Sevilla tiene un color especial… y “Jeré” un señorío que no se puede aguantar

La revista digital de viajes traveler.es publica un estupendo reportaje dedicado a qué hacer en 48 horas en Jerez

Maria Luisa Zotes ha dedicado en la revista traveler.es un estupendo reportaje dedicado al turismo en Jerez, y más exactamente a qué hacer en sólo 48 horas en la ciudad del vino, del flamenco y de los caballos.

Pisa de la Uva en Jerez

La periodista comienza con una bella introducción: “Sevilla tiene un color especial… y “Jeré” un señorío que no se puede aguantar. Nada mejor que prolongar el verano en un relajante fin de semana en esta localidad gaditana, para vivir la dolce vita a la andaluza, elevada al cuadrado”.

La revista hace un repaso de qué visitar desde la llegada en avión: “para aterrizar con salero (y sí señores Jerez tiene aeropuerto), comienza por unos vinitos en los bares de la entrañable Plaza Plateros”.  Zotes no deja pasar el lugar típico en la actualidad por sus bares y su relevancia histórica árabe, debido a su situación de cruce entre la actividad comercial, la religiosa y la militar.

La revista anima a los visitantes a probar la gastronomía jerezana: “Entónate con un fino y una mijita de carne mechá” unas tortillitas de camarones o un montadito de pringá”. Recordando además que con toda probabilidad algún cantante flamenco amenice la velada con sus cantes.

No deja pasar uno de los platos fuertes de nuestra tierra, la ruta del vino a través de los auténticos tabancos de la ciudad, mencionando a varios con verdadera solera, arte y tronío, sin olvidar dar un paseo por el Alcazar y su muralla.

Para el primer día de visita aconsejan empezar el día con un desayuno andaluz en la Plaza del Banco, y seguir con una visita obligada a las Bodegas de González Byass, la bodega más reconocida internacionalmente de Jerez. A continuación, proseguir con una comida en El Bichero, un restaurante de pescado situado en la llamada Pescadería Vieja, y continuar de vinos en el Bar Juanito.

calle-ciegos-gonzalez-byass

Inolvidable por su grandeza es La Cartuja de Jerez, de la segunda mitad del siglo XV y uno de los edificios religiosos de mayor valor artístico de la provincia de Cádiz, por lo que su visita es imprescindible. Para cenar que mejor que ir a tapear a la Plaza de Rafael Rivero.

Para el segundo día de viaje no se puede escapar acudir al espectáculo “Cómo bailan los caballos andaluces” de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre; un auténtico ballet de doma al estilo clásico, vaquero y de equitación tradicional con música clásica española y vestuario a la usanza del siglo XVIII.

Número de paso a tres a riendas largas ofrecido por la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre de Jerez | Azahara Photography
Número de paso a tres a riendas largas ofrecido por la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre de Jerez | Azahara Photography

Traveler.es no quiere dejar pasar la importancia que tiene la vida del centro y por tanto del tradicional mercado de abastos, así como de la imagen tradicional de el Gallo Azul, situado en un edificio de estilo neo mudéjar diseñado por el arquitecto Aníbal González.

Imprescindible por su historia es recorree los edificios religiosos como la Iglesia de San Dionisio del siglo XVIII, la de San Marcos, la de San Miguel o la de Santiago.

jerez-catedral

Para cargar las pilas en esta fabulosa ruta que ofrece María luisa Zotes para traveler.es, aconseja tomar unas tapitas en la Plaza de la Asunción y visitar la Catedral.

Para terminar culminan su reportaje con más lugares imprescindibles de acudir cuando repitan la escapada a tierras jerezanas.