Ganemos Jerez disconforme con la gestión del PSOE en la Diputación

El partido jerezano muestra su decepción con el modelo de gobernanza en Cádiz

Ganemos Jerez hace balance sobre el año de trabajo del Gobierno de la Diputación de Cádiz mostrando su disconformidad y decepción con el modelo de gobernanza desarrollado por el Equipo de Gobierno del PSOE hasta el momento. La agrupación de electores esperaba mucho más del PSOE en términos de consenso, transparencia, regeneración y calidad democrática. Sin embargo, ha puesto en marcha políticas continuistas con las prácticas y el estilo del Partido Popular, haciéndose valer de un partido bisagra para sacar adelante sus propuestas más controvertidas sin apenas consensuar, trabajar juntos ni llegar a acuerdos.

Ganemos Jerez en Diputación

Para la agrupación de electores, la Diputación ha aprobado planes pobres o vacíos de contenido como el Plan de Pobreza Energética o el Plan Estratégico Desarrollo Socioeconómico, que contaban con una escasa, por no decir nula, participación de los demás grupos políticos ni de los principales agentes sociales o expertos relacionados con su ámbito temático. Para sacar adelante planes de tanta envergadura, Ganemos entiende necesario un trabajo colectivo previo más intenso y coordinado.

Y cuando Ganemos hace referencia a la coordinación, se refiere también a la coordinación entre el propio PSOE, a menudo en contradicción con lo que hace en Cádiz y predica en Jerez o viceversa.

No es cierto, por tanto, que el equipo de Gobierno llame a todos los grupos políticos y consensue las medidas que se aprueban en el Pleno Provincial, de hecho, ni siquiera parece conocer la identidad ni la ubicación de Ganemos Jerez, habiendo llegado a acusar a este Grupo Político de no asistir a importantes convocatorias (sectores agrario y almadrabero), cuando la realidad era que las correspondientes citaciones fueron remitidas al Grupo Parlamentario de Podemos Andalucía.

Por contra, el Equipo de Gobierno ha tratado de tumbar todas las propuestas que ha presentado Ganemos Jerez que tienen como objeto abrir espacios de participación y debate o de potenciar la transparencia. Y para ello suele utilizar tibios argumentos burocráticos más de forma que de fondo, asumiendo un papel paternalista con el resto de la oposición. De este modo, no han admitido mayor participación en la gestión de la ITI, tampoco crear una mesa de trabajo que regulara la publicidad institucional ni ha permitido fiscalizar el Plan de Activación Profesional en las ELAs o justificar las dotaciones económicas de los grupos políticos de Diputación, por poner algunos ejemplos.

Ocurre que estas negativas a la transparencia y participación no son casos puntuales ni propios de la discordancia política, sino que responden a un patrón. Con los datos en la mano, es obvio que al Partido Socialista no le interesa las demandas ciudadanas que día tras día nos hacen llegar para cambiar el modelo de la Diputación.

La presidenta Irene García, al más puro estilo Mariano Rajoy, aprueba las decisiones fundamentales de la Diputación sin apenas trabajo cooperativo ni consenso, demostrando un escaso talante democrático, siempre bajo el amparo de un Partido Andalucista cómplice de esta inercia. Esta es una dinámica injusta, pues Ganemos Jerez ha presentado sus propuestas con todo el espíritu constructivo posible, con un lenguaje y un tono cooperativo y responsable, en contraprestación con la actitud altiva, cerrada y ofendida que ha demostrado el equipo de Gobierno.

Enmarañando las propuestas en cuestiones legales, procedimentales y burocráticas, el aparato del Gobierno de la Diputación de Cádiz obstaculiza y entierra cualquier intento de abrir a la ciudadanía esta institución y modernizarla. Ganemos Jerez no va a dejarse intimidar por la inercia de Diputación ni va a cesar en su empeño de hacer las instituciones unos organismos públicos al servicio de la gente, para eso creó la agrupación de electores, precisamente para solucionar el déficit democrático que la ciudadanía siente en Jerez y en nuestra provincia, y en ello va a seguir trabajando. No importa las veces que tenga que llamar a la puerta reivindicando una Diputación democrática, participativa y transparente.