Mirando como adaptarse

En la adaptación que Cía. Toarte hace de los personajes podemos apreciar las dotes de creatividad de la compañía

Este viernes a las 19.00 horas vuelve a Sala Compañía la obra “Los Diarios de Adán y Eva” de Cía. Toarte, que si bien se basa en los personajes de la novela homónima del americano Mark Twain, muestra una visión muy personal de la misma.teatro toarte adan y eva 1

Estamos acostumbrados a ver novelas que son adaptadas al cine, o incluso que son convertidas en series de televisión, pero también el teatro bebe de las fuentes novelescas para buscar contenidos y subir a los escenarios personajes y tramas narrativas.

Adaptar un texto narrativo para su dramatización puede verse como una traducción de un lenguaje artístico a otro con formas diferentes de contar las cosas. Al leer un cuento o una novela es el propio lector el que con su imaginación da forma a los personajes, el ambiente, los decorados, la iluminación, las voces, los sonidos e incluso la música; estos mismos elementos serán tenidos en cuenta para la puesta en escena de una obra narrativa. Un guión dramático a diferencia de un texto narrativo prescinde de los elementos discursivos propios de la novela, sirviéndose de estos elementos para contar la historia.

Podemos decir por tanto que en esta labor de traducción que supone la adaptación de un texto a un formato dramático tiene los mismos límites que la imaginación de un lector,  pudiendo ser más o menos creativo.teatro toarte adan y eva 2

Así, en la adaptación que Cía. Toarte hace de los personajes podemos apreciar las dotes de creatividad de la compañía, que en una versión totalmente libre y sin ataduras de la novela americana apuestan por una visión inocente, alocada y divertida que hace que podamos ver este clásico de la literatura americana con otros ojos, quizás los ojos de un niño pero que puede ser disfrutada en familia.