El PP de Rajoy se fortalece con Feijóo y el PNV gana en Euskadi por la mínima

El PSOE se hunde en el País Vasco y es superado por Podemos en Galicia. PNV más cerca de apoyar a los populares

El candidato del PP a las elecciones gallegas, Alberto Núñez Feijóo, y el del PNV en las elecciones vascas, Iñigo Urkullu, han revalidado sus respectivas mayorías en los comicios autonómicos  celebrados este domingo en ambas comunidades y podrán seguir  gobernando.

nunez-feijoo-pp-galicia-1b

Feijóo ha logrado 41 escaños, tres más de la mayoría absoluta, la tercera consecutiva que consigue. Por su parte, Iñigo Urkullu consigue 29 escaños y tiene asegurada la reelección: podrá sumar mayoría absoluta con el PSE o con el PP, que han logrado cada uno nueve escaños, o gobernar en solitario buscando apoyos puntuales.

Ambos candidatos han cumplido así las expectativas y han dejado las novedades para los partidos que se han quedado por detrás. En el País Vasco, el PSE se ha derrumbado al pasar de 16 a 9 escaños y de tercera a cuarta fuerza del Parlamento vasco, superada por EH-Bildu y por Elkarrekin Podemos.

En el caso gallego, el Partido Socialista también ha perdido la batalla frente al empuje de En Marea, formada por Podemos, EU y sus aliados locales, que han logrado ser segunda fuerza en el Parlamento gallego en porcentaje de votos, porque ambas formaciones consiguen 14 escaños al 98,7% escrutado. Ciudadanos, por su parte, no ha logrado escaño ni en Galicia ni en el País Vasco y pierde la mayoría de los votos que consiguió en las generales de junio.

nunez-feijoo-pp-galicia-2

Las elecciones autonómicas en Galicia colocan a Núñez Feijóo como el único presidente autonómico con mayoría absoluta del país, lo que le permite gobernar sin necesidad de buscar apoyos puntuales ni socios. Es la tercera vez además que lo consigue, mejorando en dos puntos el porcentaje de votos que logró en 2012 y el que consiguió Mariano Rajoy en las generales de junio.

nunez-feijoo-pp-galicia-1b

En el País Vasco, las dos últimas elecciones generales dieron la sorpresa de que un partido recién llegado y de ámbito nacional, Podemos, se situaba por delante de la fuerza hegemónica en el País Vasco, el PNV. Pero ese voto no ha sido fiel, se ha reducido casi a la mitad en sólo tres meses (del 29% al 14% de apoyos) y los votantes vascos han demostrado que eligen distinta papeleta según el ámbito de los comicios.

En las autonómicas, le han dado 29 escaños a Iñigo Urkullu, dos más que en 2012 (37,6% de los votos); el ‘lehendakari’ no ha logrado tampoco esta vez la mayoría absoluta y está a nueve escaños de conseguirla, lo que podría alcanzar tanto con el PSE como con el PP, que tienen exactamente esos escaños que le faltan. También puede optar por gobernar en solitario y sacar adelante las leyes de su gobierno buscando apoyos en otras fuerzas.

urkullu

El PNV tiene una larga tradición de acuerdo con el PSE, con el que llegó a compartir gobierno en los años 90 y mantiene ahora pactos en distintas instituciones forales y municipales. Pero también Urkullu puede buscar apoyo en el PP, un consenso que podría tener su reflejo después en el Congreso de los Diputados aunque mantengan de momento que no apoyará a Mariano Rajoy en una investidura.

rajoy-urkullu

Otra de las noticias de la jornada en el País Vasco es el hundimiento del PSE, que en siete años ha pasado de 25 escaños y un 30 por ciento de los votos (con Patxi López en 2009) a nueve diputados y un 11,9% de apoyos.

El PSE se queda además a la par del PP, que ha perdido un diputado. La candidatura del que fuera ministro de Mariano Rajoy, el alavés Alfonso Alonso, ha conseguido casi repetir el resultado de 2012, porque ha perdido un escaño, aunque los ‘populares’ retroceden a los resultados de hace 25 años con un 10% de votos.