María del Mar Moreno indaga en los ‘Soníos negros’ en el Villamarta

La bailaora, al frente de su compañía, pondrá en escena este singular montaje el 31 de octubre

María del Mar Moreno indaga en los adentros del genial cantaor Manuel Torre en el espectáculo ‘Soníos negros’ que tendrá lugar en el Teatro Villamarta el 31 de octubre, dentro de la programación de  Otoño.

fco-camas-pres-_-sonios-negros

Esta singular propuesta fue presentada ayer por la bailaora jerezana en rueda de prensa, acto que contó con la presencia de Francisco Camas, teniente de alcaldesa de Urbanismo, Dinamización Cultural, Patrimonio y Seguridad, e Isamay Benavente, directora del coliseo jerezano.

En su intervención, Francisco Camas reconoció la dificultad de adentrarse en el particular mundo de Manuel Torre, dada su condición de “gran artista y persona de pasos cortos y jondos”. Agradeció el esfuerzo de María del Mar Moreno en rescatar “un pasado que no conocemos, salvo por algunas referencias”.

A su juicio, el flamenco “está en el comienzo de una nueva era y los artistas son los protagonistas”. Un periodo al que “no hay que tener miedo a que se pierdan esos ‘Soníos negros’, puesto que siempre habrá “grandes artistas que transformen el arte y nazcan con ellos”.

Esos ‘Soníos negros’ que podrá en escena María del Mar Moreno en el Teatro Villamarta toman como eslabón narrativo a la esposa del cantaor, Antonia la Gamba, y arranca con la muerte de Manuel Torre y la preparación de las exequias por parte de algunos miembros de la familia. Ello da pie a su mujer a rememorar las peculiaridades de su esposo: su afición por los gallos y los galgos; en el campo, en los reñideros, en los tablaos. En definitiva, el retrato de un ser jondo, inmortal y esencial.

“No hemos pretendido hacer un trabajo histórico, pero nos hemos basado en lo que hay de verdad sobre su figura”, manifestó la artista jerezana. Y, a falta de otros documentos e historias contrastadas, se ha recurrido a sus cantes, a sus grabaciones para trasladarlos al escenario de la forma más fiel posible.“Es un cante muy difícil de bailar”, confesó. En ese muestrario del cantaor su baile transitará por soleá, siguirya, taranto, alegría y farruca, entre otros palos.

El poderío cantaor -que hará recordar los ecos de tan mítica figura- estará concentrado en las gargantas y saber decir de Antonio Malena y Antonio Peña El Tolo, acompañados por las guitarras de Santiago Moreno y Antonio Malena Hijo, las palmas de Ale de Gitanería y Javier Peña. Completa el elenco las actrices Ana Oliva y María Duarte y Jesús Jiménez Padilla como corneta.

En ‘Soníos negros’ María del Mar Moreno establece una simbiosis perfecta entre flamenco y teatro o viceversa. Una unión llevada hasta un límite en el que el teatro conduzca al espectador hacia el flamenco y el flamenco al teatro. Para ello, cuenta con la colaboración de Gaspar Campuzano, miembro de La Zaranda, en la dirección teatral y el espacio escénico, y Paco Sánchez Múgica como autor de la dramaturgia.

Un antes y un después

‘Soníos negros’ representa un antes y un después en la trayectoria de María del Mar Moreno. Se mantiene la filosofía que define a la compañía, pero se eleva su discurso narrativo, argumental y escenográfico a la hora de poner de manifiesto ese flamenco de crianza de larga duración arraigado en Jerez.

Es en 2001 cuando la bailaora toma la decisión de formar compañía propia. Ese año pone en escena ‘Momentitos de locura’ y, dos años más tarde, crea ‘Septiembre’, un espectáculo teatralizado y dirigido por Ramón Pareja. En 2005 llegaría ‘Jerez. Puro. Esencia’ por el que recibe el Premio del Público en el IX Festival de Jerez.

En 2007 estrena, con la dirección escénica de María Martínez Tejada, del grupo Atalaya Teatro, su espectáculo más personal e íntimo: ‘María, María’. Tres años más tarde surge ‘Quiero tu cante’ y en 2014 pone en escena su última creación ‘De cal viva’.

“Este año celebramos nuestros 15 años como Compañía, 15 años transmitiendo emoción”, dijo la bailaora. En ese periodo de tiempo, intenso desde el punto artístico, se han sucedido “las alegrías y las fatigas” y se ha puesto de manifiesto “el trabajo y esfuerzo” de un grupo de personas con el objetivo común de “crear nuevos horizontes desde Jerez hacia el mundo”.