“A Campo Abierto”, un día inimaginable en la libertad del campo andaluz

No solo es un espectáculo, es una historia real de maestría, arte, belleza y cultura, una muestra de libertad y sentimiento

“A Campo Abierto” no solo es un espectáculo, es una historia real de maestría, arte, belleza y cultura. Es una muestra de libertad, de valentía, de sentimiento, de fortaleza, de superación, de vida… Es, simplemente, “A campo Abierto”.

a-campo-abierto-2

Nuestro destino es ver “A Campo Abierto”, desplazarnos para conocer una ruta del toro en la que podremos ver al toro bravo, un lote de vacas con el semental y sus becerros, cabestros en su trabajo habitual de guías, destete de becerros, yeguas con los potros y jinetes y caballos trabajando en doma vaquera y alta escuela española. Si indagas en su web eso es lo primero que puedes leer: “vivir un día inimaginable en la libertad del campo andaluz”. Palabras que por sí solas despiertan curiosidad por saber qué vas a encontrar en estos parajes en la finca Los Alburejos.

Tan pronto aparcas el coche, ya te llena esa sensación de paz y tranquilidad. Respiras naturaleza. La visita comienza recorriendo un sendero autoguiado a pie de unos 700 metros por la dehesa por el que puedes ir encontrando una serie de carteles que te muestran la flora y la fauna que vas observando por el camino. Un paisaje con tan solo animales en reposo y molinos de viento a lo lejos. Un maravillo paisaje que te va poniendo en situación. Los Alburejos es una finca que se encuentra en terrenos que se denominan “bujeo”, suelos ricos en arcilla que drenan bastante mal, pero con una especie muy adaptada a este suelo: el acebuche, dando las acebuchinas, fruto muy apetecible para el ganado.

Una vez acaba el sendero, llegas a tu destino. Una plaza semicircular que va llenándose de todos los espectadores que vienen a disfrutar del espectáculo, que en esta ocasión dedica solidariamente la recaudación de las entradas a beneficio de UPACE. Unas gradas en las que poco a poco no va quedando hueco y en la que todos tienen la mirada puesta en la misma dirección. Al fondo, un paisaje digno de mención.  Una estampa inmejorable, armonía de colores en el campo, y a lo lejos, de manera alineada, los jinetes con sus caballos dispuestos a cabalgar por esa dehesa que conforma la finca Los Alburejos. Es la primera imagen impactante de las muchas que podremos encontrar a lo largo del “show”.

“A Campo Abierto” es un espectáculo que la familia Domecq lleva ya desarrollando desde el 2008. La intención es mostrar la naturaleza, el caballo y el toro en plena libertad, conocerlos en su estado más natural, así como mostrarle al espectador cómo es el trabajo de jinetes y vaqueros  en el propio campo realizando el arte de la doma y la crianza de ambos animales.

a-campo-abierto-12

Un vez que todos los jinetes has saludado al público, comienza el espectáculo. Un guía narra y explica en varios idiomas, de forma continuada, como son las diferentes etapas de la vida de las cabezas de ganado que componen la ganadería brava de Torrestrella y los famosos caballos de Álvaro Domecq. Primero los jinetes nos muestran las “señas de identidad del toro bravo”, los hierros que marcarán a fuego la procedencia de la res para poder diferenciar a qué vacada pertenecerá cada animal, evitando equívocos referidos a la propiedad de la res cuando las vacadas pastan casi en estado salvaje.

a-campo-abierto-6

Una vez conocidas las diferentes señas de identidad, pudimos ver una de las estampas más esperadas. Una de las imágenes más espectaculares es la llegada del ganado vacuno recorriendo varios cientos de metros al galope hasta llegar al picadero. Varios jinetes escoltan a un lote de vacas con el semental y sus becerros, dejando atrás esa inmensa cortina de humo. El guía, mientras, nos explica que este ganado puede tener diferentes tonalidades con su pelaje: principalmente es negro, blanco y colorado, aunque luego podemos ver mezcla de ellos. Los jinetes, con estoque en mano, hacen que el ganado recorra el picadero para poder ser visto por todos los asistentes y que nadie pierda detalle.

a-campo-abierto-15

A continuación podemos disfrutar de una exhibición de la alta escuela española pudiendo apreciar la maestría, arte, y belleza por parte del caballo y el jinete al son de la música. Unas pinceladas de una de las ramas de la equitación de las más antiguas que se conocen, haciendo que caballo y jinete sean uno y bailen al mismo son.

a-campo-abierto-10

Pero a lo lejos se divisa una manda de yeguas con sus potros que se aproximan al picadero acompañados por cuatros jinetes jóvenes de la familia Domecq. Para asombro de todos los asistentes se ven caballos de pura raza con su pelaje al viento trotando para llegar al picadero. Pura naturaleza al galope. Caballos de pura raza, caballos conocidos mundialmente por su capa torda, pero no podemos olvidar esa gama de colores que hace a cada uno especial. Una imagen en el picadero fantástica y centro de todas las miradas y numerosos comentarios acerca de su belleza.

a-campo-abierto-22

Diez minutos de descanso para ver una de las instantáneas más curiosas del día: destete de becerros. Después de acercar al ganado al picadero liderado por los bueyes, los cuales son la clave en el manejo del toro bravo en la dehesa, comienza el destete de los becerros. El guía nos explica, mientras podemos apreciar dicha acción, que eso se suele hacer con los toros bravos, pero por la peligrosidad que conlleva no lo harán con ellos. Es uno de los momentos más curiosos del espectáculo, el público tienen cara de asombro y se pueden escuchar los “oooh” de todo el público al unísono al verlo. Varios jinetes separan a la vaca del becerro y es entonces el turno de los perros cuidadores del ganado, que consiguen que esas vacas salgan del picadero para así quedar solamente los becerros. Es un momento de lucha entre animales en el que la fuerza y la destreza  luchan para ver cuál es la más poderosa. Supervivencia en estado puro. Supervivencia en estado natural.

a-campo-abierto-14

Después de estos momentos de asombro por parte del público por la experiencia vivida de cómo se destetan los becerro en la finca, podemos apreciar una trabajo de doma vaquera por parte de uno de los jinetes. La doma vaquera consiste en realizar una sucesión de ejercicios que se ejecutan en el campo para trabajar con el ganado vacuno. Una muestra más podemos apreciar el arte que este oficio tiene.

a-campo-abierto-21

Y por fin vemos al final de la dehesa al toro bravo. Con esos colores oscuros. Con esa bravura. Con ese porte. Con esa mirada firme. Con ese don de grandeza. Se dirige al picadero para mostrarnos su bravura dejando atrás un manto de polvo. Cuando llega, muestra su elegancia con ese color negro azabache, con unos cuernos grandes hacia delante y un potente aparato locomotor. Da muestra de ser fuerte y tener un gran temperamento. De ser desconfiado, pero con un instinto agudizado. Pero una vez mostrado, necesita volver a su hábitat natural, vivir en la libertad del campo andaluz.

a-campo-abierto-31

“A Campo Abierto” es no sólo es un espectáculo es una historia real de maestría, arte, belleza y cultura… Es una muestra de libertad, de valentía, de sentimiento, de fortaleza, de superación, de vida… Es, simplemente, “A campo Abierto”.