Las personas con movilidad reducida y patinadores podrán utilizar el carril bici

Dictamen a favor de la modificación de la Ordenanza de Circulación de ciclistas y peatones 

El Pleno aprobará la modificación de la citada ordenanza, que contempla la incorporación de la bicicleta a la movilidad urbana “para mayor seguridad de peatones y ciclistas”, explica Díaz.

Comision de Pleno Sostenibilidad Participacion y Movilidad _ Foto MLIglesias _ 03

El texto ha sido consensuado y aprobado en la Mesa de Movilidad tras el borrador que presentó el Gobierno local en noviembre y cuenta con el respaldo de la DGT

La Comisión de Pleno de Participación, Sostenibilidad y Participación ha dictaminado favorablemente la propuesta de modificación de la Ordenanza municipal de Circulación en la que se contempla la interacción entre peatones y ciclistas en el término municipal. “Tras la nueva realidad que ha supuesto para la movilidad en Jerez la creación de la nueva red de carriles-bici debemos regular y actualizar esta ordenanza. Es un paso de gigante y por consenso para normalizar la incorporación de la bicicleta a la movilidad urbana, su interacción con el resto de vehículos y, sobre todo, por la seguridad de los peatones y ciclistas”, ha explicado José Antonio Díaz.

El texto se llevará a pleno para su aprobación inicial el próximo jueves 30. El Gobierno local ha aprobado en la Comisión a favor de esta modificación mientras que el resto de formaciones políticas se ha abstenido.

Igualmente, el teniente de Alcaldesa ha recordado que “el texto que este Gobierno local llevará a Pleno ha sido muy trabajado en la Mesa de Movilidad en los últimos meses. En noviembre presentamos un primer borrador y a partir de ahí hemos logrado el más amplio consenso. En un primer momento iba a ser un texto aparte de la Ordenanza de Circulación, pero finalmente por recomendaciones de Secretaría General Municipal se ha incluido en ésta, lo que  ha sido incluso más positivo porque ha servido para actualizarla al completo”.

Cabe recordar que la Dirección General de Tráfico, en un comunicado enviado al Ayuntamiento, respaldó el documento que ha sido acordado en la Mesa de Movilidad, “lo que refuerza el trabajo que todos los miembros de la Mesa han realizado para analizar y definir la propuesta del Gobierno local en este sentido. De hecho hemos adaptado distintos artículos al Código General de Circulación”, ha afirmado el edil.

De igual manera, la modificación de la Ordenanza contempla también el cambio de la fiscalidad en la zona ORA (la denominada ‘zona naranja’ pasará de 30 minutos a 60 minutos) y habrá también actualización en terminología y nomenclatura, sobre todo en lo que respecta a los colectivos de personas con discapacidad.

La Mesa desestimó el paso ciclista en zona peatonal con carril

En el articulado de la propuesta se recalca la definición de zonas peatonales como de uso exclusivo para peatones. En estas zonas y calles peatonales sólo se podría circular en bicicleta “siempre que su señalización específica y pavimento la segreguen y diferencien de la zona peatonal de entorno donde se sitúe”, según recoge el texto.

Durante distintas sesiones de la Mesa de Movilidad se debatió sobre la pertinencia o no de permitir este paso ciclista en las citadas zonas peatonales en un tramo horario concreto y en una parte acotada y debidamente señalizada. Esta propuesta no cristalizó, si bien la ordenanza en su texto contempla esta posibilidad “por si en un futuro se planteara y se decidiera entre todos su viabilidad, pero sólo si estas zonas cuentan con señalización expresa en el suelo y verticales conformando una ‘acera-bici’. ”, ha explicado Díaz.

Como novedades en el articulado cabe destacar que las personas con movilidad reducida quedan definidas como usuarias de pleno derecho de la red ciclista, así como los patinadores. Una de las más importantes incorporaciones por parte de la Mesa de Movilidad ha sido la prohibición expresa de circulación en los carriles-bici de vehículos con motor a explosión o de combustión interna por riesgo para peatones, ciclistas y personas de movilidad reducida, así como porque supone perjuicio acústico y medioambiental en su entorno peatonal.