El jerezano Rafael Mateos logra un gran resultado en el Ultraman Hispano

La prueba más exigente, con 10 kilómetros nadando, 360 kilómetros en bicicleta y 84,3 kilómetros corriendo, en sólo 3 días

El joven de 34 años, que compagina su pasión por el deporte con sus trabajos en un taller de coches, como coach deportivo y nutricional y con su familia, logró llegar en primera posición en la última jornada del Ultraman Hispano del pasado fin de semana.

rafael-mateos-ultraman-2

Dicen los que saben que “todos los héroes no llevan capa”. Y en esta ocasión, el dicho se corresponde con la realidad. Rafael es un jerezano de 34 años como tú y como yo con su trabajo, o mejor dicho, pluriempleado.

Con mujer y dos hijos, por las mañanas trabaja en un taller de coches y por la tarde ejerce de coach deportivo y nutricional ayudando a personas a conseguir sus objetivos. Como puede saca tiempo para entrenar para uno de los deportes más duros que existe, el triatlón.

Tres horas al día y cinco días a la semana, Rafael sale a correr, nadar y hacer bicicleta con su grupo “Los locos de las seis y media”. Porque en eso consiste un triatlón. En su disciplina olímpica, 1´5 km. a nado, 40 km. en bicicleta y 10 km. de carrera a pie.

Como derivación del triatlón para atletas más exigentes, surge el ironman: 3,9 km. a nado, 180 km. en bicicleta y 42,2 km. a pie. Y para deportistas que aún quieren más y buscan poner a prueba sus límites surge la prueba más exigente que existe, la que nuestro protagonista ganó el domingo, el Ultraman.

rafael-mateos-ultraman-3

Existen contadas plazas que organicen este tipo de eventos en el mundo y una de ellas es España. El Ultraman Hispano, que es como se llama la prueba, lleva a sus participantes desde Zahara de la Sierra a Sevilla en 3 días seguidos en los que sus participantes recorren 10 km. a nado y 120 km. en bicicleta en la primera etapa, 240 km. en bicicleta en la segunda y 84´3 km corriendo, lo que es lo mismo que dos maratones, en la tercera y última etapa. Con un tiempo máximo de 12 horas para completar cada etapa.

Rafael nos cuenta que aún no se cree lo que ha hecho: “Mi objetivo era terminar la prueba, pero en el km. 44 del tramo a pie me dijeron que estaba a 3 minutos del 1º, de cabeza estaba bien y llevaba toda la prueba intentando cuidar las piernas. Me decidí a atacar y en el km. 60 ya iba el primero”.

Rafael resalta que “llegar a la plaza de España y verla abarrotada de gente animándote es una cosa increíble. En mi vida esperaba ganar una prueba así”.

El jerezano no se olvida de la gente que le ha ayudado: “Quiero dar las gracias a mi equipo de apoyo: Sensei, Jose Luis Cid, Selu, Bellota, Andy, Roberto y Pera. Y, por supuesto a mi padre Rafael y a mi hermana Miriam que estuvieron pendientes de mí y me dieron todo lo que necesitaba durante todo el camino”.

Además, añade: “tengo que agradecer a mi mujer y a mis dos niños, el apoyo y la comprensión hacia mi pasión”. El atleta guarda los domingos como día “sagrado” para estar con ellos. “Esto es muy duro y muy sacrificado, hay días en los que no puedo almorzar con ellos porque tengo que entrenar.”

rafael-mateos-ultraman-1

Por último, se muestra agradecido también a los organizadores, Manuel Olmo y Miguel. A corto plazo nuestro héroe se plantea descansar y, como hace todos los años a través de su trabajo de coach, “ayudar a varias personas a acabar la Maratón de Sevilla.”

Para el año que viene tiene claro que realizará otro Ironman. Mientras tanto, este “héroe” de a pie y sin capa, sigue con el día a día: su trabajo, su familia y sus entrenos. Lo que deja atrás, lo vivido este fin de semana quedará guardado para la memoria. Para su memoria personal y para la de todo un país. Porque recordemos, Rafael Mateos es el primer atleta español en ganar un Ultraman.

Desde MIRA Jerez le damos nuestra más sincera enhorabuena y le deseamos mucha suerte y mucho éxito en sus planes futuros.