Sanz acusa a Susana Díaz de “mentir descarada y conscientemente” sobre la financiación

  • Recuerda que la Junta no quiso acogerse  a la devolución aplazada de la liquidación negativa de 2013, por importe de 265 millones, como se le ofreció en julio
  • La propia Delegación del Gobierno difundió nota informando de esta circunstancia, por lo que “ni hay recorte alguno, ni hay sorpresa”
  • El delegado pide respeto a las reglas del juego y reitera que “los parámetros de cálculo del sistema de financiación son los mismos para todas las comunidades autónomas”

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha recordado hoy que el Gobierno andaluz “no quiso acogerse” a la posibilidad de aplazar a diez años la devolución de la deuda resultante de la liquidación negativa del ejercicio 2013, “tal y como consta que se le ofreció en julio”, por lo que “la presidenta de la Junta miente descarada y conscientemente” cuando afirma que se le han recortado 265 millones del presupuesto sin previo aviso.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, respondiendo a los medios de comunicación
El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, respondiendo a los medios de comunicación

Según la liquidación definitiva de 2013, Andalucía tuvo ese año un saldo negativo de 265,27 millones a favor del Estado lo que, según ha explicado Sanz, supone que “la Junta disfrutó de una sobrefinanciación por parte del Estado que tiene la obligación devolver”.

El delegado ha recordado que “el Gobierno ofreció en julio a la Junta la posibilidad de financiar esa devolución de la liquidación negativa a diez años, con cargo a los fondos de liquidez” y que Andalucía, tras decir que estudiaría la propuesta, “no pidió acogerse a ella”, por lo que, en contra de lo que afirmó ayer Susana Díaz,  “ni hay sorpresa, ni hay recorte alguno”, sino una “polémica falsa e inventada sobre algo que quedó zanjado en su momento”.

“La Junta pudo pedir la devolución aplazada, como hicieron Aragón y la Rioja, pero prefirió recibir el dinero íntegro de las transferencias en lugar de reservar una parte para el primer pago aplazado de la liquidación, a pesar de que  conocía que era negativa, e incluso a priori se pensaba que la deuda sería  mayor”, ha dicho el delegado.

De todos estos pormenores, “que la presidenta de la Junta conoce o debería conocer si habla con su consejera”, informó la Delegación del Gobierno en una nota de prensa emitida en julio de este año, “mes en el  que se aplicó la liquidación de 2013, como la Junta sabe”.

Sanz ha recordado, además, que el actual sistema de financiación autonómico fue impulsado por el anterior Gobierno y aprobado con el apoyo del Gobierno andaluz, siendo Susana Díaz consejera de Presidencia, “por lo que se entiende mal su estrategia de confusión y confrontación contra un sistema que ellos refrendaron y que obliga  a todas las comunidades por igual, mientras esté vigente”.

Imagen de Susana Díaz. tve
Imagen de Susana Díaz. tve

Sanz también ha advertido que, si no se reintegra el saldo negativo,  la Junta de Andalucía podría incumplir el déficit, ya que la cantidad adeudada computaría como gasto, según los parámetros de  cálculo establecidos, “que son los mismos para todas las comunidades, por lo que  la Junta de Andalucía no puede sentirse agraviada”.

A este respecto ha reiterado que “el Gobierno de España  siempre tendrá la mano tendida a Andalucía” para ayudar a la Junta y los Ayuntamientos a resolver sus problemas de liquidez y pagar sus servicios públicos, con una financiación extraordinaria que ha alcanzado los 28.000 millones de euros en esta legislatura” y que les ha permitido pagar a proveedores y mantener los servicios públicos esenciales.