Jerez sin unidad canina para detección de drogas a pesar de no tener coste

Cinco Policías Locales con formación como Guías Caninos ofrecen ceder sus perros gratuitamente

Por tercer año consecutivo, se ha requerido desde la localidad de Arahal (Sevilla) a un Agente de la Policía Local de Jerez para que preste servicio como Unidad Canina para la prevención de la tenencia y consumo de drogas durante la reciente Feria del Verdeo.

perro-policia-jerez

Esta localidad, gobernada por Izquierda Unida y con tan sólo 20.000 habitantes, refuerza de esta manera la seguridad durante su fiesta de mayor calado. Es de destacar que durante esta edición se han realizado más de 50 actas de intervención de diversas sustancias: hachís, marihuana, cocaína o mda. Todas las intervervenciones se han llevado a cabo con la inestimable ayuda de los canes adiestrados al efecto.

Este Agente señala que “no se trata de detener al ‘Chapo Guzmán’, sino de prevenir el consumo y ‘trapicheo’, como viene establecido en el Plan Nacional sobre Drogas.

En Jerez, ciudad de paso, la droga viene de fuera y también sale de la misma. “Es de reseñar la falta de medios y competencias para investigar tales delitos, sin  embargo es más fácil y no se lleva a cabo. el educar a los jóvenes y prevenir, que por ejemplo, un conductor conduzca bajo los efectos de las drogas”.

En Jerez, según manifestó a los medios el Delegado de Seguridad Francisco Camas, “este servicio no es necesario”, a pesar de que Jerez cuenta con un Plan Municipal de acción sobre Drogas y otras adicciones, además de que este servicio no tendría coste a las arcas municipales.

Serían hasta cinco los Agentes con formación como Guías Caninos por la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía los que cederían sus perros gratuitamente. El objetivo sería realizar servicios a requerimiento de los vecinos que ven cada día como se consume todo tipo de drogas con total impunidad.

En el caso de Arahal, la localización de sustancias se ha realizado básicamente sobre personas que acudían al recinto ferial en lugares tan dispares como pliegues del pantalón, calcetines o ropa interior.

“Lo más satisfactorio es ver como funciona tu perro en el trabajo real, y ver las caras de las personas a las que les incautamos las sustancias que alucinan con el perro”.