La soledad de la alcaldesa

 Editorial 

Mamen Sánchez está en un callejón sin salida. Hizo unas promesas electorales sobre las que lleva cabalgando año y medio, y cada vez el caballo está más desbocado.

mamen-sanchez-psoe-jerez

Demos por bueno que un alcalde de una ciudad de la importancia de Jerez pueda ser un ignorante en materia legal, y que además carezca del olfato del político y del sentido común necesario.

Demos también por bueno que, un político de esta clase, se obceque y vaya sembrando su camino de promesas electorales cual campo de minas.

Pero, ante la ignorancia supina que demuestra en los procedimientos legales, hay que preguntarse, ¿dónde están sus asesores?

Dónde están sus asesores y dónde los altos funcionarios del Ayuntamiento a quienes, por lealtad institucional, se les debe exigir que asesoren al político, busquen soluciones a las demandas que reciban, pero que tengan a la vez la honradez profesional de emitir su juicio aún cuando no sea lo que el político quiera oír. Así, en vez de palmeros profesionales, serían profesionales solventes.

Al fin y al cabo, estos trabajadores cobran de los impuestos de los jerezanos para perseguir el interés general, no para ganarse el favor del político de turno.

Cada semana, la alcaldesa socialista ha ido diciendo y desdiciéndose, sin rumbo, en una huida hacia delante cuyo fin está tan lejano, que lo más probable es que la termine engullendo.