“Creo que no cuesta trabajo ser un poco más amable con el público”

Una usuaria del transporte urbano de Jerez indignada por el trato recibido por parte del conductor del autobús

Una señora de 66 años ha enviado una queja al Ayuntamiento de Jerez por el trato recibido recibido el 14 de septiembre a las 10:15 horas por parte de uno de los conductores de los autobuses urbanos.

Autobuses Jerez

En la mañana del miércoles, Isabel Valle se disponía a hacer uso por primera vez de la tarjeta de pensionista para autobuses urbanos, al querer viajar desde la parada Kiwi en dirección a la Urbanización de Canalejas. La señora disponía de dos tarjetas, una azul, la que acredita que es pensionista, y otra diferente que se utiliza para picar en la máquina.

Valle, para realizar el trayecto, subió al autobús de la Línea 10, dando los ‘buenos días’ al conductor, e intentó introducir la tarjeta azul en el datáfono equivocadamente, a lo que el conductor le espetó: “¿Esa Tarjeta es Suya? Esa no es”, a lo cual la señora le contestó “perdone es la primera vez que la utilizo y no se como funciona”.

Mientras se disponía a sacar la correcta, el conductor prosiguió: “Hay que saber donde se sube uno y no entrar como el que entra en una cuadra”. La usuaria manifiesta en la misiva que se quedó atónita, no sabia a que se refería con ese comentario, entendiendo que puede que no se enterara del saludo cuando subió al autobús.

Ya con la correcta en la mano, la señora se dispuso a introducirla por el datáfono, ignorando lo que tenia que hacer, a lo que el conductor, de manera brusca agarró la tarjeta y le dijo de manera ofuscada:  “Esto se hace así”, dando un golpe en el sitio correcto. Isabel se quedó asombrada por las maneras, no pensaba para sí mismo haber hecho algo tan malo para recibir tal trato, por lo que al acudir a su asiento le contestó al trabajador municipal: “Creo que no cuesta trabajo ser un poco más amable con el público”; a lo que el conductor le volvió a contestar: “También hay que ser más educada y no entrar como si entrara en una cuedra”.

Isabel Valle piensa que el escrito irá a la basura como suele ocurrir habitualmente, pero al menos se queda tranquila con cumplir con su obligación como ciudadana y usuaria de Autobuses Urbanos.

Puede ser que el único error fuera que el conductor no oyera su saludo cuando entró en el autobús, pero la indignación de esta persona mayor por el trato recibido por el empleado público es mayúsculo, y así lo ha querido transmitir tanto al Ayuntamiento de Jerez como a MIRA Jerez, intentando conseguir que estas cosas no vuelvan a ocurrir y se mejore la atención al público. No hay que olvidar que son los jerezanos y jerezanas los que pagan sus salarios.

  • nanduelo

    Este impresentable conductor luego querrá que lo apoyemos cuando dejan de cobrar la nomina por parte de la empresa.

    • Piluca

      no les hace falta, se apoyan solos ellos mismos, por eso están donde están…

  • Piluca

    Hay
    un dicho por ahí que dice, los clientes no son lo primero, lo primero
    son los trabajadores, que cuiden las empresas a sus trabajadores y ellos
    cuidarán a sus clientes. No se pueden hacer cumplir a los conductores
    de autobuses más de 100kms diarios de
    tráfico urbano con tiempo por vuelta como si fuera una bicicleta, que lo
    esquiva todo pero con un vehículo de 12 metros, aguantando cabestros
    dentro y fuera del mismo, con unos horarios hechos para Fernando Alonso,
    un máquina adelantando puestos en parrilla pero con bebés, embarazadas,
    ancianos y público en general dentro del autobús, como si fueran
    hámsters en jaulas dando vueltas sin parar en su rueda, sin tiempo entre
    vuelta y vuelta ni para hacer pipí, estirar las piernas, o sentirse
    persona y no un robot, esquivando coches mal aparcados a los que la
    policía nunca acude porque no tiene con qué desplazarse pero si grúas
    que no dan abasto recaudando siempre en los mismos sitios más cerca del
    depósito dejando de lado otras zonas importantes. y aguantan todo esto y
    más como insultos, amenazas, agresiones a pedradas y la peste de los
    que no se bañan por el módico precio de gratis para escolares de 0 a 16
    años y 11 céntimos de Euro para pensionistas, tarjetas solidarias y
    familias numerosas, que se creen con todos los derechos y ninguna
    obligación, gracias a la política solidaria del Ayuntamiento de mucha
    fachada de pintura azul por rosa en toda la flota con vehículos con 16
    años y echando más humo que un carbonero. Pues si, puede ser que el
    conductor tuviera un mal día, pero eso le puede pasar a cualquiera con
    estas magníficas condiciones de trabajo señora, sus 11 céntimos de
    pensionista le dan derecho a quejarse, pero solucionar no va usted a
    solucionar nada porque no está en la mano ni de usted ni del chófer,
    sino del Ayuntamiento que por cierto en la noticia no se nombra por
    ningún lado, curioso lo que puedan dar de si sus 11 céntimos pagados de
    pensionista, que no con ellos paga usted el salario del trabajador sino
    que este se lo gana por si mismo aguantando historias como esta que para
    usted será la primera vez pero para el colectivo es un tema diario.