Las pedanías de Jerez al borde del total abandono

Vuelven a denunciar la dejadez por parte del equipo de gobierno de Mamen Sánchez

Las ELAs pertenecientes al Ayuntamiento de Jerez de la Frontera vuelven a denunciar públicamente, no solo la total y absoluta dejadez por parte del Consistorio jerezano y del equipo de gobierno de Mamen Sánchez, sino que además subrayan un trato poco educado o cortés por parte del mismo.

Ayuntamiento de Jerez |MIRA Jerez
Ayuntamiento de Jerez |MIRA Jerez

Tras la llegada del nuevo interventor, Juan Raya, al Ayuntamiento de Jerez, la ubicación de la Secretaría-Intertención de las ELAs ha sido trasladada a un nuevo enclave no situado en las instalaciones del Ayuntamiento, e incluso muy distanciado del mismo.

Situación a la que la mayoría de los alcaldes de las pedanías jerezanas mostraron su absoluto rechazo puesto que, desean permanecer en su Ayuntamiento matriz, próximo al área de influencia tanto de Alcaldía como de las diferentes concejalías del gobierno.

Alcaldes pedáneos expusieron este malestar de forma verbal a la la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, pero “al no recibir más que desplantes”, se optó por comunicar también por escrito las inquietudes de los alcaldes pedáneos a la actual Teniente de Alcaldesa del Medio Rural, Carmen Collado.

Al principio, la disposición mostrada era inmediata así como un total apoyo incondicional, pero los hechos muestran que el equipo de gobierno ha cambiado de opinión y no respetan las decisiones de los presidentes de la totalidad de las ELAs jerezanas.

Es por ello, y por multitud de aspectos peyorativos en las diferentes gestiones que se llevan a cabo y por el trato humano que reciben casi diariamente todos los presidentes, que entienden que “tanto la Alcaldesa como la Teniente del Medio Rural no son partícipes de mantener las pedanías jerezanas”.

Los alcaldes pedáneos sienten que este equipo de gobierno les ha restado autoridad, puesto que no se cuenta con la opinión de los mismos en ámbitos que afectan directamente a las diferentes ELAs de Jerez, así como las decisiones que son tomadas por los responsables de las mismas, “las cuales se ven ninguneadas”.

Consecuentemente, los presidentes de las ELAs se ven “desamparados e indefensos ante un gobierno que no escucha a nadie y menos a sus propias pedanías”.