Descubre los mejores hoteles de diseño de España

Los clientes buscan una puesta en escena que despierte todos los sentidos

  1. Casa Camper (Barcelona)

Además de ser el hotel mejor valorado de Cataluña, Casa Camper se alza como el mejor hotel de diseño de España. El edificio que lo alberga data del siglo XIX y fue restaurado por el arquitecto Jordi Tió. El diseñador Ferrán Amat de Vinçon se ha encargado de transmitir el estilo minimalista característico de la marca. Sus  40 habitaciones son lujosas a la par que funcionales. Algunas son tipo loft y otras separan sus espacios mediante un pasillo o una puerta corredera con el dormitorio con vistas al jardín vertical a un lado y la sala de estar con una hamaca colgante y balcón con vistas al casco antiguo de la ciudad, al otro. La firma pretende ubicar los hoteles en ciudades creativas y cosmopolitas, y el Raval barcelonés fue el enclave elegido para acoger este primer hotel boutique exclusivo. Cabe destacar también el compromiso con el medio ambiente de Casa Camper, que utiliza energía solar para calentar el agua, ropa de cama y toallas con algodón 100% orgánico y jabones naturales.

casacamper3

  1. Only YOU Hotel & Lounge (Madrid)

El Only YOU destaca por su céntrica situación en el corazón de la capital y por un estilo transgresor que coordina con tintes coloniales. El hotel se alza sobre un antiguo palacete completamente reformado y rediseñado por Lázaro Rosa Violán para dotar al edificio del espíritu cosmopolita de Madrid. Sus habitaciones están decoradas de manera exquisita prestando gran atención a los pequeños detalles para hacerlas únicas. Hay hasta cinco tipos de habitaciones distintas: las Premium tienen vistas al Teatro Infanta Isabel; en las Junior Suite se puede elegir entre un loft o una habitación con salón y chimenea; la habitación Only YOU Secret cuenta con una terraza de 30 metros cuadrados, y  la emblemática Suite Only YOU Moments tiene techos abuhardillados y un amplio vestidor. En su restaurante YOUnique diseñan un menú que fusiona la comida más tradicional y genuina de la capital con la gastronomía mediterránea.

  1. Caro Hotel (Valencia)

Caro Hotel ya fue reconocido como uno de los mejores hoteles de diseño de 2014 y este año escala posiciones. El arquitecto Francisco Jurado y el interiorista Francesc Rifé rehabilitaron el edificio poniendo gran ímpetu en respetar e integrar los elementos originales en este hotel de 5 estrellas de aire contemporáneo. Reconocido como el primer hotel-monumento de Valencia, alberga elementos de las culturas que dejaron huella en la ciudad, como algunas piezas del Circo romano, un gran salón de baile con el artesonado rococó original y restos de la muralla árabe de Valencia. También conserva los arcos y la escalera originales del antiguo Palacio del Marqués de Caro. A modo de pequeño museo, en el Meta Bar se exhiben restos arqueológicos encontrados en la restauración del hotel como azulejos góticos y candiles árabes.

  1. Ayre Hotel Oviedo (Oviedo)

Ayre Hotel Oviedo está integrado en el complejo diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava que incluye también el Palacio de Congresos Ciudad de Oviedo y el centro comercial Modoo. Cuenta con 155 habitaciones amplias con un estilo sofisticado y vanguardista que combina confort con tecnología puntera. Con un sistema de cromoterapia integrado en el cabecero de la cama es posible ajustar los colores e intensidad de la iluminación y las bases para iPod que se encuentran en cada habitación permiten disfrutar de tu propia música. El hotel cuenta también con un lounge bar, un restaurante que ofrece cocina asturiana creativa y el Spa Urbano Aquayre.

  1. Hotel San Roque (Garachico, Tenerife)

El Hotel San Roque se encuentra en la Isla Baja, el noroeste de Tenerife, rodeado de piscinas naturales bañadas por el Atlántico y a la sombra del Teide. Este hotel de cuatro estrellas ocupa una casa señorial del siglo XVIII catalogada como edificio histórico, por lo que se ha respetado rigurosamente su arquitectura original. En él se mezclan el diseño de vanguardia con el pasado histórico de Garachico. Una interesante colección de obras de artistas locales decora las zonas comunes del hotel. Sus habitaciones son únicas, diferentes en distribución, color y personalidad. Están decoradas con mobiliario de Rennie Mackintosh y arte contemporáneo en sus muros. Destaca la suite La Torre con más de 50 metros cuadrados distribuidos en tres plantas y vistas al mar a través de sus cuatro ojos de buey, emulando un camarote.

35795_san-roque0045

  1. Marqués de Riscal Luxury Collection Hotel (Elciego)

Diseñado por el aclamado arquitecto canadiense Frank O. Gehry, el hotel Marqués de Riscal es toda una referencia entre los hoteles de diseño en nuestro país. Un capuchón de titanio con formas ondulantes reviste el exterior y evoca con su colorido morado, dorado y plateado el vino tinto y las distintivas botellas del Marqués de Riscal. Su sofisticado interior lleva el sello inconfundible de Gehry: ventanas en zigzag, techos de gran altura y excepcionales detalles que convierten en una obra de arte cada una de sus 43 habitaciones. Destaca la Suite Gehry, con enormes ventanales, paredes inclinadas y una sala de estar independiente. El arte, la gastronomía, el vino y el paisaje también son pilares fundamentales de este lujoso hotel. Por eso, su cuidado diseño llega hasta los restaurantes Marqués de Riscal, con estrella Michelín, y Bistró 1860, donde degustar la cocina de autor del chef Francis Paniego.

  1. Hotel OMM (Barcelona)

Con apariencia cautivadora y misteriosa, el Hotel Omm busca la combinación perfecta entre forma y función. En sus 91 habitaciones y suites se respira una atmósfera futurista gracias a la decoración pulcra y modular. Las encargadas de diseñar el interior, Sandra Tarruella e Isabel López, basan su concepto en líneas simples, materiales naturales y un equilibrio entre color y volumen alejado de lo extravagante. En la fachada de piedra caliza, obra del arquitecto Juli Capella, el ángulo de las ventanas recuerda a las páginas de un libro abierto, que además permite que la luz natural inunde las habitaciones. En pleno paseo de Gracia, desde la piscina de la azotea se pueden admirar La Pedrera de Gaudí, la Sagrada Familia y el castillo de Montjuïc.

  1. Hotel Alfonso XIII (Sevilla)

Emblema de Sevilla desde 1929, el Hotel Alfonso XIII fue renovado recientemente para convertirse en un cinco estrellas que conserva su halo de historia y la elegancia de antaño. Dispone de un total de 151 habitaciones que homenajean a las diferentes épocas del pasado de la ciudad y de España. Algunas están decoradas siguiendo el patrón andaluz, con cabeceros de piel y vistas al patio; otras se inspiran en el diseño marroquí con decoración mudéjar y en algunas otras se apuesta por un estilo castellano, sobrio y castizo. Detalles en seda y lino, candelabros de cristal de Bohemia, baños de mármol, azulejos sevillanos y muebles antiguos caracterizan el hotel. Encontramos representación del estilo Art Decó en su elegante Bar Americano. Además, en su interior se encuentran una boutique Loewe y una joyería Vasari.

  1. Brondo Architect Hotel (Palma de Mallorca)

Cerca de la zona comercial más exclusiva de la isla, encontramos Brondo Architect Hotel. Abrió sus puertas en 2011 y ya se ha convertido en un referente de diseño en la ciudad. Con un estilo bohemio chic, combina la arquitectura mallorquina propia del siglo XVII con un diseño industrial que recuerda a los lofts neoyorquinos. Las habitaciones están inspiradas en las obras de reconocidos arquitectos como Aalvar Alto, apasionado de lo orgánico, que da nombre a una habitación con vigas de madera policromadas y mobiliario de teca, o Rem Koolhaas, también guionista y periodista, que bautiza una suite con paredes forradas con papel de periódico. Para los amantes no solo del diseño sino también del arte, el hotel integra su propia galería, Art District, y una biblioteca con más de 400 libros sobre arquitectura.

DSC7544-e1420283694296

  1. Hospes Amérigo (Alicante)

En pleno centro histórico de Alicante se encuentra el hotel Hospes Amérigo, un antiguo convento de los Dominicos. De la histórica fachada llaman la atención sus balcones al estilo Romeo y Julieta y los arcos neogóticos de sus ventanas. El mármol blanco pulido y el cristal son los protagonistas del vestíbulo. En las habitaciones dominan las texturas simples y una paleta de colores neutros que crean una cálida atmósfera junto con el contraste de la madera. Los elementos decorativos son discretos con un toque burgués, recordando un pasado sofisticado. Su restaurante Monastrell, de diseño minimalista y con contraste de colores, está liderado por María José San Román, reconocida por su cocina de raíces mediterráneas tradicionales.