El Brexit y la libra esterlina siguen estables

Las últimas encuestas sobre el referéndum en Reino Unido apuntan a que el Sí supera al No

El referéndum que puede decidir el panorama económico de Reino Unido se acerca en el horizonte.  Este referéndum, o Brexit, tendrá lugar el jueves 23 de junio, y decidirá si Reino Unido permanecerá en la Unión Europea o la abandonará. En este proceso, todos los ciudadanos de Reino Unido con edad para votar podrán votar “Sí” o “No” a la pregunta de si desean que su país permanezca en la Unión Europea.

londres 2

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, ha planteado numerosas reformas a los veintisiete estados miembro de la Unión Europea, y exige su realización como condición para que Reino Unido se quede en ella.  Es importante recordar que la población total de los veintisiete estados miembro de la Unión Europea septuplica la de Reino Unido.  Las disposiciones sobre las que el Primer Ministro David Cameron desea tratar son las siguientes: que no haya discriminación en los diecinueve estados de la Eurozona contra los países (nueve, entre los que está Reino Unido) que no usan el euro; claridad/confirmación de que el compromiso de la Unión Europea con lo que se ha descrito como una unión aún más estrecha no crea la obligación de crear un estado europeo federal, una relajación sobre la carga regulatoria en los negocios; y restricciones sobre trabajadores de otro estado europeo que soliciten beneficios en Reino Unido.

Hay numerosas estadísticas documentadas sobre el posible Brexit de la Unión Europea.  El informe de Europa Abierta afirma que el Producto Interior Bruto (PIB) de Reino Unido podría ser un 2,2 % más bajo en 2030 si Reino Unido decide abandonar la Unión Europea.  Al cuantificar los números, el mejor caso posible para Reino Unido si abandonan la Unión Europea en relación a su Producto Interior Bruto sería si Reino Unido cierra acuerdos de comercio liberales con la Unión Europea y el resto del mundo, e intenta desregular de forma interna.  En esta posibilidad, la pérdida de PIB solo sería del 1,6 % en el 2013.

A lo largo de este mes pasado, los inversores se han preparado para votar en el referéndum del 23 de junio, y la libra esterlina está bajo cada vez más presión.  Las últimas encuestas apuntan a que el Sí supera el No en una proporción del 46 y 44 por ciento.  Las encuestas han mostrado una subida del 1% respecto a la semana pasada.  Sin embargo, en la entrevista aparece un número muy alto de personas que indican que no saben a quién votarán el 23 de junio.

De acuerdo con la encuesta del ICM, si se elimina a los indecisos de la encuesta, hay una mayoría del 51 % de permanecer en la Unión Europea contra un 49 % que no lo desea.   Hasta que se elimine el factor Brexit, el par GPB/USD permanecerá blando.  Solo el miedo de que Reino Unido se vaya de la Unión Europea seguirá lastrando el avance de la libra esterlina.  Asimismo, a lo largo de la semana pasada hubo bastante presión asociada con el par EUR/GPB.  Con el miedo de que Reino Unido abandone la Unión Europea, el euro seguirá siendo más fuerte que la libra.

En conclusión, con la incertidumbre y el miedo sobre la posibilidad de que el Brexit se materialice, Reino Unido y la libra esterlina seguirán bajo presión de divisas.   A medida que se acerca el referéndum del 23 de junio, y los ciudadanos británicos sigan cambiando de opinión, la libra esterlina continuará errática.  A pesar de que las encuestas indican deseo de permanecer en la Unión Europea, mientras haya incertidumbre la libra seguirá bajo presión.