Reabren el famoso bar Bodosky en Jerez

Fermín Anguita, conocido hostelero del Bichero, reabre el establecimiento con pescados y mariscos de Sanlúcar que se cocinan delante del público

El Bodosky era uno de esos establecimientos de Jerez que tenían colgado el letrero de “buen pescao frito”. Durante la última parte del siglo XX era uno de los sitios de referencia en este campo. El negocio lo puso en marcha Manuel Pérez Ramirez, “hace unos cuarenta años” recuerda Fermín Anguita, su nuevo gerente. Lo recuerda bien porque iba a menudo a probar el pescaito frito. “La verdad es que tenía la ilusión de poner un freidor en Jerez y cuando se me planteó la posibilidad de reabrir el Bodosky no me lo pensé dos veces y aquí estoy”.

bodosky

Fermín Anguita sabe de lo que habla. El pescado y el marisco es su especialidad y su pasión. Es la bandera de su otro establecimiento que regenta desde el año 2011, el restaurante El Bichero, que luce a diario, un gran expositor de piezas que traen desde las lonjas de la provincia, especialmente de Sanlúcar donde el propio Fermín acude a menudo a comprar. Anguita regenta también otro lugar emblemático en Jerez en lo que se refiere al pescado, la pescadería Sallago, situada frente al restaurante y que adquirió  en 2014.

El Bodosky recupera la figura de la freiduría típica gaditana. El pescado frito es la parte esencial de la carta, junto al marisco cocido. El pescado se frie delante del cliente, en una cocina que hay situada tras la barra y ahí, también se cuece el marisco que luego se puede ver en una vitrina expositora que preside el salón del establecimiento. Ahí está situada la barra y mesas bajas con banquitos, todo en gris, reforzando el estilo informal del local “porque hemos querido cuidar muchos los precios destaca el hostelero a pesar de que la materia prima que tocamos pescados y marisco fresco es cara”.

El Bodosky no sólo sirve sus productos a los que acudan al establecimiento, que cuenta también con terraza frente al parque González Hontoria, sino que ejercerá de freidor tradicional con cartuchos de pescado o marisco para llevar. De hecho están preparando ya el típico cristal de los freidores tras el que se deposita el pescado.

La lista de especialidades de fritura está en torno a la docena de pescados. Hay chocos, adobo, boquerones, pescadilla, puntillitas o huevas, pero también otras especialidades menos comunes como salmonetes, ortiguillas, tapaculos, un pescado muy apreciado en Sanlúcar y parecido a las acedías o daditos de pescado de roca, que va variando en función de lo que encuentren en el mercado. Anguita resalta que el pescado es de las lonjas de la provincia “por lo que iremos variando en función de lo que haya”.

El pescado se sirve en raciones de 250 gramos, en platos en el establecimiento y en cartuchos de papel de estraza para llevar. La otra pata del negocio son los mariscos, con una oferta también bastante amplia. Tienen langostinos de varios tamaños al igual que las cigalas. No faltan tampoco nécoras, bocas, carabineros, bogavantes, quisquillas o gambas. También hay almejas, berberchos, mejillones y coquinas de Huelva.

Para acompañar no falta la famosa ensaladilla de El Bichero o unos tomates aliñaos, un plato muy habitual en los sitios especializados en pescado frito.

En cuanto a la carta de vinos, El Bodosky apuesta exclusivamente por vinos de la provincia. A la lista de generosos, con las marcas de jereces más emblemáticos, se suma una amplia colección de tintos y blancos de Cádiz. Todos, además, se pueden tomar por copas.