Tras quitar la Copa del Rey, Tenerife y Cádiz ya solo piensan en la liga

Los dos equipos se enfrentan este fin de semana en el Heliodoro tras haber dicho adiós a la Copa del Rey

A veces el quedar eliminados de la Copa del Rey, obviando el perjuicio económico que ello supone, resulta beneficioso para conjuntos como Tenerife y Cádiz, inmersos en la zona baja de la clasificación y con la necesidad de sumar de tres en tres en la categoría de plata.

cadiz-cordoba

El conjunto amarillo visita este domingo el Heliodoro Rodríguez López, mítico estadio donde se han protagonizado históricas gestas en Primera División, en un encuentro que cerrará la jornada diez de la Liga 1I2I3. El Cádiz afronta la cita en puestos de descenso, a un solo punto de los insulares.

Viendo los números de uno y otro conjunto hasta la fecha, parece que tanto Tenerife como Cádiz coinciden en la misma carencia: la falta de gol. El cuadro tinerfeño es el local de la competición menos goleador, con solo dos goles marcados ante su público, mientras que el Cádiz se ha quedado sin ver puerta en las tres últimas jornadas ligueras. Parece claro que este duelo será recordado por los goles, tal y como se apunta en la web de pronósticos www.sportytrader.es.

La última vez que estos dos equipos se vieron las caras fue allá por la temporada 2007/08. Por aquel entonces, el Tenerife se llevó la victoria en casa (2-0) y en Carranza, firmaron un empate. El proyecto del tándem Pina-Cordero todavía tiene margen de mejora. Mimbres hay en el plantel cadista, al que solo le falta encadenar una serie de buenos resultados.

El Tenerife no ha perdido en casa y el Cádiz no ha ganado como visitante. El equipo insular parece acostumbrado a coquetear con los puestos bajos de la tabla en las últimas temporadas. Atrás queda en esplendor del Tenerife, que paseaba su escudo por los mejores estadios del país.

Se miden dos históricos del balompié nacional. Tenerife y Cádiz militan ahora en el segundo escalón del fútbol español, aunque por muchos motivos, son equipos de Primera, para empezar, por sus respectivas aficiones, fieles en cualquier circunstancia.