Asidonia-Jerez inaugura el Año de la Misericordia constituyendo el Tribunal Diocesano para las Causas de Nulidad de Matrimonio

El anuncio ha tenido lugar en la Catedral del Salvador

  • Monseñor José Mazuelos abrió la Puerta Santa del Año de la Misericordia que comenzó en procesión desde la iglesia de San Dionisio

Monseñor José Mazuelos Pérez, obispo de Asidonia-Jerez, ha anunciado en la Catedral del Salvador, tras abrir en ella la Puerta Santa del Año de la Misericordia, la constitución del Tribunal Diocesano para las Causas de Nulidad del Matrimonio. Lo hace teniendo presente la reciente carta apostólica en forma de ‘motu proprio’ titulada ‘Mitis Iudex Dominus Iesus’ del Sumo Pontífice Francisco sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad del matrimonio en el Código de Derecho Canónico.IMG_20151213_174308Este tribunal diocesano, donde el obispo juez entre los fieles que le han sido encomendados, quedará constituido por los siguientes miembros nombrados por  cinco años:

  • Vicario Judicial: Ilmo. Sr. D. Miguel Ángel Montero Jordi.
  • Vicario Judicial Adjunto: Sr. D. Ángel Romero Castellano.
  • Jueces Eclesiásticos: Ilmo. Sr. D. Carlos López Segovia e Ilmo. Sr. D. Antonio Jesús Jaén Rojas.
  • Defensor del Vínculo: Sr. D. Federico Mantaras Ruíz-Berdejo.
  • Notario Actuario: Sr. D. Francisco Garcia de Villegas y Alcazar.
  • Secretario Judicial: Sr. D. José Hachero Álvarez
  • Adjunto al Secretario Judicial: Sr. D. Pedro Antonio Lozano Ramírez

El Tribunal Diocesano esta llamado a ser un eficaz instrumento pastoral para que aplicando la ley de la Iglesia, en justicia y verdad, favorezca la celeridad y sencillez de los procesos, así como propiciar una acogida y acercamiento maternal de la Iglesia a todos sus hijos que requieran de este Tribunal  la comprobación de la verdad sobre la existencia o inexistencia del Vínculo de su matrimonio.

La celebración de la apertura diocesana del Año de la Misericordia ha comenzado en la iglesia de San Dionisio con una liturgia de la Palabra y lectura desde la bula que decreta este Añó de la Misericordia. Como la celebración en la propia Catedral, también en el templo en el que se inició la procesión hacia la primera iglesia diocesana ha contado con un importante lleno de fieles así como la participación de la Capilla Musical Catedralicia.

IMG_20151213_180429Regreso a Santa Ana del Señor de las Misericordias

Concluida la celebración en la Catedral, ha abandonado este templo el Señor de las Misercordias, de la Hermadnad de la Candelaria, que llegó en la mañana del sábado a petición del pastor diocesano para ilustrar desde su paso el sentido de este año jubilar recién comenzado. El regreso a su sede de la iglesia parroquial de Santa Ana constituyó un acontecimiento multitudinario también esperado por muchos fieles.

Además, está previsto que, tras la de Roma el día 8 de diciembre y ésta del día 13 en la Catedral, tengan lugar, el próximo 20 de diciembre, respectivas aperturas en basílicas y santuarios diocesanos como los de Ntra. Sra. de los Milagros de El Puerto de Santa María, Ntra. Sra. de la Caridad de Sanlúcar de Barrameda, San Lucas en Jerez de la Frontera, Ntra. Sra. de Regla en Chipiona, Ntra. Sra. de las Montañas en Villamartín y Ntra. Sra. de los Remedios en Olvera.

Adoración perpetua en las Mínimas

No quedan ahí las aportaciones que, ya desde su comienzo, trae el Año de la Misericordia a nuestra Diócesis. El próximo lunes día 14 de diciembre presidirá el obispo, en el convento de las Religiosas Mínimas en Jerez (plaza de San Marcos), la Adoración Perpetua que se establece en este céntrico monasterio con trascendencia también jubilar.

Con el título ‘Custodia el corazón’ y una reproducción del ‘Buen Pastor’ de El Tahonero que preside el salón de audiencias del Obispado en la portada, ha sido editado un cuadernillo preparatorio para este Año Jubilar en el que, tras carta de monseñor José Mazuelos, aparecen referencias a las Bienaventuranzas evangélicas y otras enseñanzas de Jesús al respecto.

Las tres virtudes teologales, los siete sacramentos, la siete dones y los doce frutos del Espíritu Santo, los diez mandamientos, otros preceptos, las obras de misericordia, las virtudes y pecados capitales, prácticas espirituales y la confesión y perdón de los pecados completan el contenido de este verdadero compendio de sabiduría cristiana y eclesial con la que abordar el jubileo.