Pedro Pacheco sale de la cárcel para volver al banquillo

Este martes se enfrenta a un nuevo juicio en el que le piden siete años más de condena

El exalcalde de Jerez, Pedro Pacheco, saldrá este martes por primera vez de la prisión en la que ingresó hace más de un año para enfrentarse a un nuevo juicio. En este nuevo caso piden para el andalucista otros siete años de cárcel por la venta fraudulenta de un solar municipal.

fotonoticia_20150902165525_1280
Imagen de Europapress.

Pacheco, que cumple una pena de cinco años y medio de prisión por delitos relacionados con la contratación de dos compañeros de partido en empresas municipales, se enfrenta a esta nueva petición de condena, que solicitan para él la Fiscalía Anticorrupción y el Ayuntamiento de Jerez por la supuesta venta fraudulenta del solar de la antigua estación de autobuses de Jerez.

En su escrito de conclusiones provisionales, el Fiscal Anticorrupción sostiene que Pacheco cometió presuntamente delitos de prevaricación continuada, fraude a la administración y falsedad en documento oficial, en concurso medial con el delito de estafa, al vender este solar.

La venta se consumó en 2006, tras un proceso que duró dos años, “con desprecio total de las normas administrativas y legales de contratación pública” para “beneficiar de manera arbitraria” a una sociedad, causando un “grave perjuicio” al patrimonio público municipal, ya que la antigua estación de autobuses se vendió en 2,7 millones de euros cuando su valor real de mercado “nunca podría ser inferior” a 4,4 millones, según la Fiscalía.

Junto a Pacheco, entonces teniente de alcaldesa y vicepresidente de la Empresa Municipal de Suelo (Emusujesa), se sentarán en el banquillo de los acusados el entonces gerente de la empresa municipal, Miguel Ballesteros; los promotores José Luis López y Francisco Chaves; y sus “hombres de paja” Joaquín López, Ángel Monereo y Vicente Cervera.

Además de penas de cárcel para todos ellos, el fiscal pide que indemnicen de manera conjunta y solidaria al Ayuntamiento de Jerez con 1,6 millones de euros, el dinero que el consistorio dejó de percibir por la “venta fraudulenta” del solar.

Según la Fiscalía, Pedro Pacheco y Miguel Ballesteros se aprovecharon de su posición en Emusujesa, se pusieron “de común acuerdo” y “guiados por el ánimo de favorecer de manera arbitraria” a los promotores José Luis López y Francisco Chaves dirigieron el procedimiento de venta del solar “según su capricho”.

Así Pacheco y Ballesteros lograron primero que el Ayuntamiento transmitiera la propiedad de la finca a Emusujesa para, a partir de ahí, y amparándose “en la necesidad imperiosa” de obtener liquidez, proceder a su venta a Ingeniería Jienense S.L.

Para dar apariencia de legalidad a la operación se “simuló” un procedimiento negociado en el que se presentaron tres ofertas supuestamente llegadas de otras tantas empresas, pero que realmente procedían de los mismos promotores.

El procedimiento de venta abarca el tiempo en el que Pedro Pacheco era teniente de alcaldesa primero de la popular María José García Pelayo y después de la socialista Pilar Sánchez, por lo que ambas, en virtud de su cargo, presidían Emusujesa.

El juicio, que se inicia el próximo martes en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Cádiz, se prolongará hasta febrero. Será la primera vez que el que fuera alcalde de Jerez durante 24 años salga de la prisión de Puerto III, en la que ingresó hace poco más de un año y dos meses, el 24 de octubre de 2014, para cumplir su primera condena.

Un tiempo que, según han señalado a Efe amigos del exalcalde, no ha minado su estado de ánimo: “Está perfectamente adaptado a la vida en prisión. Lee mucho, hace ejercicio y como abogado ayuda a otros presos. Está muy bien de aspecto”.

Pedro Pacheco tiene aún otros procesos judiciales pendientes de juicio. Entre otros, la Fiscalía Anticorrupción pide para él otros seis años de prisión por regalar en 2006 a la hermandad de El Rocío de Jerez los 123.627 euros que costaron las obras para reformar la casa que esta asociación tiene en El Rocío, que fueron cargadas al erario público con facturas falsas que simulaban ser obras menores en barriadas de la ciudad.