Paco Romero, en silla de ruedas, denuncia la falta de accesibilidad en Yelmo Cines

Su madre afirma que “nadie tiene que decidir dónde y cómo tiene que disfrutar mi hijo”

El pasado sábado, un día después del estreno de la nueva producción de Juan Antonio Bayona, ‘Un monstruo viene a verme’, el joven Paco Romero solicitó a sus padres acudir al cine para ver la película.

yelmo-cines-accesibilidad-en-las-salas

A sus 17 años, el jerezano tiene que hacer uso de una silla y, junto a sus padres accedió hasta la sala donde, para sorpresa suya y de sus familiares, solo pudo acomodarse en la fila cero, la más próxima a la pantalla y la que por norma general todo el mundo suele rechazar por todos los inconvenientes de visibilidad que presenta. Tras comprobar que la sala no contaba con los requisitos necesarios para facilitar el acomodo de las personas con discapacidad, decidieron abandonar la sala y poner una reclamación contra el establecimiento.

yelmo-cines-accesibilidad-reclamacion-hoja

Para Mercedes García, madre del joven, “el problema no es solo de mi hijo, sino de todas las personas que están circunstancias similares. Queremos que esta queja llegue hasta el Ayuntamiento porque no es lícito que las personas con discapacidad tengan que ocupar obligatoriamente la fila cero en una sala de cine. Invito a todos los que hicieron posible su construcción a que se sienten y vean desde ahí la proyección de una película. Es una zona en la que no hay campo de visión al ser una pantalla tan grande y estar situados en una posición baja”.

Atendiendo a “la Convención de los Derechos Humanos, la sensibilidad universal está recogida por las Naciones Unidas desde 2008 y ni los arquitectos, ni los que han aprobado el proyecto han tenido en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad. La dignidad de mi hijo va por encima de todo y nadie tiene que decidir ni dónde ni cómo tiene que pasarlo bien”.

A pesar de la reclamación interpuesta contra Yelmo cines, Mercedes García ha querido dejar claro que “no tenemos ninguna queja contra el personal del establecimiento. Sin embargo, desde Yelmo cine nadie se ha puesto en contacto con nosotros. Es una pena que en el único cine que existe en Jerez no exista ningún tipo de adaptación. Realmente, mi hijo no ha tenido problemas hasta este año pero al cumplir 17 años su crecimiento le ha obligado a utilizar la silla de ruedas. Paco se mueve, anda, pero el cine no da opción a subir y hacer un parón, a sentarse, no tiene rampa, ni tampoco ascensores. Todos estos requisitos de accesibilidad se deberían haber hecho antes y deberían corregirlo. No es un gasto de dinero sino una inversión que permita la independencia de personas con discapacidad. Al igual que el resto de las personas, ellos tienen derecho a elegir la zona que quieren ocupar”.

paco-romero

A través de la plataforma change.org, la familia está realizando una recogida de firmas online que se puede firmar en este enlace Accesibilidad digna para el cine, fila digna para todos, en la que reclaman una accesibilidad y una fila digna para todas las personas. El proyecto está teniendo una acogida importante y esperan que alcance la repercusión que merece para que las personas con discapacidad puedan disfrutar de un servicio que no cumple con las necesidades específicas que se requieren. “Si una solo persona no puede permanecer en una sala de cine, es ilegal. Ellos, en el momento de construir el cine, contaban con los permisos necesarios y, por lo tanto, están amparados por la ley pero desde el punto de vista humano no es ni sano ni comprensible”.

Desde Mira Jerez hemos intentado contactar con Yelmo cines para conocer su versión de los hechos, sin llegar a recibir de momento contestación de alguna persona autorizada a dar explicaciones por la situación de accesibilidad de sus salas.