Lunes ‘negro’ para Mamen Sánchez

Los pronósticos apuntan a una derrota en la intención del PSOE de subir impuestos y suprimir bonificaciones

  • La alcaldesa de Jerez se enfrenta mañana a un pleno extraordinario en el que todos los pronósticos apuntan a una derrota en la intención del PSOE de subir impuestos y suprimir bonificaciones.
  • Contrarreloj: La modificación de las ordenanzas fiscales debería entrar en vigor el próximo 1 de enero de 2017.

Semana clave para la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez. Tras la crisis abierta con sus socios de investidura (Ganemos e IU), a raíz de la decisión de no readmitir a los trabajadores afectados por el ERE municipal, el Ejecutivo de Mamen Sánchez, cada vez más divido,  se enfrenta mañana, lunes, a una prueba de fuego en su gestión: sacar adelante la modificación de las ordenanzas fiscales que deben entrar en vigor, el próximo 1 de enero de 2017, y, por tanto, urgen que sean aprobadas, de forma provisional, en el pleno extraordinario, convocado para mañana, a las doce del mediodía.

Mamen Sánchez, alcaldesa de Jerez, en rueda de prensa junto al resto de concejales socialistas que conforman el Gobierno Municipal
Mamen Sánchez, alcaldesa de Jerez, en rueda de prensa junto al resto de concejales socialistas que conforman el Gobierno Municipal

Salvo sorpresas de última hora, todo apunta a una derrota que, no sólo pondrá de nuevo en duda su gestión tras quince meses de Gobierno, ante la imposibilidad de sacar adelante las normas que regulan los tributos municipales, sino que acentuara la grave crisis que atraviesa su Ejecutivo, poniendo al Ayuntamiento de Jerez en una situación muy complicada ante el Ministerio de Hacienda por incumplimiento de unos compromisos que sus socios no parecen dispuestos a cumplir.

De momento, su principal aliado de investidura, Ganemos ya ha dicho claramente que no está dispuesto a apoyar la modificación de ordenanzas que propone la alcaldesa por considerar que suponen un incumplimiento a lo acordado en el pacto que le ayudo a la regidora municipal a hacerse con el bastón de mando. Su líder, Santiago Sánchez, que prefiere mantenerse en la trinchera, ha dejado ahora en manos de una asamblea tres opciones, no sin antes pedir públicamente la dimisión de Mamen Sánchez. Estas son las tres propuestas que ha dejado sobre la mesa: continuar en la oposición, entrar a formar gobierno o apoyar una moción de censura.

Por su parte, IU no termina de dejar claro su papel y parece que prefiere jugar a dos bandas ya que mientras pide la dimisión de la alcaldesa, por su promesa incumplida con los trabajadores del ERE, su líder, Raúl Ruiz-Berdejo, ya ha anunciado que mañana está dispuesto a apoyar algunas de las modificaciones previstas en las ordenanzas con el argumento de que la subida de impuestos que pretende llevar a cabo el Gobierno del PSOE, para intentar recaudar unos 4,5 millones más al año, afecta solo a los “que más tienen”.

Frente a esta versión, la realidad  y, así se recoge en la propuesta, es que en la modificación, no sólo se dirige como dice IU a “los que más tienen”, ya que  se prevé las eliminación de bonificaciones fiscales que afectan de forma clara a los jerezanos. En concreto, por ejemplo,  en el Impuestos de Bienes Inmuebles (IBI) se eliminan las rebajas para edificios con placas fotovoltaicas y afectará también al IBI rústico, en las plusvalías desaparecen también algunas bonificaciones e igualmente algunos establecimientos comerciales sufrirán una subida de impuestos tras la revisión de los vados, pero, además, se suprime la rebaja en el tributo de construcciones por creación de empleo, y se incrementa la cuota del impuestos de Actividades Económicas (IAE) para la empresas que facturen más de un millón de euros. Estas últimas en una ciudad en la que el paro en su principal problema, situándose su tasa muy por encima de la media nacional y también de la andaluza.

Frente a esta subida de impuestos, cabe recordar que la alcaldesa anunció la modificación asegurando que “para crear empleo hay que dar facilidades a las empresas para que vengan a Jerez, para que inviertan su dinero en esta ciudad, para que contraten a jerezanos”. Según su versión, las ordenanzas “serán esenciales para cambiar la tendencia económica de Jerez y para dotar a la ciudad de un impulso del que ahora carece”. “Para lo último que deben servir las ordenanzas es para que los jerezanos paguen más impuestos”.

A escasas horas del pleno, parece que el mensaje de Manen Sánchez no sólo no ha calado en la oposición, sino que se ha encontrado con uno de los mayores frentes desde que inicio su legislatura, tras quedarse prácticamente sola en la aprobación de las normas que regulan los tributos municipales, y que deben entrar en vigor el próximo 1 de enero, acentuando aún más la situación de bloqueo en la que se encuentra el Ayuntamiento.

Desde el PP, la postura es clara, tampoco apoyarán la revisión “porque la modificación supone una subida de impuestos”,  que entienden no debe pesar sobre los jerezanos. Los populares tan sólo están dispuestos a dar el sí a la ampliación de la tarjeta escolar a alumnos de Formación Profesional, más si se tiene en cuenta que los descuentos en los precios para determinados colectivos, fue una de las medidas aprobadas por ellos.

Los populares consideran que los jerezanos no deben asumir el incremento de impuestos previsto en el Plan de Ajuste del PSOE y así lo mantuvieron durante el mandato de cuatro años de la ex alcaldesa María José García-Pelayo, en el que se cumplió el compromiso de no cargar a los ciudadanos con subidas de impuestos ante la situación de crisis y paro en la ciudad. Por último, Ciudadanos mantiene su negativa a determinadas modificaciones si bien habrá que esperar a ver el sentido del voto en el pleno que tendrá lugar mañana.

A la espera de que se celebre la sesión, lo que es claro es que la alcaldesa no atraviesa su mejor momento y, pese a insistir que cuenta con el apoyo de su partido, esta misma semana ha sido un miembro de su Gobierno, Isabel Armario, la que ha puesto en duda la capacidad de liderazgo e iniciativa de la propia regidora municipal. La propia prensa nacional se ha hecho eco este fin de semana del bloqueo institucional que vive el Ayuntamiento de Jerez en un momento en el que el PSOE nacional está sumido en una de las mayores crisis de su historia. La agonía del PSOE nacional, tras los desaciertos de Pedro Sánchez, ha hecho que en Jerez no se quiera abrir un frente más para el PSOE y quizás este sea el motivo por el que, de momento, prefieren mantener a la actual alcaldesa. El pleno de mañana es clave y, si como se prevé, la regidora no logra sacar adelante la modificación de las ordenanzas fiscales se verá ante un dilema que exige tomar decisiones.

Desde IU ya se ha propuesto la posibilidad de que la alcaldesa se someta a una moción de confianza vinculada a los impuestos, opción, entre otras, que debería barajar Mamen Sánchez si finalmente la sesión termina como se prevé.