El PP informa que el gobierno de Pelayo ha sido el único en rebajar las tarifas del bus urbano

El estudio de FACUA ratifica el trabajo del gobierno del Partido Popular y la Mesa de Movilidad

• Las tarifas aprobadas por el anterior gobierno del Partido Popular tienen un claro matiz social.
• Es una satisfacción doble que estas tarifas, que ahora son tan bien valoradas, sean el producto del trabajo común con la Mesa de Movilidad, que también se creó con María José García-Pelayo.
• La subida en el número de viajeros ha sido la tónica constante desde que se asumió el servicio por el Ayuntamiento y desde que se aprobaran estas tarifas.

El Partido Popular muestra su satisfacción por la valoración que hace la asociación de consumidores FACUA en el análisis de las tarifas del bus urbano en España. En este estudio se distingue entre dos momentos, antes de 2011 y después de esta fecha. Ha sido, por lo tanto, durante el gobierno de María José García Pelayo cuando se han llevado a cabo las medidas que han favorecido que las tarifas del bus urbano estén por debajo de la media nacional.

Autobuses1

Recordamos que fue en 2007 cuando el gobierno del PSOE llevó a cabo una modificación de las tarifas, que supusieron una subida tal que hizo que el billete ordinario de 1,10 euros fuera de los más caros de España.

Desde entonces este precio se ha mantenido y en los cuatro años del gobierno del Partido Popular no sólo no se subió sino que, al contrario, se congeló en 1,10 a pesar de las subidas del IPC y del IVA, que pasó del 18% al 21%.

“Teníamos claro que, para conseguir un incremento en el número de viajeros y, al mismo tiempo, el aumento de los ingresos, había que modificar las tarifas vigentes y presentamos un borrador a la Mesa de Movilidad”, dice Agustín Muñoz, ” como una medida que supusiera tan bien hacer borrón y cuenta nueva con la etapa anterior del gobierno socialista, que nunca apostó por el transporte urbano y que llevó al mismo a su situación más crítica”.

Así fue como se consensuó la aprobación del bono solidario, que se incluyó por primera vez en las tarifas, a pesar de que se propuso en la legislatura del PSOE de Pilar Sánchez y se desestimó entonces.

Este bono solidario, del que se disfruta en muy pocas ciudades de España supone el coste de 0,11 euros por viaje para las personas desempleadas con diez meses en esta situación de desempleo.

“El bono solidario es el máximo exponente de que las tarifas vigentes aprobadas por el gobierno del Partido Popular tienen como fundamento lo que consideramos el beneficio social y no meramente económico, siendo una tarifas con un claro matiz solidario y social”, dice el concejal popular.

Como se recoge en este estudio de FACUA, otras medidas adoptadas por el Gobierno del Partido Popular iban encaminadas en esta dirección, del beneficio social, como es que las familias numerosas disfruten de unas reducciones en las tarifas, que la edad para el bono joven haya pasado de 26 a 30 años y que se haya extendido la gratuidad de la tarjeta escolar a los alumnos de Secundaria.

Pero, también se buscó con las nueva tarifas incrementar los ingresos con el aumento del número de viajeros, cuando se redujo la tarjeta mensual de 36 a 30 euros, la tarjeta joven de 18 a 15 euros y también se favoreció la recarga de las tarjetas reduciendo la cantidad mínima.

“Buscábamos recuperar el servicio del transporte urbano tras los años oscuros del gobierno socialista y para ello, entre otras medidas, abaratamos casi en un 17% tanto la tarjeta mensual como la tarjeta joven con el objetivo de fidelizar a los usuarios”, explica Agustín Muñoz.

En resumen, el estudio de FACUA viene a ratificar el trabajo que se hizo por el gobierno de María José García-Pelayo de la mano de la Mesa de Movilidad, que empezó con el secuestro del servicio ante las huelgas de los trabajadores por los incumplimientos de la empresa concesionaria, su posterior municipalización, el diseño de una nueva red con la colaboración de la plantilla y de la Mesa y la aprobación de estas nuevas tarifas.

Frente a la subida de las tarifas, frente a la prórroga de la concesión del servicio, frente a los enfrentamientos con la plantilla que caracterizó a los gobiernos socialistas, el Partido Popular logró el apoyo de todos para la normalización de este servicio obligatorio.

“Esperamos que Mamen Sánchez no viva de las rentas y trabaje en la mejora del servicio, en la línea planteada por el Partido Popular con la compra de nuevos autobuses y con la construcción de unas nuevas cocheras en suelo municipal”, concluye Agustín Muñoz.