“Un Gobierno deshilvanado y al ralentí”

Tribuna libre de José Manuel Mejías Vega, de Ganemos Jerez, en respuesta al balance triunfalista de la alcaldesa, Mamen Sánchez

La alcaldesa ha realizado un balance del Gobierno Municipal que comienza con una introducción de 350 palabras sin decir nada sustancial. Una buena metáfora de lo que ha sido este año, no porque no se haya hecho nada, evidentemente, sino porque ha sido un año más lleno de ideas sueltas, que de realidades. Un año marcado más por las oportunidades perdidas que por lo efectivamente realizado.

Mamen Sánchez
Mamen Sánchez en rueda de prensa | Eliot Navarro para MIRA Jerez

Dice la alcaldesa que pretende ser honesta en su balance, faltaría más, y comienza diciendo que no hará referencia a la herencia recibida. Sin embargo a lo largo del artículo menciona la disolución del Villamarta, el deterioro de los colegios, la huelga de Urbaser, la no aplicación de la 37,5 horas, la arbitrariedad de las productividades, el abandono de los barrios, la deuda con el Consorcio de Bomberos, etc., en el contexto de un Ayuntamiento intervenido por Hacienda. Y todo eso es verdad. Pero si dice que no va a hablar de la herencia recibida, mejor que no lo haga y si finalmente lo hace, que sea honesta y mencione que el PSOE tuvo la alcaldía de Jerez entre 2005 y 2011. Es responsable de parte de la herencia recibida.

En su larga introducción también dice que no va a ser triunfalista, aunque después se apunte todos los cambios e iniciativas del Ayuntamiento, y se permita meter a toda la oposición en el mismo saco de criticar por criticar y de electoralismo, así, sin anestesia, sin aportar ningún dato, razonamiento o pruebas.

En esas 350 palabras llenas de lugares comunes (que si queda mucho por hacer, que si no estamos satisfechos, que debemos ser optimistas…) incluso cita a Habermas, nuevamente para cargar contra la oposición y situarla en una “concepción mítica de la realidad” frente a su capacidad, supongo que científico-técnica, para atender los problemas reales, objetivos, de la gente. La alcaldesa es realista y está centrada en los problemas de la gente, el resto estamos creando mitos; la humildad brilla por su ausencia.

La alcaldesa sigue su balance triunfalista: atribuye a su Gobierno la bajada de sueldos de la Corporación, cuando esa fue una condición innegociable de Ganemos Jerez para poder votarla como alcaldesa en el acuerdo de investidura, y que el PSOE negoció muy duramente porque solo quería una bajada “cosmética”. Reivindica el Plan de Ajuste, que sabe que ha sido una imposición del Ministerio de Hacienda, y que también ha tenido que negociar con Ganemos Jerez, aceptando un buen número de medidas, propuestas por nuestra asamblea, para que la rebaja del 5% en el capítulo de personal no incluyera medidas traumáticas y fueran proporcionadas, justas y afectaran menos a las economías más modestas. Y se olvida mencionar que su posición de firmeza, no ha sido solo suya, sino de todo su Gobierno y que frente a las malas artes, que también ha sufrido Ganemos Jerez, ha tenido el apoyo incondicional de gran parte de la Corporación.

Pero el Plan de Ajuste no solo ha supuesto recortes en materia de personal, parece olvidarse de eso. Ha supuesto un redimensionamiento y recortes en el capítulo de Gastos Corrientes y un incremento de Ingresos, donde Ganemos Jerez también ha realizado propuestas, por cierto, aceptadas por el PSOE en la negociación.

Pero aun así, la alcaldesa prefiere generalizar y seguir metiendo a toda la oposición en el cajón de sastre de la comodidad y de jugar a las apariencias, olvidándose del apoyo y trabajo que ha volcado Ganemos Jerez, en la lucha por mantener el Villamarta, por afrontar los desahucios en la Zona Sur, por normalizar en lo posible el día a día de Cirjesa, de Emuvijesa, dando el callo más que el propio Gobierno en tratar de solucionar la situación de un ERE municipal al que el PSOE solo aporta incertidumbre. Ganemos Jerez ha llevado más propuestas a la Diputación Provincial para ayudar a Jerez que el propio PSOE, que gobierna allí, un PSOE que vota a favor y en contra de las mismas propuestas, según este en Cádiz o en Jerez.

Para colmo, en alguna ocasión la alcaldesa ha intentado responsabilizar a Ganemos Jerez de su mala gestión, como con la modificación de crédito a Emuvijesa, que quería solapar recortando en Servicios Sociales, propuesta que Ganemos votó en contra -y con la que trató de jugar con el dolor de las familias para ponerlas en su contra- y que finalmente ha tenido que modificar sacando el dinero de publicidad y propaganda.

Si la Alcaldesa se considera valiente por aceptar gobernar con 6 Concejales y el apoyo crítico de IU y Ganemos, tampoco es moco de pavo mantener una postura desde una oposición constructiva y a la vez crítica. Y quizá por esto último trata de ningunear el trabajo de Ganemos Jerez, porque no soporta las críticas, ni las que las que se le hacen en público al Gobierno, ni las que se le hacen en las reuniones de trabajo, porque quizá todavía no entiende, ni acepta, que necesita a Ganemos Jerez, no ella, ni su Gobierno, sino Jerez, porque ese papel propositivo y a la vez fiscalizador es fundamental.

Jerez necesita la financiación europea a través de la ITI para generar empleo y ha tenido que ser Ganemos Jerez quien lo ponga sobre la mesa -en el Ayuntamiento y en la Diputación- sacándole los colores al PSOE por la marginación eterna de Jerez debido a sus quitas internas, igual que ha ocurrido acelerando la apertura del Centro de Emprendedores de San Agustín, cerrado desde su inauguración por el PP, dando la voz de alarma por las nefastas consecuencias que puede tener el TTIP para el Vino de Jerez o denunciando la paralización del Consejo Social de la Ciudad.

Es verdad que, desgraciadamente, el Ayuntamiento poco puede hacer en materia de empleo, por mucho que PP y PSOE traten de apuntarse iniciativas que provienen del Gobierno Central o de la Junta de Andalucía, y por mucho que traten de venderse iniciativas que tienen nombres más largos que puestos de trabajo crean. Y en esto sí que hay que ser honestos, ni Jerez, ni Andalucía, ni España van a crear empleo en términos cuantitativos significativos, si no cambia la política económica a nivel de Estado y de Europa. Y lo poco que podamos hacer desde el Ayuntamiento debe hacerse con visión a largo plazo, apostando por los recursos endógenos y la economía social.

Sánchez sigue atribuyendo al Gobierno todos los éxitos en materia de transparencia, obviando todo lo realizado desde la Comisión de Auditoría y Transparencia, presidida por Ganemos Jerez, con todas sus aportaciones al propio Portal de Transparencia, al reglamento de justificación de asignaciones a partidos, a los trabajos sobre Ordenanza de Transparencia, a las Jornadas de Auditoría, etc.

Es tan triunfalista su percepción de lo realizado, que vende como un logro que esté prevista la primera Asamblea Ciudadana en septiembre, tras año y tres meses de Gobierno. ¿Un año y tres meses para hacer una Asamblea Ciudadana? Además, en materia de participación apenas se han constituido los consejos sectoriales y aún no se ha llevado la regulación del Defensor del Ciudadano a Pleno, a pesar de que Ganemos Jerez les ha dejado casi todo el trabajo hecho.

El único atisbo de autocrítica que se permite la alcaldesa ha requerido de un párrafo con 200 palabras dando rodeos, diciendo en síntesis, que equivocarse es normal, que las discrepancias son lógicas, pero que han trabajado mucho, para terminar en catorce palabras:  “sí es cierto que a veces hay trapos que es mejor lavar en casa”. Catorce palabras para describir un verdadero cisma que arrastra este Gobierno desde su constitución, y que es un secreto a voces. Algunos de cuyos episodios más significativos han sido la bronca con Miriam Alconchel el día de la firma de acuerdo de investidura, la espantada de Isabel Armario a Diputación, la dimisión de Laura Alvarez o la denuncia de Santiago Galvan a un asesor de la Alcaldesa.

Voy a despedirme con una referencia a Habermas, que tanto parece que le gusta a la alcaldesa. Una referencia al concepto de democracia deliberativa que ayudó a teorizar, para destacar cuál ha sido la principal carencia de la Alcaldesa y buena parte de su Gobierno en este año, a saber, la ausencia de procedimientos colectivos de toma de decisiones políticas que incluyan a todos los actores potencialmente afectados y basados en la deliberación, es decir, en la argumentación y discusión pública de las diversas propuestas. La Alcaldesa ha practicado muy poco (o nada) la deliberación, teniendo en cuenta además que cuenta con 7 concejales, de 27 que tiene la Corporación.

Aludiendo permanentemente al orgullo de Jerez, a remar juntos, a reenamorarnos de nuestra ciudad y a todos esos topicazos no se consigue nada. Porque esas cosas no hay que decirlas, hay que hacerlas. Pero de verdad.