La CEC respalda a Fedejerez

La Confederación de Empresarios de Cádiz condena los actos violentos en los centros de producción del Marco

Javier Sánchez Rojas asegura que “la huelga de producción, pone en peligro la recuperación del sector y la generación de empleo futuro en la zona”

La Confederación de Empresarios de la provincia de Cádiz (CEC) ha mostrado hoy su respaldo a la Federación de Bodegas del Marco de Jerez (Fedejerez) en la huelga de la vid iniciada hace cinco días y se ha sumado a la condena de los actos violentos que están teniendo lugar  en las puertas de los centros de producción.

Presidente de la CEC, Javier Sánchez Rojas
Presidente de la CEC, Javier Sánchez Rojas

El presidente de la CEC, Javier Sánchez Rojas, que ha mantenido hoy un encuentro con el presidente de Fedejerez, Evaristo Babé, ha mostrado su confianza en que se pueda recuperar la negociación una vez se depongan las actitudes violentas de piquetes, que paralizan la producción en un momento clave para el negocio de las bodegas e impiden el legítimo derecho al trabajo de aquellos trabajadores que no desean secundar la huelga, y que están siendo coaccionados por los piquetes.

Javier Sánchez Rojas asegura que el conflicto que mantienen los representantes de los trabajadores, y especialmente las actitudes violentas, dificultan el acercamiento y esfuerzo de diálogo que deben prevalecer de cara a un acuerdo entre las partes. “El radicalismo y la violencia de los piquetes traslada una pésima imagen del Marco y no facilitan el necesario diálogo”, manifestó.

“La huelga de producción, que perjudica gravemente a las empresas y a los propios trabajadores, pone en peligro la recuperación del sector y la generación de empleo futuro en la zona”, ha expresado el presidente de la CEC, quien ha resaltado igualmente “el esfuerzo que están haciendo empresarios y trabajadores en los últimos años para levantar la industria vitivinícola”.

Javier Sánchez Rojas, hizo un llamamiento a que los sindicatos dejen a un lado actitudes violentas y se sienten a negociar “demostrando capacidad de adaptación a los modelos de relaciones laborales del siglo XXI y no a los de siglos pasados”.