“¿Por qué ocultan la realidad de las perreras de Jerez?”

Carta de una voluntaria a Mamen Sánchez

Carta de Malgorzata Zakrzewska, una voluntaria amante de los animales, a la excelentísima señora Doña Mamen Sánchez Díaz, Alcaldesa de Jerez de la Frontera, publicada en su muro de facebook el viernes 13 de mayo y que se ha hecho viral en los últimos días.

perrera jerez

 Por Malgorzata Zakrzewska 

Me dirijo a usted para que me aclare el funcionamiento del zoosanitario de su municipio. Preguntando a los empleados no me dan respuestas convincentes sobre las normas que tiene la perrera, en cuanto a esterilizaciones, no poder hacer fotos a los animales, el hacinamiento y el poco control de los gatos, etc.

Quiero manifestarle mi más profunda indignación, el día 13 de Mayo, fui a rescatar a 3 animales, un bodeguero esquelético, un perrito pequeño con una ulcera en un ojo y un “abuelito” con una patita rota, se q por Ley tienen derecho a sacrificarles, pero quise rescatarla porque pensé que tenían oportunidad si recibían las atenciones veterinarias adecuadas.  Los empleados no me dejaban sacar a los animales sin antes ser esterilizados en ese mismo momento, cuando yo me comprometía a hacerlo y justificarlo con un veterinario de mi confianza. No creo que las circunstancias de esos animales fuesen las más adecuadas para realizar esa operación, sin ver su estado y hacer las analíticas correspondientes. Me pregunto porque la castración en otro municipio y por otro veterinario no es válida.

Jerez no tiene porque ser especial en ese sentido, cualquier municipio puede ser válido si se justifica debidamente y se registra legalmente. Estos animales necesitan recuperarse antes de ser castrados, ningún veterinario lo haría sin comprobar su estado de salud, haberlos desparasitado y hacer las analíticas y pruebas procedentes, lo que haré con mi veterinario de confianza.

Me dirijo a usted porque la explicación que me dio el encargado es que esta es la normativa aprobada por su Ayuntamiento, pero leyendo el documento oficial de adopciones no veo en ningún sitio que sea Jerez en exclusiva el municipio donde deban hacerse las esterilizaciones, y justo en el momento de la salida, donde los animales están sucios, desnutridos, con parásitos,… y sin saber que enfermedades pudieran tener. Probablemente muchos de ellos no resistirían una operación en esas circunstancias. El empleado reitera que son ordenes directas del Ayuntamiento.

En cuanto a la negativa de hacer fotos en los cheniles, cuyo objetivo es que los animales sean difundidos en redes sociales para darles la oportunidad de tener una familia, una vez abandonados o cedidos, tengo la impresión que no quieren que se vea la realidad de los animales entre rejas, ¿por qué? Es una perrera que se encarga de la recogida de animales y esa es su realidad, y verlos en esas circunstancias, es lo que puede mover a muchas personas a darles un hogar. Una perrera por desgracia no es un balneario, es un centro de recogida donde los animales viven en cheniles encerrados.

¿Por qué ocultar una realidad que todos conocemos? Me extrañan mucho estas normativas cuando usted se comprometió a llegar a conseguir el sacrificio 0, ver la realidad de estos animales contribuye a ello, son fruto del abandono y el maltrato.

¿Cómo se pretende promover adopciones si no se dejan hacer fotos? Solo algunas que parece que están en un lugar idílico, que hace que los posibles adoptantes piensen que no necesitan ayuda. Nunca se conseguirá el sacrificio 0 con perreras saturadas de animales sin oportunidad de ser adoptados.

Estoy de acuerdo con usted en que lo que hay que hacer es concienciar contra el abandono y el maltrato y fomentar de las opciones, y este no es el camino, el de negar la realidad de estos animales.

Creo o me gustaría creer que usted no está al tanto de esta normativa que perjudica tanto una segunda oportunidad para estos animales.

Me gustaría tener una respuesta positiva y por escrito de que la dirección va a facilitar las adopciones y va a dejar de poner dificultades, otra cosa que usted no debe saber es que se prohíbe pronunciar públicamente la palabra zoosanitario, según los empleados por orden del Ayuntamiento que usted preside.

Esperamos muchas personas su respuesta, somos un colectivo muy grande preocupado por el bienestar de los animales y su futuro, si es posible en familias. Déjenos ayudarles, lo hacemos desinteresadamente, con la verdad por delante. Nuestro objetivo no es otro que conseguir un trato digno para los animales y la concienciación sobre el abandono y el maltrato.

  • Manuel

    Esta es la única forma de que se enteren los responsables de la perrera, el ayuntamiento de Jerez con su edil a la cabeza, de que hay, existe un descontento muy creciente y que va a más por parte no sólo de los habitantes de esa ciudad sino de los españoles de bien en general, de la actitud y comportamiento que tienen los ayuntamientos en el trato totalmente sanguinario sobre los animales que llegan a las perreras y en concreto a la de Jerez. No se puede consentir que con los impuestos de los contribuyentes se siga una política de exterminio y maltrato a los animales que llegan a la perrera y que el ayuntamiento de Jerez siga impune ante este hecho gravísimo. No hay derecho que se utilice el dinero del contribuyente sólo para dar puestos de trabajo a personas sin amor a los animales y que los utilicen como mera mercancía para recaudar fondos para mantener sus puestos de trabajo. ¡Basta ya de los sacrificios sin razón ninguna!. ¡Basta ya de esterilizaciones sin antes comprobar es estado se salud del animal porque no merece la pena gastarse más dinero en un animal que ya está condenado a morir!. Como contribuyente le exijo que utilice una política de cuidados sanitarios y sacrificios cero. A este ayuntamiento como a los demás se les da un dinero del presupuesto para que cuiden a los animales hasta que consigan una adopción. El cuidado debe estar orientado a mejorar su estado de salud o preservar la buena si la tiene, atendiendo debidamente su alimentación y confort de los cheniles. Sobre todo poniendo al frente a personas comprometidas con los animales, estando en primer lugar la edil. Una sociedad educada y avanzada se contempla sobre todo por el cuidado de los seres más débiles y vulnerables, sirviendo ese comportamiento como espejo para las generaciones más jóvenes y haciendo de este un vehículo conductor para la madurez de la sociedad en general. Por consiguiente el comportamiento de los empleados de esta perrera y la política seguida por el ayuntamiento de Jerez con su edil a la cabeza, supone una auténtica vergüenza para la sociedad española y para cualquier persona de bien con una moral minimamente correcta.