Continúa la bronca en el Ayuntamiento de Jerez

El PSOE se niega a negociar con los sindicatos e incrementa el gasto de Personal

Tensión en la reunión de la Mesa General de Negociación al intentar imponer la delegada de Personal las modificaciones de la Relación de Puestos de Trabajo

Según ha podido saber Mira Jerez, la nueva estructura del PSOE incrementaría el capítulo I de gasto de personal en 600.000 euros.

La negativa de la teniente de alcalde y delegada de Empleo, Recursos Humanos y Deportes, Laura Álvarez, a negociar la propuesta de modificación de la RPT (Relación de Puestos de Trabajo), para adoptar los cambios de la estructura administrativa derivados de la nueva organización política del PSOE, ha abierto un nuevo frente en la delegación tras negarse a consensuarla con las secciones sindicales, lo que puede conllevar a la nulidad del procedimiento, además de suponer el incremento en el gasto de personal, y la ilegalidad de que los funcionarios no puedan acceder a los puestos de trabajo reservados para ellos.Laura_Alvarez_pres_proyecto___Emprende_tu_aventura

Dos días después de que la alcaldesa Mamen Sánchez intentará zanjar la crisis abierta en Personal con el ascenso de su directora, Rocío Montero, los cambios que quiere introducir el nuevo Gobierno municipal del PSOE en la RPT ha desatado una nueva bronca en la Mesa General de Negociación Conjunta del Ayuntamiento, celebrada el pasado jueves.

Según la información a la que ha tenido acceso Mira Jerez, el rechazo de Laura Álvarez a la petición unánime de las secciones sindicales de no aprobarse la propuesta hasta llegar a un acuerdo, dada la importancia de los cambios que se prevén en la misma, provocó, en el transcurso de una tensa reunión, una avalancha de críticas, denunciando el SIP, en un comunicado interno a la plantilla, el carácter “dictatorial” del nuevo Gobierno municipal.

Todo comenzó cuando las secciones sindicales solicitaron a la delegada disponer de más tiempo para estudiar la documentación entregada en el transcurso de la sesión, ya que en los días previos, sólo se había enviado parte de la misma, pese a que en la propuesta se recogen asuntos tan relevantes como la creación de nuevos puestos, así como la amortización de plazas y la modificación de la denominación de algunos de ellos.

A pesar de que la petición fue unánime, Laura Álvarez mantuvo su negativa a seguir negociando, lo que provocó que ningún sindicato diera su aprobación a la misma. De esta manera, CGT se negó a participar en la reunión, el SIP y CSIF votaron en contra y la ATMJ, CCOO y UGT se abstuvieron. En la reunión, algunos sindicatos avanzaron ya a la delegada su decisión de acudir a los tribunales si se aprueba en Junta de Gobierno Local (para que lo que sería necesario informe de Intervención), ya que, según ha podido saber Mira Jerez, si el Gobierno municipal aprueba la modificación sin el consenso de la mayoría sindical el acuerdo sería nulo de pleno derecho por falta de negociación.

Falta informe jurídico

Por otro lado, según parece, el único informe jurídico que va en el expediente tan solo se dedica a justificar, con escasa fundamentación, que la propuesta de modificación no es negociable. Al parecer, el problema reside en que en la propuesta no solo se contienen puestos de estructura, por lo que dicho informe carecería de validez. Según las informaciones a las que ha tenido acceso este medio, es necesario que se emita un Informe jurídico que diga si las funciones de los puestos nuevos son propias del personal laboral y si es posible la exclusión del acceso del personal funcionario de carrera a dichos puestos como se está haciendo.

En la propuesta los nuevos puestos son clasificados de laborales y, por tanto, según lo recogido en la misma, los funcionarios no podrían acceder, lo que obligaría a emitir un informe jurídico sobre si esa decisión se ajusta a la legalidad.

Más costosa

Según la información a la que ha tenido acceso Mira Jerez, aunque desde el Gobierno municipal se alega que las modificaciones introducidas en la RPT suponen un ahorro de algo más de 350.000 euros, lo cierto, es que los cambios supondrían un incremento del gasto de personal de unos 600.000 euros, ya que el ahorro de los puestos que hay previsto amortizar se ha valorado en más de 900.000 euros, una cantidad que no se corresponde con la realidad ya que algunos de ellos no se han llegado a cubrir y otros están vacantes  y, por tanto, carecen de coste para el Ayuntamiento, según la información recabada. La  nueva estructura significaría, por tanto, aumentar el capítulo de Personal precisamente cuando en el plan de ajuste que se quiere negociar con el Ministerio de Hacienda se dice que los gastos de personal se reducen en un 5%.