Un acontecimiento muy destacable en la historia de la conservación de la fauna amenazada en nuestro país

  • La protagonista de ése hecho vive en una instalación de exhibición que recrea su hábitat, el bosque y matorral mediterráneo,  en el Zoobotánico de Jerez

El próximo sábado, día 28 de marzo se cumplirán 10 años de un acontecimiento muy destacable en la historia de la conservación de la fauna amenazada en nuestro país, como fue el primer nacimiento en cautividad de una camada de linces ibéricos. El acontecimiento tuvo lugar en el centro de cría del Acebuche, en Doñana, en el momento en el que el felino atravesaba por su situación más crítica, al borde mismo de la extinción. Allí, el 28 de marzo de 2005, la hembra Saliega daría luz a tres cachorros: Brisa, Brecina y Brezo, de los que finalmente sobrevivirían dos.

La cría en cautividad se antojaba entonces como el principal salvavidas para la especie en el caso – bastante probable en aquel momento- de que se llegara a extinguir en estado silvestre y más tarde se vería como una medida de conservación complementaria a las actuaciones de protección de las últimas poblaciones en su propio hábitat (conservación in situ) y necesaria para la hipotética vuelta de las especies a las zonas donde se había extinguido recientemente, ya que las exiguas poblaciones supervivientes no podrían proporcionar tantos ejemplares como se necesitaban para este fin.

En estos 10 años, el programa de conservación ex situ ha superado todas las previsiones y expectativas que en él se depositaron, gracias a la colaboración entre todas las administraciones implicadas. Con una red formada por cuatro centros destinados en exclusiva a la cría en cautividad de la especie (Acebuche en Huelva, La Olivilla en Jaén, Silves en el Algarve portugués y Granadilla en Cáceres) y con el Zoobotánico de Jerez como centro colaborador asociado, se han producido en la pasada década  casi  trescientos nacimientos y, lo que es más importante, se han puesto en libertad casi un centenar de ejemplares con el fin de recuperar algunos de sus antiguos territorios en Andalucía, Extremadura, Castilla-La mancha y Portugal y algunos de ellos han llegado ya a reproducirse en libertad.

Entre los liberados figuran nada menos que 23 nietos de Saliega, la hembra que hizo historia en el programa y que ahora disfruta de su “jubilación” en el Zoobotánico de Jerez, una vez que su periodo fértil ha concluido. Saliega de hecho había sido criada en este centro cuando se decidió extraerla de una camada de tres hermanos en el Parque Natural de la Sierra de Andújar, para ser una de las primeras fundadoras del programa ex situ. De adulta fue trasladada a  El Acebuche, donde desde el 2005 hasta su último parto en 2012 daría a luz en 7 ocasiones un total de 16 cachorros de los que 9 aún sobreviven y se reproducen en los centros de cría. El año pasado nacieron sus primeros bisnietos, uno de los cuales, Lugo, ha sido liberado en Castilla-La Mancha en este mismo mes.

Saliega se encuentra en una instalación de exhibición que recrea su hábitat, el bosque y matorral mediterráneo, en el Zoobotánico de Jerez, compartiéndola con el también jubilado Jub, uno de los machos más prolíficos del programa y que fuera además padre de tres de sus camadas.  Fuera de la vista del público, en un lugar reservado destinado a la reproducción de especies amenazadas, se encuentra su hija Castañuela, que en pocos días saldrá de cuentas.