“El Gobierno Municipal miente a la opinión pública sobre el Presupuesto de 2016”

Ganemos Jerez informa de que “el objetivo es que los graves incumplimientos del Plan de Ajuste pasen desapercibidos”

 COMUNICADO ÍNTEGRO DE GANEMOS JEREZ 

El martes, el Gobierno Municipal puso en marcha una escenificación más a las que estamos empezando a acostumbrarnos. En la reunión con los demás grupos políticos, de apenas 15 minutos de duración, sólo intervino la alcaldesa y no hizo mención alguna a sus responsabilidades en el bloqueo municipal, ni a los graves incumplimientos del Plan de Ajuste y presupuestarios, incumplimientos que pueden alcanzar los 7 millones en 2016.

ganemos
Entregó a la oposición el presupuesto acordado con Ganemos Jerez en Septiembre de 2017, con una serie de modificaciones, que pasamos a continuación a desglosar, más el Informe del Interventor solicitado por el delegado de Economía, que recoge los obvios perjuicios de estar a estas alturas sin Presupuesto de 2016. Una escenografía preparada para tratar de atribuir a la oposición la responsabilidad que el Gobierno no va a asumir porque siempre encuentra culpables de su nefasta gestión.

Lo más grave es que la nota de prensa municipal emitida con posterioridad recoge un buen número de mentiras. Adjuntamos el documento aportado por el Ayuntamiento con las cifras para que todas y todos podamos comprobarlo.

El Gobierno asegura que “en este Presupuesto se han incluido las indemnizaciones a los trabajadores del ERE, en 4.500.000 euros”. Es una afirmación radicalmente falsa, pues incluye solo 641.468,72 euros. También dice que “se incluye la disminución del abono de las productividades y los nuevos cuadros horarios, entre otros asuntos”, cuando con respecto al proyecto de Presupuestos de septiembre de 2016 se incrementa en 208.064,59 euros el concepto de productividad y en 200.000,02 el concepto de Gratificaciones.

El Gobierno dedica el ahorro de 1,3 millones por la no readmisión del ERE (1.169.476,96 euros de las retribuciones y 115.402,35 de Seguridad Social) a incrementar productividades, gratificaciones, a pagar de sentencias judiciales, al Villamarta y ojo, sólo un 15% al montante de las sentencias por despido improcedente previstas. Todas esas partidas económicas que a través de la readmisión del ERE iban dedicados a reforzar servicios básicos (porteros de colegio, bibliotecas, infraestructuras, Servicios Sociales, etc) lo dedica a enjugar parte del desfase del Plan de Ajuste.

Las cantidades para distintos proyectos y actividades que menciona el Ayuntamiento, que fueron pactadas con Ganemos Jerez, y que están incluidas en el Presupuesto (Emuvijesa, Villamarta, Circuito, Autobuses, Infraestructura en colegios, Juventud, Cultura, Medio Ambiente, etc) no se pueden ya ejecutar, están ya amortizadas en otros gastos que el Ayuntamiento ha efectuado en 2016 y que nada tienen que ver con esas medidas.

Parece que el Gobierno lo único que pretende es aprobar un Presupuesto en 2016, ya vencido, para tenerlo prorrogado todo el año 2017 (como ya realizó con el de 2015). Dichas cantidades no solo no se van a aplicar ya en 2016, sino que son claramente insuficientes para 2017, además de dejar fuera proyectos e iniciativas apalabradas con Ganemos para el año próximo.

Miente el Ayuntamiento cuando dice que está en riesgo, por la no aprobación del Presupuesto, la encomienda y municipalización del Servicio de Ayuda a Domicilio. Lo presupuestado en 2015, y que se ha prorrogado y gastado en 2016, será menor que lo que previsiblemente se gaste en el año 2017, precisamente porque la municipalización del Servicio de Ayuda a Domicilio va a producir ahorro neto.

Mamen Sánchez, al estilo Rajoy, parece querer aparentar que el “caos” puede venir si no se aprueban los Presupuestos, cuando el caos lleva ya entre nosotros muchos meses. Este Gobierno, con ella al frente, es quién lo está provocando, precisamente por no haber cumplido con los acuerdos y con sus obligaciones, que era tener un Presupuesto firmado en julio, tras la aprobación del Plan de Ajuste. Fue posible, estaba prácticamente cerrado con el delegado de Economía, pero prefirió ligarlo todo a su propia seguridad personal. Todavía estamos a tiempo, si es la ciudad lo que le importa y no mantenerse en el sillón sin reconocer los graves errores cometidos.