“¿Por qué tenemos que seguir reflexionando sobre la Igualdad?”

Tribuna libre de Carmen Collado, concejal del PSOE del Ayuntamiento de Jerez

Yo no veo a las mujeres cargando pasos y como delegada de Igualdad lo tengo que decir. Es una reflexión que hago, que no quiero que se entienda como una crítica. Igual es que las mujeres no se lo proponen…, no estoy culpando a nadie, simplemente pongo en evidencia una realidad. Puede ser que las mujeres no se ofrezcan, pero por qué no se ofrecen”.

Esta fue mi reflexión completa realizada el pasado martes en el marco de la presentación del Día de la Mujer Trabajadora. En negrita subrayo la parte que no se ha publicado en la mayoría de los medios de comunicación.

Desde este mismo momento quiero dejar claro que pido disculpas si estas palabras han ofendido a alguien. Pero me gustaría que quien se hubiera podido sentir ofendido conociera el marco completo de mi reflexión.

No hablé solo de Semana Santa. También hablé del mundo de la empresa, y de otros muchos ámbitos, donde considero que la presencia de la mujer todavía no ha alcanzado una proporción adecuada.

Mi planteamiento no busca cuestionar si las Cofradías respetan el derecho igualitario a hombres y mujeres para participar en sus actividades y órganos de gestión. Al contrario, no tengo ninguna duda de que la igualdad, sin exclusión de ningún tipo por motivos de género, preside sus actividades. Si se ha interpretado que mi opinión era otra, pido por favor que se rectifique dicha interpretación. Mi reflexión no iba encaminada en ese sentido… sino en otro bien distinto: ¿por qué, a pesar de que podrían participar más, la mujer no está presente de una forma clara y nítida? ¿por qué, quizás, las mujeres se ven retraídas en ciertos ámbitos sociales a participar más? ¿qué podemos hacer para animar a una mayor participación en dichos ámbitos? ¿podemos contribuir con este tipo de reflexiones a conseguir una mayor presencia de las mujeres en los órganos de gestión y los puestos de responsabilidad?

1

Esa era mi línea de argumentación. Pero quisiera aprovechar la polémica generada a partir de este malentendido para seguir planteando preguntas.

¿Por qué tenemos que seguir reflexionando sobre la igualdad? ¿Nos planteamos la reflexión sobre cuántas mujeres hay en los puestos directivos de las empresas en Jerez? ¿Sobre cuántas mujeres hay dirigiendo instituciones y organizaciones? ¿Cuántas mujeres hay ocupando puestos de responsabilidad?

Desde la Delegación de Acción Social e Igualdad acabamos de presentar la programación conmemorativa del 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, una jornada reivindicativa en la que queremos reflexionar desde el lema ‘¿Y qué pasa con nosotras?’. Nuestro objetivo no es otro que  seguir avanzando para alcanzar la igualdad real en todas las facetas de la vida laboral, social, y familiar de las mujeres.

En la actualidad, en un momento en el que en nuestro país existe la igualdad legal, esta convive con un concepto tan extendido como erróneo de que no existe discriminación ni desigualdades de género. Nada más alejado de la realidad. Y es por ello que se hace imprescindible la reflexión personal para que cada uno de nosotros profundicemos en las circunstancias que las mujeres viven en las diferentes facetas sociales en las que desarrollamos nuestras actividades.

Nada más sano que la reflexión para cuestionarnos principios o ideas que se merecen nuestra atención a nivel individual, tanto como a nivel político e institucional. Es por ello por lo que, bajo el lema de nuestra campaña institucional ‘¿Y qué pasa con nosotras?’ esta delegada lanzó el pasado miércoles una serie de preguntas necesarias como punto de partida a la hora de plantear esa reivindicación que debe presidir la conmemoración del 8 de marzo ¿Por qué continúan los asesinatos de mujeres? ¿Por qué sigue siendo la crisis tan cruel con las mujeres? ¿Por qué continúa existiendo esa brecha salarial, por qué ese techo de cristal para alcanzar los puestos directivos, por qué esas barreras para la conciliación familiar?.

Y dentro de este discurso, por qué no, también merece la pena reflexionar a nivel local sobre nuestras tradiones, sobre nuestras señas de identidad, sobre nuestra cultura, para valorar los matices que pueden marcar desigualdades en lo que a acceso, participación o cercanía de hombres y mujeres puede suponer.

Mi reflexión sobre ‘¿en qué propoción están las mujeres presentes en los órganos de dirección de las hermandades?’ perseguía precisamente abrir ese debate en la ciudad, enriquecedor, y esa reflexión interior, personal, en la que cada uno de nosotros tenemos la oportunidad de valorar qué diferencias constatamos, encontramos, permitimos, o fomentamos, entre hombres y mujeres, en nuestra vida diaria.

Por supuesto, realicé esta pregunta al aire desde el respeto absoluto a nuestra Semana Santa y a todos los que la hacen posible, la viven, y la cuidan todos los día del año, y en el contexto del lema de nuestra campaña municipal ‘¿Y qué pasa con nosotras?’. Desde el respeto, y desde el reconocimiento a su importantísima labor social y solidaria, que es precisamente la que mejor conozco. Estas palabras no pretendían en ningún caso ofender ninguna sensibilidad, pero no tengo ningún reparo en pedir públicamente disculpas si mis palabras han podido ser malinterpretadas.

Las Administraciones tenemos la obligación de aportar, en el ámbito de nuestras competencias y posibilidades, todo lo que esté en nuestra mano para contribuir a esa igualdad real, y ese camino debemos hacerlo desde el debate, desde la eliminación de prejuicios, desde la participación, desde el diálogo, y por supuesto, desde la formación y la concienciación. No obstante, a nivel personal, también tenemos todos la obligación moral de aportar nuestro granito de arena para eliminar de forma definitiva cualquier vestigio de desigualdad entre hombres y mujeres.25022016134418808414El reto que nos planteamos es grande, conseguir una igualdad real en todos las facetas de la vida de una persona, y por supuesto desde Jerez, sólo tenemos la oportunidad de aportar un granito de arena a una problemática mundial que tiene en muchísimos países consecuencias devastadoras para la vida de las mujeres. Creo que esta meta que reivindicamos con motivo del 8 de marzo, pero que está presente durante todos los días del año en las líneas de trabajo de este Ayuntamiento, se merece que no nos quedemos en el detalle de unas palabras referidas al ámbito cofrade, sino en el contenido de un discurso social que se merece la atención de toda la ciudadanía y el apoyo de todos los sectores y ámbitos de esta ciudad.

Jerez ha aprobado en Pleno dedicar el mes de marzo a la Igualdad. Desde aquí, invito a todos los jerezanos, colectivos e instituciones, a participar en toda la programación, a enriquecerla con sus propuestas, y por supuesto, a plantear también sus reflexiones y planteamientos. Esta delegada está a disposición de todos los jerezanos para sumar ideas e iniciativas en este camino tan ambicioso que nos planteamos, y por supuesto, siempre a escuchar, a debatir,y a mejorar cualquier actuación encaminada a agilizar este camino dirigido a crear una sociedad más igualitaria.