Concentración en La Serrana por la agresión a un médico

Personal sanitario muestra su repulsa a la agresión a una pediatra mientras pasaba consulta

Médicos, enfermeros, auxiliares y todo el personal del centro de salud La Serrana, así como personal sanitario procedente de otros centros de salud y responsables del área sanitaria de Jerez, se han concentrado a las 13 horas de hoy para condenar y mostrar su repulsa a la agresión sufrida el pasado 8 de marzo por una pediatra del centro mientras atendía su consulta en La Serrana.Sindicato Médico Cádiz

La pediatra agredida recibió insultos y amenazas por parte de un usuario que entró en la consulta de manera muy violenta, hecho que ha sido denunciado y que, según denuncia el Sindicato Médico, no se trata de algo aislado, ya que en Jerez se han denunciado hasta cuatro casos de agresiones a médicos en poco más de dos años, mientras que en la provincia de Cádiz se está produciendo de media una denuncia de este tipo cada mes.

Asimismo, desde el Sindicato Médico se quiere llamar la atención sobre la frecuente conflictividad que se genera en el centro de salud de La Serrana, donde el pasado mes de octubre ya tuvo lugar otra agresión muy similar, igualmente denunciada.

Ante esta situación, los profesionales sanitarios reclaman las medidas de seguridad necesarias para evitar que las agresiones se sigan produciendo. Según el Sindicato Médico, existe un Plan de Prevención de Agresiones del Servicio Andaluz de Salud que debe ponerse en marcha con medidas activas y pasivas, como la vigilancia permanente de un guardia de seguridad o mejorar la arquitectura de las consultas (segunda puerta comunicada con consulta contigua), entre otras.

El Sindicato Médico ha destacado además que la concentración en La Serrana se ha celebrado hoy porque se conmemora el Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, que recuerda el asesinato en 2009, de una médico de familia en Moratalla (Murcia).

Con esta conmemoración, se tratar de sensibilizar a las administraciones públicas, a los propios profesionales y a los ciudadanos del grave problema que significan las agresiones a sanitarios porque afecta de forma sustancial a la actividad sanitaria y, por tanto, a la propia sanidad que es uno de los pilares básicos de nuestra sociedad del bienestar.

La agresión física o intimidación grave contra profesionales sanitarios en el ejercicio de su función pública asistencial viene siendo considerada como delito de atentado por los tribunales de justicia, y así se han dictado sentencias en estos casos, castigándose con penas de uno a tres años de prisión.