecido, y nos lanzamos a la obra.

Por lo tanto es usted es partidario de abrir los templos como reclamo turístico. 

Claro, por desgracia Andalucía y parte de España ha quedado como la única industria que nos va a quedar, a no ser que Dios ponga remedio y algunos hombres inteligentes intenten evitarlo, va ser para el turismo. Es el balneario de Europa, mientras dure, y después a lo mejor seremos balneario de América. Es verdad que es una gran industria, no es la única, pero que hay que explotar. La Iglesia tiene mucho que aportar a esa industria pero sin perder de vista que la Catedral no está hecha solo para el turista sino para vivirla.

Pasamos a algunas cuestiones de actualidad, ¿qué ha cambiado en nuestra sociedad desde el SÍNODO de la familia del siglo XXI? 

En nuestra sociedad ha cambiado todo. Se va introduciendo la secularización, se va poniendo en crisis la familia y yo digo que es una sociedad que se va intoxicando del neocapitalismo salvaje, si buscas un diagnóstico. Empezamos a vivir toda esa cultura del “yo”, del “tener” de la economía del descarte, como dice el Papa Francisco y se va notando. Todavía en España gracias a Dios hay una red social importante de cofradías, de amistad. Mira, hay matrimonios que se rompen pero al final todo el mundo quiere volver a reconstruir la familia.

Me ha mencionado a su santidad el Papa Francisco. ¿Cree que está cambiando la iglesia? 

No creo que la esté cambiando. Lo que sí está dando es un rostro a los cimientos que puso Benedicto XVI y Juan Pablo II. Francisco bebe mucho de Benedicto XVI. Más de lo que la gente piensa, solo que Benedicto XVI era un intelectual. Ese sí que era un intelectual. Un hombre con una cabeza única y en un futuro será considerado uno de los doctores de la Iglesia. Él puso todo y el Papa Francisco consigue que llegue a la gente. Por ejemplo, si nos metemos en Cáritas In veritate, que es una encíclica social de Benedicto XVI, una auténtica obra maestra, vemos toda esa economía del descarte que está usando el Papa Francisco puesto que tiene más comunicación que sus predecesores. Tampoco olvidemos que es argentino, es castellano parlante, nosotros lo entendemos. Habría que ver las traducciones que les hacen a los alemanes y a los ingleses como las que a nosotros nos hacían del polaco o del alemán.

Este próximo año la iglesia celebra el año de la misericordia, ¿qué se pretende con esta celebración? 

Ya lo dice el papa Francisco, estamos en una sociedad donde se quiere eliminar y no se acepta un Dios Misericordioso, cosa que es lógica. Cuando el hombre quita a Dios y entra en la mentira de la auto-creación, lo primero que tiene que tapar es su debilidad. Por eso siempre se tendrá que justificar. Es la sociedad de la justificación. ¿Qué pasa? Al final es una exigencia y esa auto-creación es tan dañina para el hombre que nosotros tenemos un tesoro que ofrecer. Oye, que como todo hombre ‘metemos la pata’. Todo hombre no es perfecto sino que nuestro Dios es un Dios rico en misericordia. Que es posible aceptarse y recibir el perdón. Aquí no estamos con los “superhombre”. Lo que pasa que detrás de ese neocapitalismo salvaje hay mucho del “superhombre”, aquel que ya ha matado a Dios y crea a la Tierra. Pero claro, la Tierra de vez en cuando pega unos ‘explotíos’ (hay tormentas, volcanes…) que es muy complicada de ganar. El antídoto es el Dios misericordioso que se acerca, que está con el hombre y que trae el perdón. Sabemos que Dios existe porque nos han perdonado. El perdón, ese gran tesoro de la Iglesia Católica. Como dice el Papa Francisco, tenemos que aprender a mirarnos con los ojos que Dios nos miraría, entonces otro gallo cantaría. Nos exigiríamos menos, estaríamos más tranquilos sin tener que buscar siempre culpables por ahí.

Jose Mazuelos 5

Usted como obispo representante de la Iglesia y como médico, ¿qué me puede decir del aborto y de la eutanasia? 

Yo sigo pensando en la dignidad de todos los seres humanos y la tiene desde su comienzo porque va en la vida humana. ¿Cuándo comienza la vida humana? Pues todo el mundo sabe cuándo, ningún científico lo niega. Y comienza con todas sus consecuencias y hay que respetarla. ¿Cuándo acaba la vida humana? Pues igual. Es verdad que la frontera al final y al principio de la vida con todos los adelantos de la biotecnología se ha podido difuminar un poquito, hay que atinar más. Por ejemplo refiriéndome al final de la vida, sobre si se puede mantener artificialmente a un señor vivo, que tampoco eso se llama encarnizamiento terapéutico lo que pasa que después la terminología se manipula. “La Iglesia está a favor de la eutanasia pasiva” No, mire usted, la Iglesia está en contra del encarnizamiento terapéutico y en contra de la eutanasia, de matar intencionadamente a una persona. Si le quiere poner apellido a la eutanasia, se lo ponemos pero… encarnizamiento terapéutico. Ahora con el caso de Galicia, la causa de la muerte quien la produce, ¿la enfermedad o usted que la deja sin beber? Por qué va a dejarla sin beber, sin hidratación, la está usted matando en tres días. Por eso los médicos que saben dicen: “Yo, ni pensarlo. Si la quieres matar, hazlo tú, pero no me hagas cómplice”. Es que me hacen gracia las incoherencias. Ellos se reivindican alegando a que tienen “el derecho a morir dignamente cuando ellos quieran”. De acuerdo, pues ya sabe. No busque al médico para que le mate porque si lo busca está haciendo un acto social ya que cada vez que interviene un médico, además de privado, es un acto social. No es solo el médico y usted, incluye a toda la sociedad, que le pagamos, que mantenemos un servicio sanitario. Y eso es lo que hay que tener en cuenta. Si usted me pide un acto social, claro que yo tengo que opinar sobre la ética. Eso en cuanto al final de la vida y con el principio lo mismo. “Yo hago con mi cuerpo lo que quiera” Efectivamente, con tu cuerpo y con tu vida, pero aquí aparece otra vida. Yo siempre digo que el respeto a la dignidad y a la vida de los seres humanos es una píldora que hay que tragársela entera. No vale a ‘cachitos’, que trae problemas. O entera o no te la tragas. “Yo me trago la píldora hasta los tres meses si el niño es normal, hasta los cinco meses si el niño no es normal”. ¿Al final qué estás diciendo? Yo me puse negro cuando se debatía la ley cuando una periodista de gran audiencia en Telecinco, Ana Rosa Quintana, escandalizada exclamando que “¡cómo se le iba a obligar a una mujer tener un niño síndrome de Down!” cuando los que tenemos a síndrome de Down cerca comprobamos que son más normales que ellos. Entonces, ¿qué es lo humano eliminar el síndrome de Down o decirle a la sociedad tranquilo que tenemos a unos padres que responden de los débiles, si te mueres no va a pasar nada porque tenemos buenos centros, hay una buena estimulación precoz desde que nace, hay unos psicólogos, tus niños serán autosuficientes, hay otras familias? Eso sería lo humano. Claro, eso vale dinero, es más barato lo otro y encima se le pone el título de progresista haciéndole un favor al progreso, claro. De esos progresos me río yo.

Y sobre los refugiados, ¿qué plan tiene previsto para los que lleguen a nuestra diócesis?

A ver si llegan… Tenemos planes para acoger a algunas familias pero a ver si llegan porque depende de Europa y hasta que no abran la frontera no va a llegar ninguno. Ahora se están moviendo un poco los que estaban ya por aquí. Cuando vengan, claro que vamos a prestarle toda nuestra ayuda. Pero repito, también les estamos prestando ayuda a todos esos inmigrantes que están pasando por la frontera de Ceuta y Melilla. Nosotros estamos haciendo ya y hemos tenido acogidos a inmigrantes ilegales durante un tiempo cuando hubo una avalancha grande que después se han ido. Lo que pasa que no se ha enterado nadie.

¿Tendremos a Monseñor José Mazuelos mucho tiempo al frente de la diócesis jerezana? 

Eso no lo sé yo. El que me trajo me llevará cuando sea conveniente pero no tengo ni idea. Yo trabajo aquí como si fuera para toda la vida y le pido a Dios quedarme aquí toda mi vida, a lo mejor los jerezanos le piden a Dios que me vaya pronto (se ríe). Yo estoy bien, en todos los sitios donde he estado está detrás el de arriba y, bueno, me va llevando.