¡Diviértete!
Busca otra forma de mirar

Desde otro punto de vista…

¿Alguna vez te has preguntado cómo cambia lo que habitualmente vemos con una simple variación del punto de vista? Es divertido experimentar con esto y en ocasiones llegamos a descubrir detalles o aspectos que permanecían ocultos a nuestros ojos hasta entonces. Si dejamos de observar desde lejos y nos acercamos, perdemos amplitud y no vemos el conjunto completo. Pero entonces es cuando se abre otra “dimensión” para nosotros. El simple adorno de una farola se torna en elegante corona, las agujas de un reloj dejan atrás la bidimensionalidad para entrar en las tres dimensiones, los arcos nos enseñan sus techos y las cornisas sobresalen alejándose de las fachadas. Destaca lo que antes pasaba desapercibido.

Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación del municipio de Olvera
Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación del municipio de Olvera

Y si miramos desde muy abajo es como si nos transformáramos en un niño: esta es la parte más divertida. Mirar desde la altura de los ojos de los más pequeños lo magnifica todo, plantea retos, “deforma” objetos y personas (entendiéndose esta deformación como una alteración de cómo percibimos habitualmente esos objetos y personas desde nuestro punto de vista a mayor altura). Entenderemos la razón por la que a veces los niños se asustan o se retraen ante algunas cosas o gestos de personas: ¡todo cambia visto desde ahí abajo!

Prueba a cambiar de vez en cuando tu punto de vista y verás diferentes muchas cosas de las que te rodean. Como dice Peter Lindbergh, “Sé atrevido, sé diferente, sé poco práctico, se cualquier cosa que asegure tu objetivo y tu visión imaginativa frente a los jugadores seguros, las criaturas comunes, los esclavos de lo ordinario”.