¡Oh Pluto, el más grande de todos los dioses!

Broche de oro de la compañía jerezana al ciclo teatral que desde el mes de febrero alberga Sala Compañía

Poco faltó, el pasado viernes en Sala Compañía, para colgar el cartel de aforo completo. El estreno de la obra “Pluto” de Cía. Toarte tuvo una calurosa acogida del público, que no dudo en acudir a la noche de clausura de la segunda edición del Ciclo de Teatro Cuarta Pared.

JONOCLA FOTOGRAFÍA OBRA DE TEATRO PLUTO JEREZ 2
Despedida ante el público asistente de los actores de “Pluto”, de Cía. Toarte | Imagen de Noelia Herrera, de Jonocla Fotografía, para MIRA Jerez

En una versión totalmente libre del clásico de Aristófanes, la compañía jerezana puso broche de oro al ciclo teatral que desde el mes de febrero alberga Sala Compañía.

La adaptación que la compañía hizo de Pluto puso de manifiesto la contemporaneidad de la obra griega. En un montaje atrevido y siempre desde el humor pudimos ver que la complicada relación entre la humanidad y el dinero en la Grecia clásica, es similar a la de hoy en día.

La cuidada puesta en escena, -que respetando la imagen clásica de la obra es totalmente moderna-, dieron cabida a unos personajes muy definidos y trabajados que representando las diferentes clases sociales buscaban el amparo del dios del dinero por una u otra razón.

El gran trabajo de los actores y actrices, que supieron imprimir a sus personajes una energía que llegaba hasta el patio de butacas, dotan a la obra de un ritmo que la hace totalmente fresca y que permite enlazar perfectamente todas las sorpresas con las que el espectador se encuentra a medida que avanzan los minutos.

JONOCLA FOTOGRAFÍA OBRA DE TEATRO PLUTO JEREZ 1
Un momento de la obra “Pluto”, de Cía. Toarte | Imagen de Noelia Herrera, de Jonocla Fotografía, para MIRA Jerez

Actuaciones musicales en directo, teatro de sombras, bailes, guiños a nuestras tradiciones más significativas, y muchas sorpresas son las que acompañan al Pluto de Cía. Toarte. Un montaje trabajado, divertido y sorprendente que encierra un gran mensaje, y que el pasado viernes hizo reflexionar al espectador entre carcajada y carcajada.