La española Valle Guerrero seduce a los consumidores de USA con las Tortas Inés Rosales

¿Podrían endulzar a Donald Trump? “Estas Tortas de Aceite endulzan hasta al más amargo”

Nacida en Minas de Riotinto (Huelva, España) y criada en Sevilla, Valle Guerrero se siente sevillana pero sin renunciar a sus raíces onubenses, de las que está muy orgullosa.

Valle Guerrero en Fancy Food Show NY 2016
Valle Guerrero en Fancy Food Show NY 2016

A sus 36 años es, desde septiembre de 2014, la responsable de negocios de Inés Rosales en Estados Unidos, aunque ya llevaba unos meses en el departamento de exportación de la marca “repartiendo tortas por otros países del mundo, China, Inglaterra, Francia, Alemania, etc.”

Valle lo explica con gracia, asegurando que “Estados Unidos fue siempre mi debilidad, así que antes de mudarme a D.C., estuve viviendo y trabajando en Miami para Extenda, la Agencia Andaluza de Promoción Exterior. Soy una de los cientos de jóvenes formados en sus oficinas y me siento feliz del efecto que esa etapa ha tenido en mi vida”.

Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad de Sevilla, Valle hizo un Postgrado en Investigación y Técnicas de Mercados para continuar luego sus estudios en el Dublin Institute of Technology (Irlanda). Completó su formación con un Master en Administración de Empresas por la Escuela de Organización Industrial (EOI) en Sevilla.

Valle Guerrero posando junto al azulejo de la fábrica de Inés Rosales en Sevilla
Valle Guerrero posando junto al azulejo de la fábrica de Inés Rosales en Sevilla

“Mi experiencia profesional se ha centrado siempre en tres focos: venta, comunicación y marketing. Ya haya sido como profesora en una universidad  privada, como delante de un ordenador en una oficina o viajando en un avión, estos han sido los tres motores de mi carrera profesional, en Sevilla, en Irlanda y ahora en Estados Unidos. Todos estos años me han llevado a donde estoy ahora; un proyecto apasionante en el que cada día surge un nuevo aprendizaje y una nueva oportunidad para crecer en todos los aspectos de la vida, fundamentalmente, en el personal”.

¿Qué supone para una andaluza ser la embajadora de las Tortas Inés Rosales en USA?

Desde que empecé siempre ha supuesto una gran satisfacción, tanto en Estados Unidos como en el resto de países donde Inés Rosales está presente. Al principio fue emocionante formar parte de su equipo por la historia de la compañía y el reconocimiento de la marca en el mercado español y ahora, que ya llevo dos años trabajando en ella, lo es todavía más. Son las personas las que construyen las empresas e Inés Rosales es una compañía sustentada en valores que creo que han desaparecido en muchas firmas hoy día; el respeto a las personas y el buen trato, la igualdad de oportunidades, la apuesta por la juventud de la mano del conocimiento de los mayores… todas estas cualidades hacen de Inés Rosales una empresa como para estar contentos de formar parte de ella aquí, en España, o en la China.

Las Tortas de Inés Rosales no tienen nada que ver con los Donuts… ¿cómo reaccionan los paladares americanos cuando las prueban?

Me hace gracia esta pregunta porque recuerdo la cara que han puesto  algunas personas cuando las han probado… Las reacciones son muy diversas, y la gran mayoría de ellas son de profundo deleite. Se les ilumina la cara, esbozan una sonrisa, cierran los ojos y se imaginan las diferentes formas en las que pueden consumir la torta de aceite en su casa.

Tenemos mucho que agradecer a los americanos, ya que en parte nos han enseñado sobre nuestro propio producto, lo han redescubierto y les estamos muy agradecidos. Por ejemplo, si en España se consumía la Torta Original, la de toda la vida, con el café, para desayunar o merendar… ¡en Estados Unidos se comienza a vender como snack para acompañarlo con el queso! ¿No es fabuloso? A partir de ahí, se le dio otros usos a la torta, como acompañamiento para el yogur, las frutas de postre o con helado. Sin duda, ¡las combinaciones son ilimitadas, tantas como los paladares acepten¡

¿Qué especialidades triunfan más aquí en USA?

Las tortas de aceite se presentan en dos variedades: dulces y saladas, y cinco sabores. Entre las dulces se encuentran la original (de anís), las tortas hechas con naranja de Sevilla, y las de canela. Entre las saladas, las tortas de romero y tomillo y las de sésamo y sal.

Sin que me parezca extraño, la que más triunfa es la original. ¿Y por qué digo esto? Porque por algo es la original… y si lleva existiendo desde antes de 1910 y perviviendo desde entonces… ¡es que tiene que ser muy buena! -recalca Valle haciendo constar sus dotes comerciales- Es la variedad que más se vende en los 32 países en donde exportamos, desde Australia hasta Chile o Canadá.

Sin embargo, las demás variedades son grandes ‘hits’ también. La de naranja es la preferida para muchas personas en Estados Unidos, y la de romero, si quieres pasarte a una variedad salada, es la combinación perfecta para un buen queso y una copita de vino… ¡Deliciosa!

Desde que está al frente de la marca en USA, Inés Rosales ha conseguido importantes logros ¿cuáles destacaría?

Lo cierto es que todos los logros son de equipo. No me gusta asignarme éxitos a mí misma porque no estaría siendo justa. Además, sin un equipo que apoye con sus conocimientos y esfuerzo la entrada y el desarrollo del negocio en este gran mercado, conseguir algo es muy complicado; no imposible, pero sí complicado.

Considero que uno de los logros principales es que sigamos estando en el mercado, en los principales puntos de venta del país, y que sigamos existiendo en la mente de los consumidores americanos.

Que se acuerden de tu producto porque un día una amiga se lo dio a probar a alguien en una reunión y que, dos semanas después, te escriban un email por la web o por el chat de Facebook y pregunten dónde pueden comprarlo en su barrio; o que un señor que se muda ande como loco buscando las Tortas en su nueva ciudad porque todas las mañanas toma una para el desayuno, y nos pregunte directamente dónde las puede adquirir ahora, o que unas estudiantes de español de un Instituto de Carolina del Norte realicen un vídeo contando la historia de nuestra empresa, alentadas por su profesora americana, pero con una profunda pasión por España y sus tradiciones.

Todo esto son signos de que algo hacemos bien. Estamos en ello y estamos dando pasos cortos pero seguros. Mantenerse en este mercado tan competitivo es duro y requiere grandes esfuerzos; personales y empresariales.

¿Está de acuerdo en que se puede conquistar por el estómago?… si es así, ¿está Andalucía conquistando poquito a poco a los americanos a través de las Tortas?

¡Siiii! ¡Se puede! Sevilla tiene enamorados a muchos americanos con sus Tortas de Aceite. Lo noto cuando hablo con los consumidores en un supermercado donde se venden las Tortas, o con nuestros clientes en una reunión, sobre cómo hacemos las tortas en la actualidad; a mano y con aceite de oliva virgen extra andaluz, y se quedan sorprendidos. Les encanta escucharlo, porque además reconocen en el sabor de la torta, los valores de lo que les estoy contando.

Te podría contar ejemplos de consumidores americanos que son auténticos fans de nuestros productos y hasta nos han visitado en nuestra fábrica en Sevilla. ¡Es increíble! Son verdaderos admiradores de nuestra marca. Esto nos enorgullece.

¿Qué consejos daría a todas esas empresas españolas que buscan introducir sus productos en el mercado de USA? y ¿qué recomendaciones les daría para mantenerse?

Daría varios consejos. El principal es que escuchen al mercado, a sus actores, a quienes tienen por delante en una negociación, que los escuchen e intenten comprender el porqué de sus comentarios y de sus argumentaciones. Esto les dará pistas de cómo funciona el mercado y les evitará más de un error en el acercamiento a sus clientes.

Por otro lado, que se busquen buenos compañeros de viaje y buenos aliados. Con aliados me refiero no sólo a socios empresariales, sino también a personas u otras empresas que están en su misma situación o que lo estuvieron en su día, y que puedan ayudarles a entender cómo funcionan las cosas en este país. En nuestro caso, esto nos ha ayudado mucho. Sin estos apoyos no habríamos llegado a donde estamos ahora.

Y, por último, que vengan con un plan de negocios bien preparado, porque este mercado es muy generoso, pero a la vez requiere muchos esfuerzos; y es por ello por lo que hay que estar siempre bien preparados.

Es muy joven y ostenta un cargo de mucha responsabilidad. ¿Cómo lo hace para compatibilizar su vida laboral con la personal? ¿Hay que renunciar a cosas? ¿Merece la pena?

Gracias por lo de “muy joven” – Valle sonríe y esto le da un aspecto aún más juvenil- Cuando decidí venir a Estados Unidos, a ayudar a poner en marcha este proyecto, sabía que un buen reto me esperaba; lo que no sabía era que iba a ser tan bueno… -se ríe abiertamente ahora- Efectivamente son muchas horas las que hay que dedicarle al proyecto y, a veces, es complicado estar en todos los ‘saraos’ en los que participan tus amigos; también porque viajo continuamente y mis horarios no se ajustan al horario fijo de oficina.

Pero, como bien dices al principio de tu pregunta, aún soy joven y no tengo cargas familiares aquí en Estados Unidos, por lo que este ritmo de trabajo se hace llevadero y me merece la pena.

En su carrera, ¿ha encontrado obstáculos por el hecho de ser mujer?

Creo que nunca me he encontrado con grandes obstáculos por el hecho de ser mujer. Si los hubiera tenido, los recordaría, ¿no? Sin embargo, sí me he encontrado en situaciones en las que el hecho de ser mujer te dejaba en una situación de desventaja aparente. No obstante nunca ha trascendido, porque, siendo consciente de la situación, he tenido que jugar mis cartas de la mejor manera posible, eso sí, respetando todas las posiciones.

¿Se considera feminista?

No, no soy feminista, pero sí abogo por la igualdad de condiciones profesionales para hombres y mujeres. En Inés Rosales el 85% de la plantilla son mujeres, pero no por ello el papel del hombre es menos relevante.  Todos tenemos algo que aportar a la sociedad, a las empresas, a las familias, y la interrelación de ambos sexos es lo que enriquece las relaciones y hace crecer a las comunidades en el ámbito personal y en el profesional.

Valle Guerrero en la fábrica de Inés Rosales de Sevilla
Valle Guerrero en la fábrica de Inés Rosales de Sevilla

Son muchos los jóvenes que llegan a USA buscando una oportunidad y otros muchos se lo plantean debido a la situación laboral en España y Europa ¿Les animaría a venir?

Les diría que no tengan miedo, que se animen, pero que intenten buscar buenos compañeros de viaje, sponsors, que les ayuden a entrar y a forjarse un futuro en el país, de las oportunidades… Y que lo hagan antes de las elecciones que vienen, por si acaso -bromea Valle-.

Cada vez hay más recetas elaboradas con Tortas de Inés Rosales y no necesariamente de postres… En este sentido, ¿diría que están ganando peso como “ingrediente” de platos de alta cocina?

Sin duda, así es. Es un producto con una textura y un sabor únicos, versátiles en la cocina y que otorgan un toque de distinción a los platos en los que se utilizan. ¿Qué más se puede pedir?

En Estados Unidos nos sorprenden algunos chefs con sus creaciones: combinaciones como las de Josu Zubikarai, dueño de SER y cocinero, como a él le gusta llamarse. O la receta de Dan Harri, propietario de Harbor Haus, en Michigan, entre muchas otras.

La historia de Inés Rosales es la historia de una zona y una época de España. ¿Se valora esto en el mercado de USA? Cuéntenos alguna anécdota.

Efectivamente, pero de una historia que es actual, la de una mujer emprendedora que monta una empresa de la nada, movida por la necesidad de sacar adelante a su familia. Esta “lucha” es una de las connotaciones que, aun sucediendo a principios de siglo, sigue vigente en nuestro tiempo actual.

Aquí, en el mercado estadounidense, se valora cuando explicas a los consumidores los orígenes de las Tortas. Personalmente me gusta ver cómo muchas personas admiran la fotografía del equipo de las primeras labradoras, y se quedan mirándola hasta que termina mi explicación de la empresa y del producto. Es como si estuvieran intentando darle vida a la foto a través de la descripción que hago del proceso de fabricación.

Entre las anécdotas más conmovedoras que recuerdo se encuentra la de un español que llevaba muchos años viviendo en el país y que nos escribió un email contándonos su experiencia cuando vio por primera vez las Tortas de Inés Rosales en una tienda de Estados Unidos. Nos cuenta que se echó a llorar emocionado porque le recordaba a su niñez en España y a su madre y su abuela, quienes ya habían fallecido.

Otro gran referente nuestro, quizás ya más conocido gracias al reportaje que hizo El Tiempo Latino, es la historia de Rita Hayworth, cuyo padre nació en el mismo pueblo donde se fundó la empresa, en Castilleja de la Cuesta (Sevilla), debido a lo cual, seguramente tuvo el placer de degustar las Tortas en más de una ocasión. Este dato resulta muy llamativo a algunos americanos que, gracias a historias como ésta, asocian bien el producto a la tradición y a su cultura.

Inés Rosales es un empresa moderna, con un cuidada presencia online. ¿Cree que las redes sociales juegan un papel importante en la comercialización de productos hoy día? ¿Y en la atención al cliente? ¿Cuáles utiliza usted?

Soy una convencida de las redes sociales, virtuales y no virtuales. Inés Rosales tiene amigos dentro y fuera de las redes; y gracias a eso, mucha gente está informada de dónde puede comprar el producto o de cómo puede utilizarlo en la cocina. Creo que las redes son una herramienta indispensable en la comercialización de productos hoy en día, en cualquier sector. Son el punto de encuentro de los entusiastas (y los no tanto) de la marca, y lugares de debates muy interesantes e inspiradores sobre el presente de un producto y su potencialidad en el mercado.

Por mi parte, me he quedado en Facebook, Linkedin y Twitter. Más allá de eso, me resulta complicado llevarlo al día.

Suponemos que echa de menos cosas de España, a su familia y amigos… ¿añora algo más?

El olor de las Tortas recién salidas de horno… Una maravilla. Toda la carretera de Huévar del Aljarafe en dirección a Huelva huele a Tortas de Aceite de Inés Rosales. No te puedes ni imaginar las colas de coches que se forman, y no precisamente para ir a la playa el viernes… ¿Exagero? Sí, está claro, lo mío es devoción.

¿Para cuándo catas de vino de Jerez con tortitas de Inés Rosales? ¿Y tortitas con sabor a Vino de Jerez o a Brandy de Jerez? ¿Cree que tendrían éxito estas alternativas en USA?

Eso, todo es ponerse. Desde luego, dos grandes exquisiteces de nuestra tierra andaluza, juntas, no tienen más remedio que llevarse bien.

En Estados Unidos hay nicho para todo, la cuestión es saber encontrarlo y trabajarlo, así que no lo descarto.

Por último, ¿cree que las tortitas podrían endulzar a Donald Trump?

Las Tortas de Aceite de Inés Rosales endulzan hasta al más amargo… -Valle me sigue la broma- Podemos hacer la prueba, si gana las elecciones, le enviamos una cajita de nuestras Tortas y seguro que le va mucho mejor durante su presidencia.

Desire VidalDesiré Vidal, periodista jerezana afincada en Washington D.C. desde 2014. Ha sido reportera, presentadora de noticias y jefa de redacción y actualmente colabora con varios medios de comunicación tanto españoles como norteamericanos. Además, combina su labor como consultora de Marketing online y especialista en Social Media con sus estudios de postgrado en Periodismo Contemporáneo por la Notre Dame of Maryland University (USA).

No hay comentarios