Un buen festival para una buena causa

Celebrado con gran asistencia el cuarto festival taurino de la Fundación Maestre Dávila

Se celebró en Sanlúcar de Barrameda el festival taurino benéfico, sin picadores, organizado por la Fundación Maestre Dávila (que disponía además una Fila 0). La Fundación está creada para honrar la memoria de Manolo Maestre Davila, que falleció en accidente de tráfico a los 24 años de edad, y sus fines son ayudar a jóvenes en peligro de exclusión social en Jerez y en el Pozo del Tio Raimundo (Madrid), así como recaudar fondos en beneficio de entidades humanitarias. La plaza del Pino presentaba un casi lleno en los tendidos, con mucho ambiente juvenil. El festival fue presidido por César Cadaval, de Los Morancos, así como en alguna edición anterior fue presidido por el cantante Bertín Osborne.

1 Fermín
Fermín Bohórquez

El ganado que se lidió estaba constituido por ejemplares donados por las ganaderías de Fermín Bohórquez, Jódar y Ruchena, El Torero, Cayetano Muñoz, Santiago Domecq y Núñez del Cuvillo.

El rejoneador Fermín Bohórquez, después de haberse retirado de la profesión en activo a fines de la temporada pasada, tenía aquí su primera vuelta a los ruedos en ambiente de festival, como ya tenía anunciado que haría, ya que él nunca va a dejar de sentirse torero. Lidió el novillo de su casa. Sacó cuatro caballos, incluyendo el veterano Brasil. Las levadas del castaño Bohemio llevaron el entusiasmo a los tendidos. Puso dos rejones después se lució en banderillas especialmente en la especialidad de a dos manos. Con el último corcel, Irak, usó de las cortas y mató de rejonazo. Cortó dos orejas.

2 Cayetano
Cayetano Ortega

Cayetano Ortega, novillero que lleva ya retirado un buen tiempo, se probó a sí  mismo y superó la prueba de reválida ante un novillo cuajado, colorado, el más serio de la suelta. Los lances de recibo iban bien encaminados, con asiento, hasta que un despiste propició que el animal lo arrollara, lo que no impidió que la serie continuara hasta rematarse con una media de sabor en la boca de riego. Habría venido bien ponerle al novillo un rejón de castigo aprovechando la presencia de rejoneadores en el callejón y así lo entendió Bohórquez pero la autoridad no dio paso, quizás porque ya se había puesto algún par de banderillas. La faena de muleta permitió ver a un Ortega venido arriba y auténticamente enrabietado. Mató bien y le cayeron en las manos las dos orejas.

3 Juan
Juan Toscano

Juan Toscano, novillero de campo, se encontró con un magnífico eral que colaboró al triunfo. Después de unos compases iniciales dudosos, alternados con un quite de Santi Domecq, la boyantía del animal le dio confianza y vimos una faena meritoria, incluyendo pases de rodillas, que se remató con una estocada eficaz y que, tras rodar el novillo, abrió paso a las dos orejas y rabo. Al animal se le dio la vuelta a. ruedo.

4 Luis
Luis Valdenebro

Luis Valdenebro es un rejoneador que lleva un tiempo un tanto retirado de los ruedos aunque es un colaborador habitual en los festivales de la Fundación Maestre Dávila. Ante un novillo avacado y abanto, nos gustó mucho el caballo que usó de salida, un tordo vinoso; parecía como si el animal estuviera toreando a diario. Sacó para banderillas un albino (capa que se está poniendo de moda) con el que toreaba con las ancas. Después el veterano Mosca ofreció sus quiebros valientes y apurados, que se ganaron el entusiasmo del público. Para las cortas usó otro caballo veterano, tordo en fase blanca, que tuvo que abordar dos intentos a la hora del rejón de muerte. Luis logró las dos orejas.

5 Santi
Santi Domecq

Santi Domecq fue la auténtica sorpresa del festival. Ante un novillo de su padre, al que brindó, demostró que tiene cualidades sobradas para esto y ofreció un estilo auténticamente torero tanto con el capote, variado y con empaque, como con la muleta, con la que estuvo firme y gustoso. Incluso superó un revolcón con auténtico coraje y sin mirarse terminó de desarrollar la faena en el sol, pegándose un auténtico arrimón, hasta con rodillazos. Al novillo se le dio vuelta en el arrastre y Santi se ganó merecidamente dos orejas y rabo, que paseó entre gallos de pelea.

6 Santi
Santi Domecq

Curro Núñez, que había participado en un quite en el novillo anterior, se enfrentó al animal con menos presencia de la tarde. La altura del chaval rompía un poco la estética pero se le ve dominio y saber estar delante. Volvimos a ver a Cayetano Ortega en un quite. La muleta fue manejada con solvencia, quizás con abuso de los circulares, pero en el momento de los aceros no hubo suerte y se necesitaron varios intentos. También hubo premio de oreja para el novillero

7 Curro
Curro Núñez

Señalemos que la actuación del presidente fue efectivamente eso, una actuación. Normalmente, al presidente los espectadores le piden que conceda los trofeos pero no habíamos visto nunca a un presidente que pidiera a los espectadores que reclamaran los trofeos. Quería que estos fueran responsabilidad del respetable; él sólo impulsaba. Una vez terminado el festival taurino se dio paso a una actuación musical a base de disc-jockey, que estuvo animada por el showman Michi Primo de Rivera. La animación duró hasta entrada la medianoche.

No hay comentarios