Las novilladas del Encuentro nos dejan algunos buenos nombres para apuntar

Cuatro novilladas constituyeron el núcleo del XVII Encuentro Andaluz de Escuelas Taurinas

En el XVII Encuentro Andaluz de Escuelas Taurinas, que se ha celebrado en San Fernando, el grueso de la programación lo componían cuatro novilladas sin picadores en clase práctica, que han reunido a los mejores alumnos de cada una de las veinticuatro escuelas que se extienden por toda Andalucía. Cada escuela ha presentado al que ha considerado su alumno más destacado de este año, a tenor de las actuaciones que todos han ido teniendo y sus resultados en esta temporada. Las cuatro novilladas se han desenredado en tres días.

San Fernando
San Fernando

La primera novillada tuvo lugar el viernes por la tarde. La plaza de toros de San Fernando estaba con algo más de media entrada. José L. Becerra El Corruco, de la escuela de Algeciras, lidió un novillo de Apolinar Soriano, con presencia, que brindó a Espartaco; mató de media y entera desprendida, escuchando un aviso; el premio fue una oreja y hubo aplausos al novillo en el arrastre. Fernando del Rocío, de la escuela de Camas, se encargó de un novillo de Los Rodeos, que brindó al público; fue un animal alegre y lo despachó con honda desprendida, que resultó suficiente, cortando una oreja. Curro Ortiz, de la escuela de Atarfe, se hizo cargo de un novillo de Espartaco, rabón por más señas; se lució en el capote y brindó a Espartaco y Fermín Bohórquez; empezó la faena de muleta sentado en una silla; dio pinchazo y entera delantera, escuchando un aviso, tras lo que cortó una oreja. Álvaro Passaracqua, de la escuela de Málaga, toreó un novillo de Espartaco también, que brindó al público y resultó poco colaborador, siendo arrollado sin consecuencias; escuchó dos avisos y mató de cinco pinchazos más estocada costalera y otra honda arriba, quedando en silencio. Javi Ferres, de la escuela de Motril, se enfrentó a un añojo, mogón, de Castillo de Azuel, que lo desarmó varias veces en el capote y se rajó en la muleta; tras sufrir algún revolcón, la suerte suprema se resolvió en cinco pinchazos y una media, tras lo que recibió silencio. Raúl García, de la escuela de La Algaba, obtuvo en el sorteo un añojo de Guadaira, al que recibió a porta gayola y que resultó bravo; tras una faena muy completa, lo mató de entera trasera y tendida y, aunque oyó un aviso, recibió dos orejas.

La segunda novillada se celebró el sábado por la mañana. José A. Alcalde, de la escuela de Écija, toreó un novillo de Martín Lorca y escuchó una ovación. Pedro Gallego, de la escuela de Baeza, lidió un eral de Los Millares y su premio fueron palmas. Manuel Ramírez, de la escuela de Linares, se encargó de un animal de Los Millares, al que le cortó una oreja.

EL Galo
EL Galo

El mejicano Andrés Lagravere “El Galo”, de la escuela de La Gallosina, recibió en el sorteo a un novillo de Las Monjas, que resultó muy bueno; banderilleó él mismo y lo despachó de estocada honda desprendida, recibiendo el premio máximo de dos orejas y rabo, dándosele la vuelta al ruedo al novillo en el arrastre. Manuel Olivero, de la escuela de Sevilla Amat, se enfrentó a un añojo de Los Millares, ante el que mostró falta de recursos y sufrió varios revolcones; mató de dos pinchazos, honda y entera trasera al cuarto intento, quedando en silencio. En esta novillada estaba anunciado también Cristóbal Reyes pero se quitó del cartel porque iba a pasar al de la tarde.

La tercera novillada se programó para el sábado por la tarde y tuvo lleno en los tendidos, aparte de ser televisada por Canal Sur TV. Por cierto, la televisión autonómica consiguió con esa transmisión un share de 10,20% de audiencia, equivalente a 180.000 espectadores. En el tendido lució una gran pancarta con el lema “Arte y Cultura. Toros Sí”. Se lidiaron seis novillos de El Torero, buenos en conjunto y dos, el segundo y el cuarto, premiados con la vuelta al ruedo. Santiago Muñoz, de la escuela de San Fernando, ante un novillo respetablemente armado se mostró muy seguro pero no acertó con la espada y logró ovación tras tres avisos.

Santiago Muñoz
Santiago Muñoz

Miguel Andrades, de la escuela de Ubrique, brindó a Eduardo Ordóñez y mostró su veteranía en los tres tercios (porque banderilleó) pero falló con la espada y aun así cortó dos orejas. José Ibáñez, de la escuela de Campo de Gibraltar, manejó también las banderillas y, aparte de un cante en el tendido, tras entrar cuatro veces a matar se llevó dos orejas. José Antonio “El Lauri”, de la escuela de Lucena, aunque entró dos veces a matar cortó los máximos trofeos de dos orejas y rabo. Juan Pedro García “Calerito”, de la escuela de Sevilla, desarrolló la faena más solvente, que inició con arrucina de rodillas, y, tras oír otro cante, mató de estocada, siendo premiado también con dos orejas y rabo. Cristóbal Hormigo, de la escuela de Jerez, tras una faena compacta lo estropeó con la espada y sólo cortó una oreja.

Miguel Andrades
Miguel Andrades

La cuarta y última novillada se desarrolló el domingo por la mañana. Juan Diego, de la escuela de Almería, lidió un eral de Torrestrella, al que le cortó las dos orejas. Miguel Ángel Ruiz, de la escuela de Ronda, toreó un novillo de El Torero y saludó una ovación. Fernández Ríos, de la escuela de Jaén, se enfrentó a un novillo de Ana Romero y ganó una oreja. Manuel López de Torres, de la escuela de Frascuelo (Granada), se encargó de un añojo de Ana Romero, recogiendo una ovación. José Luis Sánchez, de la escuela de Córdoba, estuvo con un añojo de Pedro Fernández y escuchó palmas tras tres avisos.

El Lauri
El Lauri

Christian Parejo, de la escuela de Chiclana, toreó un añojo de Torres Gallego y cortó los máximos trofeos de dos orejas y rabo. Jesús Rivero, de la escuela de San Fernando y que estaba anunciado de reserva, lidió un añojo de El Torero y le cortó también los máximos trofeos de dos orejas y rabo.

Calerito
Calerito

En este encuentro no hay declarado un triunfador. Más bien, la participación en el encuentro es un premio para todos los veinticuatro alumnos, que ven así coronada su temporada de escuela. No obstante ello, el Encuentro ha servido para calibrar el nivel de los chavales que asisten actualmente a las escuelas taurinas. Así, el público se ha podido llevar en el recuerdo algunos nombres que pueden sonar más fuerte en un futuro próximo. Apunten: El Lauri, Calerito, con menos edad Cristian Parejo y, por último, El Galo, mejicano que tiene una amplia trayectoria en su país siguiendo los pasos de su hermano Michelito, que es el matador con menos edad al tomar la alternativa en la historia.

No hay comentarios