Hepatitis, una enfermedad que no entiende de clases

Las formas de transmisión varían en función del tipo de dolencia y la forma de manifestarse en el cuerpo

Con motivo del Día Mundial contra la Hepatitis, desde HLA Jerez Puerta del Sur recuerdan a la población que esta patología afecta a millones de personas en todo el mundo.hepatitis

A pesar de que la Hepatitis C es la más conocida, ya que unos 150 millones de personas en el mundo la padecen, provocando cerca de 1,4 millones de muertes cada año, también existen otras. Esta enfermedad se manifiesta de forma aguda o crónica, y hay 7 clases de hepatitis víricas específicas: la A, B y C; y las menos conocidas, la D, E, F y G, así como otras muchas por gérmenes muy poco conocidos pero muy habituales, el virus de la mononucleosis o la fiebre Q.

La gran mayoría de las hepatitis agudas se curan sin necesidad de tratamiento específico” explica el Dr. Victor González, internista de HLA Jerez Puerta del Sur, y añade que “algunas pueden cronificarse, como las causadas por los virus de la hepatitis B y C, que hoy en día pueden ser tratadas con fármacos altamente eficaces, consiguiéndose la curación en la mayoría de los casos“.

A pesar de que los síntomas que más se asocian a la hepatitis son la piel y lo ojos amarillos (ictericia de piel y conjuntiva), cada clase puede tener unos síntomas distintos entre sí. No obstante, las diversas hepatitis pueden producir las mismas manifestaciones al principio de la enfermedad, como decaimiento, falta de apetito, fiebre, orina oscura o heces claras.Doctor

Distintos métodos de contagios para distintas hepatitis

Cada hepatitis es diferente, y por lo tanto también varían las formas de transmisión”, explica la Dra. Patricia Villanueva, internista del centro jerezano, y añade que “hay hepatitis, como la A, que se contagia por vía digestiva, al igual que la mayoría de las gastroenteritis. Otras, como la fiebre Q que causa esta patología, se contagia por vía inhalatoria durante un viaje al campo, y otras se transmiten igual que un resfriado, como las producidas por el virus Epstein Baar”.

Por lo tanto, ”todo el mundo puede verse infectado por alguna clase de hepatitis, y no solo las personas con comportamientos de riesgo, como drogadictos, prostitutas o alcohólicos, como dicta la creencia popular. Es una enfermedad que no entiende de clases”, aclara la especialista.

No obstante, sí que es verdad que hay una población con más riesgo de contagio, “como los sanitario o los usuarios de drogas intravenosas que comparten jeringas” explica la Dra. Villanueva, y añade que hay situaciones potencialmente peligrosas que son propensas a la infección, “como la realización de piercings o tatuajes en centros con pocas medidas higiénicas y sin controles de calidad, o mantener relaciones sexuales sin protección”.

Cuidado con los alimentos y viajes a destino exóticos

Una correcta higiene evitaría muchos de los contagios de hepatitis de la clase A y E. Éstas se transmiten por vía fecal-oral, por lo que es fundamental lavar bien los alimentos frescos, como las frutas y verduras antes de ingerirlos. Así como, lavarse bien las manos después de utilizar el baño”, y a pesar de lo aceptado comúnmente “no afecta a los productos caducados” aclara el Dr. González.

Además, hay países en los que la hepatitis A y E son endémicas, por lo que afectan a gran parte de la población, y por tanto, viajar a dichos países puede suponer un riesgo de contagio para dicha enfermedad. Para evitarlo, HLA Jerez Puerta del Sur recomienda informarse en el Centro de Vacunación Internacional, para la indicación de la vacunación pertinente. Además, siempre es aconsejable “beber agua embotellada y evitar el consumo de frutas y verduras en lugares de poca higiene” concluye el especialista.